Más de Deportes

Deportes Baloncesto

Un ciclón llamado Villarrobledo pasa por encima del CBT

Baloncesto. Los de Berni Álvarez fueron superados en todos los aspectos y encajaron una dura derrota en casa (62-90)

Alex Saltó

Whatsapp
La incredulidad de Kevin Coronel durante el encuentro ante el Villarrobledo. Foto: Pere Ferré

La incredulidad de Kevin Coronel durante el encuentro ante el Villarrobledo. Foto: Pere Ferré

Derrota sin paliativos del Ibersol CBT ante el Villarrobledo, que pasó por encima de los tarraconenses en la primera parte y al descanso tenía sellada su victoria en el Serrallo. El equipo de Berni Álvarez no mostró su mejor versión, pero en todo momento dio la sensación de que el equipo manchego estuvo tres o cuatro marchas por encima. Finalmente, se acabó llevando el triunfo por un contundente 62-90.

El CBT se ha acostumbrado a jugar en el alambre, sabiendo jugar a resultados cortos y adaptándose a lo que requiere la situación. Sin embargo, solo en el primer cuarto pudo aguantar el ritmo el CBT. A partir de ahí, el Villarrobledo jugó a un ritmo inalcanzable para los de Berni, y no miró atrás, liderado por Sabatés y Mejía, que anotaron 11 triple entre los dos.

Llegaba como penúltimo clasificado el Villarrobledo al Serrallo. Sin embargo, se vio a uno de los mejores conjuntos que ha pasado por Tarragona. Si bien es cierto que los refuerzos de invierno del Villarrobledo han cambiado la cara al equipo, el conjunto de Manuel Jiménez dio una imagen radicalmente diferente a la del primero partido de liga, en el que el CBT se impuso en la pista manchega. En el Serrallo, los visitantes no mostraron ni una sola carencia. Duros en el juego interior, brillantes desde el exterior y verticales en las transiciones, demostraron ser un sólido equipo. 

Hasta lo tres minutos no encontró un tiro franco para anota el CBT, buena prueba del calvario que tenía por delante. Mejía golpeó una y otra vez a las esperanzas cebetistas. No fueron simplemente los tres triples del primer cuarto, sino el momento en el que llegaron. Todos cuando quedaban escasos segundos de posesión, con un defensor delante, y cuando el CBT se acercaba en el marcador. Mantuvieron una pequeña pero sólida ventaja para el Villarrobledo, siempre por delante durante el primer cuarto. Amenazó con escaparse (10-17).  Salvó un momento decisivo el CBT.

Detuvo la hemorragia ante un Villarrobledo extra motivado, y se repuso gracias a su segunda unidad. Entraron Tugores, Ferran Torres, Duch y Barberà. Con un parcial de 10-0, finalizó el primer cuarto solo un punto por debajo (18-17). 
Superioridad interior

Diene (14p) y Serigne N’Diaye (13p) formaron una pareja interior temible. Y cuando uno de ellos necesitaba descanso, Fritz, otro portento dominante. Muchos centímetros y músculo que no permitieron a los tarraconenses acercarse con facilidad al aro. Y si se incrustaban en la zona manchega, los tiros estaban taponados o muy bien punteados.  

En cambio, los pívots tarraconenses no pudieron destacar. Ferran Torres fue maniatado y solo pudo anotar seis puntos, David N’Diaye se quedó en solo dos puntos, y Guzmán, que pudo disputar más minutos de lo habitual, no llegó a anotar. 

Superioridad exterior

Aquí marcó la diferencia el Villarrobledo. El acierto desde el triple fue lo que le despegó al conjunto de Manuel Jiménez del de Berni Álvarez, lo que le mantuvo por delante y lo que le catapultó. Mejía -cuatro triples y 17 puntos en total- en la primera parte y sobre todo Sabatés -siete triples de ocho intentos y 22 puntos- rompieron una y otra vez en mil pedazos las esperanzas cebetistas. 

El mejor de los locales fue Kevin Coronel, que  jugando de cuatro ante un defensor más alto y poderoso que él, se multiplicó y demostró orgullo en todo momento. Anotó 20 puntos y junto a Tugores y los triples de Dani Fernández, abrieron un halo de esperanza al inicio del último cuarto, en el que el CBT se situó a 12 puntos (50-62). Ahí quedaría la rebelión local, que supo soterrar el Villarrobledo con la misma medicina que funcionó durante todo el partido, el triple.

En los últimos minutos, el CBT se dejó ir, inconscientemente, ante el dominio visitante, y el marcador acabó demostrando la diferencia vista en el Serrallo (62-90). 
Pese a la abultada derrota, el registro del CBT sigue siendo bueno, con cinco victorias y siete derrotas, y los de Berni Álvarez se mantienen novenos. 
 

Temas

Comentarios

Lea También