Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes 25 años de la llegada del Ave

Un tren que conecta la liga

Nàstic y CF Reus disfrutan desde hace años de la comodidad de la alta velocidad y hoy en día realizan alrededor del 25% de los desplazamientos de la temporada en Ave

Whatsapp
Algunos jugadores del Nàstic, en un andén de la estación del Camp de Tarragona antes de unos de los viajes de la pasada campaña.

Algunos jugadores del Nàstic, en un andén de la estación del Camp de Tarragona antes de unos de los viajes de la pasada campaña.

Hace 25 años, la llegada del Ave cambió la forma de viajar para millones de españoles. En muy poco tiempo, la alta velocidad ha provocado que las distancias entre capitales sean cada vez más cortas. Con más de 3.200 kilómetros de red ferroviaria de alta velocidad en servicio, España es hoy uno de los países punteros en el desarrollo de esta forma de transporte público que tiene en la eficacia y la sostenibilidad sus grandes argumentos.

Este nuevo modelo de movilidad nació con la línea del Ave Madrid-Sevilla, que fue pionera en el país y que acaba de celebrar su 25º aniversario. En nuestras comarcas, la llegada de la estación del Camp de Tarragona se produjo hace ya una década, conectando el territorio con Madrid en dos horas y media y con Sevilla en menos de cinco.

Se calcula que desde su implantación, la alta velocidad ha ahorrado a los ciudadanos españoles 42 millones de horas en tiempo de viaje, mientras que en materia ambiental, ha evitado la emisión de 13 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Además del evidente beneficio social que supone para los desplazamientos particulares, la implantación del Ave en Tarragona se ha convertido en este tiempo en un motor para el desarrollo y el progreso económico.

Un caso paradigmático es el de los clubs deportivos profesionales, y más concretamente, los equipos de fútbol, que afrontan de forma periódica largos trayectos para competir por toda la geografía española. En el caso de los equipos de la provincia, esta temporada alrededor del 25% de desplazamientos de Nàstic y CF Reus en Segunda División serán en Ave.

Son muchos los viajes de larga distancia en el calendario de La Liga 123 que se pueden realizar en Ave. Principalmente a Madrid y su entorno (con rivales como el Rayo Vallecano, el Alcorcón o el Real Valladolid) y al sur de la península (para visitar equipos como el Sevilla Atlético, el Córdoba o el Cádiz).

«Cuando viajamos en avión nos toca hacer una hora de trayecto en autobús hasta el Prat y llegar con dos horas de antelación, facturar el equipaje... En cambio, la estación del Camp de Tarragona la tenemos al lado de casa y sabemos que en el horario fijado llega el Ave sin excusas, te montas en dos minutos y ya estás en marcha. Es un tiempo muy valioso que no perdemos en el trayecto», comenta el delegado del Nàstic, Josep Maria Grau, que lleva más de 15 años organizando los viajes del equipo grana por campos de toda España.

En la misma línea se expresa su homólogo del CF Reus, Joan Solanas, que destaca que cuando tienen que afrontar largas distancias en Ave «es mucho más cómodo y práctico que el avión, que te obliga a ir a Barcelona y es más engorroso. Al final, compensa tanto en el gasto de tiempo como de dinero».

Pero los desplazamientos en Ave no han supuesto sólo un ahorro económico y de tiempo para los clubs profesionales, sino que son también una forma mucho más cómoda y amena de viajar en equipo. Así, ambos delegados recalcan que el tiempo de convivencia durante los viajes en Ave es de mayor calidad que en el caso del autobús o el avión. Los futbolistas comparten charlas y juegos en el vagón y el trayecto se convierte en otra forma de «hacer piña».

Del mismo modo, al ser desplazamientos más rápidos y en vagones amplios, con la posibilidad de moverse, a nivel físico los jugadores se resienten menos del cansancio que supone viajar largas distancias.

Además de suponer un ahorro de dinero y tiempo, viajar en Ave es más cómodo para los equipos

Queda claro que la alta velocidad ha sido un revulsivo para los clubs de fútbol y, de hecho, el Ave se ha convertido también en los últimos años en un acicate para que los aficionados al deporte rey puedan desplazarse a ver a su equipo lejos de su estadio. La alta velocidad pone a disposición de los seguidores de Nàstic y Reus una alternativa ágil y cómoda a los viajes con vehículo particular para ver jugar a su equipo. Una opción que es cada vez más usada y que ha servido para que los rivales de la Liga estén más conectados.

Comentarios

Lea También