Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Alivio en la plantilla del Nàstic

    El triunfo ‘in extremis’ frente al Tarazona evitó un cambio en el banquillo del Nàstic

    11 diciembre 2023 12:08 | Actualizado a 11 diciembre 2023 19:54
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    El encuentro ante el Tarazona no era un partido más. Era un encuentro que podía suponer un antes y un después en la temporada. El cargo de Dani Vidal al frente de la plantilla estaba en riesgo. El entrenador tarraconense se jugaba su futuro en 90 minutos. Acabaron siendo 98. Ocho minutos de alargue que fueron vida para el proyecto. Mario Rodríguez marcó el 2-1 que produjo una explosión inusual para una jornada 16.

    Al finalizar el encuentro, las caras de alivio en la plantilla denotaban el mal rato que habían pasado desde que el Tarazona empató hasta el gol de Mario. Sobre todo Varo, que cargó todo ese tiempo con el peso de su error en el 1-1.

    La plantilla celebró el triunfo con un énfasis exagerado para la fecha. El Nou Estadi apenas entendía lo que sucedía en el campo. Hasta que Jaume Jardí fue a celebrar el 1-0 con Dani Vidal. Recorrió medio campo para abrazarse con su entrenador. El resto del equipo le acompañó. Porque todos querían ganar. Por los puntos, porque es su obligación, pero, por encima de todo, porque consideraban injusta la situación del técnico. Los conocedores del club lo veían normal. Los que no, no daban crédito al ultimátum.

    La clasificación del equipo no permite explicar el escenario dramático que se vislumbraba si no llegaba el triunfo. El Nàstic, antes del partido ante el Tarazona, estaba a tres puntos del play-off. Venía de un mal partido, sí, ante Unionistas (2-0). Pero también de un triunfo colectivo de alto valor frente a la Cultural Leonesa (3-0). Una victoria que había puesto fin a una racha sin ganar de siete jornadas.

    Después de ganar al Tarazona la zona de promoción queda a un solo punto. A estas alturas de la pasada temporada el equipo tenía un punto menos (22). Y hace dos temporadas, la inaugural de la Primera RFEF, cuando se consiguió llegar a la final del play-off ante el Villarreal B, el Nàstic sumaba tres puntos menos que actualmente (23).

    Nudo en el estómago

    La primera parte del encuentro fue muy plana. Los futbolistas jugaron con un nudo en el estómago. Muy rígidos, buscaron siempre el pase de seguridad. Nadie quería dar un paso en falso. Se desatendieron aspectos para dar continuidad a las acciones. Costaba ejecutar el fútbol que han exhibido en la mayoría de los partidos en casa. En el Nou Estadi, el cuadro de Dani Vidal se ha mostrado sólido. Es el mejor local del grupo, junto con Celta Fortuna y Cultural Leonesa. Ha sumado 18 puntos y es el único del grupo 1 que no ha perdido en su estadio. Además, es al conjunto que en su casa menos goles le han hecho, solo 3, los mismo que Unionistas en el Reina Sofía de Salamanca. Unos números que atienden al juego mostrado en el estadio tarraconense.

    El gol de Jaume Jardí trajo cierta tranquilidad. Pero en Primera RFEF no puedes dormirte. Cualquier equipo penaliza tus errores. Los aragoneses no tuvieron ni que ejecutar la condena. Un error de Varo, muy parecido al de la pasada jornada frente a Unionistas, les concedió el empate.

    Un premio excesivo que trataron de cuidar a la vieja usanza. Con pérdidas de tiempo e interrupciones constantes. El colegiado castigó ese descaro con un alargue extra y decisivo.

    Pudo haberse cobrado un penalti claro minutos antes en el área del Tarazona. Quitó por un lado y dio por otro. El resultado acabó siendo el mismo, un triunfo que la plantilla grana festejó por todo lo alto. Un bálsamo que esperan no sea momentaneo.

    Comentarios
    Multimedia Diari