Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes AUTOMOVILISMO

Un cambrilense, siete uruguayos y un Golf

El piloto de Cambrils David Hornos formó un peculiar equipo para competir en las 24 Horas de resistencia de Ascari

Francesc Joan

Whatsapp

David Hornos (Cambrils, 42 años) acostumbra a ir siempre ajetreado. Se gana la vida como montador de aluminio en su propia empresa, ubicada en el polígono Belianes del municipio cambrilense, y allí, acompañado de su inseparable metro, tanto toma medidas como carga material en su furgoneta, o confecciona presupuestos. 

Pero su gran pasión surge cuando deja la nave donde monta puertas y ventanas cuando. David se adentra en su otro taller, el de los coches, y se pasa horas y horas revisando el motor de algún vehículo de competición, ajustando manguitos o sustituyendo algún neumático. Le chiflan las carreras y es piloto aficionado.

Los últimos doce meses, de hecho, prácticamente, se los ha pasado reconstruyendo un Volkswagen Golf MK2, un viejo modelo de 20 años con el que quería afrontar un reto pendiente: tomar parte en unas 24 horas automovilísticas, las de Ascari (Málaga), que por normativa obligan a competir con un vehículo de esa antigüedad. «Un amigo me las recomendó, después de correrlas en 2016, por la espectacular experiencia que supusieron para él. Durísima, pero un sueño hecho realidad. Y eso fue lo que me animó».

El Golf, en plena competición.

A la búsqueda de compañeros
Antes de encontrar el coche era necesario buscar a compañeros con quienes compartir tan atrevida aventura. Pablo Servetti, un uruguayo que lleva diez años residiendo en Cambrils, fue el primero que se unió al equipo. De hecho ya forma parte de su estructura cuando participan en algunas carreras. Tras él llegaron dos colegas más que igualmente residen en el municipio, Guillermo Larriera y Juancho Bonica.

Gracias a las gestiones de este último se añadieron otros cuatro pilotos más, que viajaron expresamente desde Uruguay ante el atractivo que suponía correr una prueba de 24 horas -tan distinta a las carreras de 30 vueltas-, que fuera además en España y en concreto en un circuito carismático como Ascari, el autódromo más largo de España con 5.425 metros. Se trataba de Mario Bonica -primo de Juancho-; Juan Miguel Castro y Rodrigo Moller -pilotos en activo del Autovilismo S.A.C. en Uruguay- y Enrique Moller, con quienes se cerró el equipo.

Ocho pilotos -de entre 27 y 73 años- era ya un número suficiente para repartirse las exigentes 24 horas que deberían estar en pista en tan complicada prueba. ‘Paser Motorsport Español y Uruguayo’ fue el nombre con el que bautizaron al equipo, que iba a dirigir Miguel Castro padre.    

La reconstrucción del Golf  les obligó a trabajar hasta el último instante, día y noche, para dejarlo a punto. Pero los problemas no acabaron ahí: la limitación del presupuesto les obligó a ejercer a ellos mismos como mecánicos y a quedarse sin tandas libres. Tuvieron que conformarse con reconocer el circuito en la ronda de calificación y durante esa hora dar cada piloto una única vuelta de reconocimiento, sin posibilidad de memorizar las 26 curvas que tiene el circuito.

El circuito de Ascari acogió la prueba de resistencia. 

Por todo ello David y los uruguayos tuvieron que salir desde la 38ª posición desde la parrilla -de 46 participantes- y encima al inicio estuvieron 45 minutos en boxes reparando un palier y el escape, lo que les dejó en la última posición.
Sin embargo el ánimo de ninguno de ellos decayó. El objetivo era acabar, simplemente, en esta experiencia inédita que era para todos ellos disputar unas 24 horas.

Y vuelta a vuelta, hora a hora, lo acabaron consiguiendo pese a enfrentarse a nuevos obstáculos, algunos temibles: rodar a oscuras, por ejemplo, ya sin referencias, en un circuito tan complicado.

Lo hicieron con remontada, pasando de la 46ª a la 14ª de la general -y 5ª de su categoría-. Un resultado que David y sus compañeros siguen celebrando: «Aparte de toda esta experiencia me llevo el honor de haber conocido a personas humildes y buena gente. Espero que algún día podamos volver a juntarnos», sentencia el propio David tras enumerar a los patrocinadores que lo hicieron posible: Bonica Racing, Alucris Racing, Paser Motorsport, Car Box Cambrils, Motorama Salto, Automovilismo SAC, Galfer, Alucris Cambrils, EBC, Hel, Radsa, Team el Problema 96, Team la Solución 22 y Zona Rètols Cambrils. 

Temas

Comentarios

Lea También