Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Historias tras el balón

Un merecido retorno

El CDC Torreforta ha vuelto a Segunda Catalana tras un año en Tercera en el que el club lo ha dado todo para cerrar la campaña como líder

Gerard Virgili

Whatsapp
El CDC Torreforta ha logrado regresar a la Segunda Catalana solo un año después de su descenso. Foto: Cedida

El CDC Torreforta ha logrado regresar a la Segunda Catalana solo un año después de su descenso. Foto: Cedida

Después de sufrir un golpe tan duro como un descenso, lo más complicado es volver a levantarse con fuerza. El CDC Torreforta, sin embargo, lo ha hecho sin dificultad aparente, y es que el combinado tarraconense ha recuperado la categoría que perdió hace solamente un año: tras bajar a Tercera Catalana al término de la pasada temporada, el equipo ha conseguido cerrar esta campaña 2016/2017 con el ansiado ascenso que devuelve el club a Segunda.

Para entender las claves que han hecho posible este rápido retorno a Segunda Catalana, Francisco Javier Torres, entrenador del equipo, se fija en la compenetración de los miembros de la plantilla dentro y fuera del campo. «Tenemos un gran grupo, una piña», cuenta Torres. «Después de bajar, 14 jugadores se quedaron en el equipo. Eso dice mucho después de un descenso».

Francisco Javier, que ha cerrado su tercera temporada en el banquillo, asegura que ha vivido un año muy intenso en el que le ha tocado sufrir: «Quizás no he disfrutado lo suficiente esta temporada, pero es normal. Creo que la presión que me he impuesto para volver a subir nos ha servido para conseguirlo».
Uno de los capitanes de este equipo ganador es b, que cuenta la alegría que supone lograr esta gesta tras un año en Tercera: «Nos hace mucha ilusión. Hicimos una muy buena primera vuelta, pero hemos sufrido mucho en la segunda», explica el jugador. «Los equipos ya nos conocían y daban el máximo cuando se enfrentaban a nosotros». El secreto del éxito del CDC Torreforta en Tercera Catalana, para Duque, pasa entre otros factores por las botas de los jugadores más jóvenes: «Entre ellos Paco, que ha jugado poco esta temporada pero ha rentabilizado cada minuto que ha tenido».

Después de bajar, 14 jugadores se quedaron en el equipo. Eso dice mucho después de un descenso

El club lo ha dado todo durante una campaña muy dura, pero ha conseguido finalizar el año como líder, por delante de combinados fuertes como el Pobla Mafumet B. Por el camino, el equipo solo ha dejado dos empates y tres partidos perdidos.  El Torreforta ha cambiado totalmente su rendimiento, después de que el año pasado sufriera el descenso a Tercera. «Se nota mucho el cambio de una categoría a la otra –cuenta José Duque–. Nosotros hemos seguido jugando a un buen nivel, pero este año nos hemos enfrentado a equipos más flojos que los que podemos encontrarnos en Segunda».

El próximo año llega otra vez el reto: mantenerse en la categoría en la que tanto tuvieron que luchar la pasada campaña para, finalmente, recibir la peor noticia: el descenso. Ahora, toca reformular el planteamiento con el que el club afrontó su último año en Segunda para no repetir el mismo desenlace. José Duque, que tiene fe en las capacidades de la plantilla, sabe que será difícil: «Estamos preparados. Lo más importante de todo es que contamos con un equipo en el que mezclamos a gente veterana con gente joven, y esto es vital para un conjunto que quiera competir en esta categoría. Eso sí, tendremos que pasar por campos muy duros y será un año complicado».

Los mínimos retoques

Francisco Javier Torres, que se sentará en el banquillo del Torreforta por cuarto año consecutivo, sabe también de las dificultades que esta alegría trae consigo. Eso sí, sabe también cómo afrontar una nueva etapa en Segunda: «Lo haremos con mucha ilusión, manteniendo el bloque de jugadores que nos han llevado hasta aquí». «Reforzaremos la plantilla con tres o cuatro incorporaciones que prácticamente ya tenemos cerradas, principalmente para mejorar nuestra llegada en ataque, que creo que ha sido nuestro punto más débil durante estas últimas temporadas», cuenta el técnico.

El CDC Torreforta tiene, sin lugar a dudas, un exigente objetivo por delante: no volver a caer. Esta meta, sin embargo, viene acompañada de empeño, de constancia y de un proyecto sólido que ya ha permitido que el equipo protagonice un merecido retorno a la categoría a la que pertenece. Faltará ahora ver si, con los recursos que le han llevado hasta aquí, es capaz de mantenerla. 

Temas

Comentarios

Lea También