Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes HISTORIAS TRAS EL BALÓN

Una nueva etapa en el Jesús i Maria

El equipo ebrense, que tuvo que retirarse de Primera Catalana el año pasado, encadena ahora siete victorias consecutivas en su nueva categoría

Gerard Virgili

Whatsapp
Una formación del Jesús i Maria, antes de un partido de esta temporada. FOTO: DT

Una formación del Jesús i Maria, antes de un partido de esta temporada. FOTO: DT

El primer caso de retirada de un equipo en Primera Catalana, desde la creación de la categoría en 1991, llegó el año pasado. La UD Jesús i Maria tuvo que tomar la difícil decisión de abandonar la competición a causa, principalmente, de los problemas económicos de la entidad. Como penalización, el conjunto ebrense fue relegado a Tercera Catalana, donde ha iniciado esta temporada una nueva etapa.

Enric Galve, vicepresidente y director deportivo, se ha tomado este bache como una nueva oportunidad que se enfocará con vistas al futuro. Y no es para menos, dado que el fútbol base del Jesús i Maria, que se pretende potenciar aún más en los próximos años, se encuentra en un gran momento: «Tenemos una gran hornada tanto de cadetes como de juveniles, y actualmente dos o tres juveniles suben al primer equipo y tienen participación activa cada semana», explica el dirigente.

La actual temporada en Tercera Catalana comenzó de forma irregular para el Jesús i Maria, que cerró la primera vuelta de la competición con 6 victorias cosechadas a lo largo de 17 jornadas. Fue un inicio complicado que tuvo mucho que ver con los contratiempos con los que tuvo que lidiar la entidad al acabar el verano: «Por circunstancias  nos encontramos con siete bajas y con una plantilla mucho más corta de la que esperábamos tener, y al principio tenían que subir cinco o seis jugadores del juvenil cada partido», cuenta Enric Galve.  

Ahora, en la segunda vuelta, el club ebrense ha sorprendido con un cambio radical de rendimiento que le ha permitido hacerse con siete triunfos de forma consecutiva, convirtiéndose así en el conjunto más en forma de la clasificación en este 2018. Esta inesperada e impecable racha, que arrancó con una trabajada victoria frente al Aldeana, está mostrando la mejor versión de un equipo que parecía destinado a protagonizar una temporada modesta. Enric Galve cree que son muchos los factores que están propiciando el nivel de juego del Jesús i Maria: «Ha sido una mezcla de todo», afirma el director deportivo. «Hay muy buen ambiente en el vestuario, es importante la aportación tanto de veteranos como de jóvenes y también han sido vitales los goles de Marc Prades en esta segunda vuelta».

Un buen momento
Enric Galve también destaca la incorporación de cuatro jugadores que llegaron del Torredembarra en enero para reforzar el equipo. El Jesús i Maria ha notado el fichaje de estos jóvenes, y es que desde su llegada el conjunto ha sumado 18 puntos de los 18 posibles y ha dado un vuelco total a su capacidad tanto ofensiva como defensiva. Aunque no sabe lo mucho que durará esta racha, el vicepresidente de la entidad confía en el buen momento de forma que atraviesa la plantilla: «Creo que podemos alargarla, aunque tenemos por delante partidos complicados, como el de la semana que viene contra la Móra», asegura. «Cada encuentro es difícil en esta categoría, pero tenemos ganas e ilusión e intentaremos mantener la racha».

La UD Jesús i Maria, como penalización por abandonar la competición el año pasado, no tiene la posibilidad de ascender esta temporada ni la siguiente. El suyo, sin embargo, es un proyecto de futuro, y estos próximos años son los que el club invertirá en reconstruirse desde su propio fútbol base. Esta temporada, que nos está permitiendo ver la positiva evolución del conjunto, es solamente el inicio de esta reconstrucción: «Nuestra idea es subir a varios juveniles al primer equipo el año que viene. Tenemos muy buen juvenil y cadete, así que en las temporadas que vienen iremos puliendo la plantilla con gente de casa. Nos gustaría en unos años, cuatro o cinco, volver a ser equipo de Segunda», asegura Galve.

Temas

Comentarios

Lea También