Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una Copa de ilusión

El Reus se mide al Liceo y el Calafell al Lleida en los cuartos de final de la Copa del Rey que se juega desde el jueves en tierras ilerdenses

| Actualizado a 05 mayo 2022 22:57
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Existen pocas competiciones con más magia que una Copa del Rey en formato torneo corto y con una única sede. Da igual el deporte que si el título se decide en este contexto asegura emoción y buena vibra. Porque allí todas las aficiones se dejan la garganta a la par que los jugadores la piel por el escudo que les ha atrapado de una manera u otra. Este año le ha tocado a Lleida ser la sede de un torneo copero que cuenta con dos representantes locales que acuden a la cita con la ilusión por bandera.

El Reus Deportiu observó el sorteo con tranquilidad hasta que conoció que el Liceo era su rival en los cuartos de final. Un choque de alta exigencia para comenzar la conquista. Esta podría ser perfectamente una final copera, pero el destino fue caprichoso y citó a dos de los cocos en el primer envite. No hay que negar la evidencia de que los gallegos parten como favoritos porque cuentan con una plantilla de altos vuelos. Sin embargo, sería una temeridad subestimar al conjunto rojinegro. Cuentan con la personalidad y el talento suficiente como para competir y ganar al Liceo. Ya lo hicieron en el Templo en la OK Liga y buscarán hacer lo propio en terreno neutral.

Marc Julià, una de las voces autorizadas del vestuario, no oculta la dificultad del reto: «Son los vigentes campeones. Será un partido muy físico e intentaremos minimizar nuestros errores y maximizar los suyos. Sabemos que será un partido largo». En todo caso confía en las posibilidades de los rojinegros: «Si hacemos las cosas bien podemos estar el sábado en semifinales».

El Calafell ya no es una sorpresa

Tampoco tuvo demasiada suerte el Calafell cuando conoció pocos días antes de enfrentarse al Lleida en las semis de la Europe Cup que los ilerdenses iban a ser su rival también en los cuartos de final de la Copa. Nunca es sencillo medirse al anfitrión y más a un equipo que siempre exige sacrificio. Lo bueno es que el precedente más reciente invita al optimismo y no hablamos de un recuerdo baladí. El conjunto calafellense derrotó al Lleida en la Europe Cup en un título que conquistaría posteriormente haciendo historia. Ese escudo mental que adquirió en Paredes le ayuda a encarar la Copa del Rey como otro contexto en el que alcanzar la gloria. A priori no parten como primera espada, pero ya nadie se atreve a descartar a los de Ferran López de la pelea. Ya ni siquiera son el tapado, son aspirantes.

«Ya no somos una sorpresa. Este año siempre digo que es de construcción, pero eso se trata de competir y lo estamos haciendo muy bien. Eso me da tranquilidad. No obstante, el Lleida tampoco lo es y es un equipo muy sólido», asegura Ferran López, entrenador del Calafell.

La conquista de la Europe Cup podría ser un refugio para darse por satisfechos, pero el técnico calafellense recalca que no debe ser así: «No nos tenemos que conformar porque si somos conformistas ya empezamos a perder. Vamos con ambición y con la intención de ganar y después de lo vivido más. Es una competición a cara o cruz que te hace sacar lo mejor de ti».

Jugar contra el anfitrión, pero haberle derrotado hace poco en las semifinales del título continental son dos factores que ni mucho menos resultan baladí: «Será un partido de diferentes momentos, pero ellos parten con ventaja. Juegan en casa y con la motivación de haber perdido contra nosotros y eso va a provocar que salgan con dos marchas más. Nosotros tenemos que contrarrestarlo con profesionalidad porque si conseguimos aguantar con el paso de los minutos se les puede girar en contra».

Existen pocas competiciones con más magia que una Copa del Rey en formato torneo corto y con una única sede. Da igual el deporte que si el título se decide en este contexto asegura emoción y buena vibra. Porque allí todas las aficiones se dejan la garganta a la par que los jugadores la piel por el escudo que les ha atrapado de una manera u otra. Este año le ha tocado a Lleida ser la sede de un torneo copero que cuenta con dos representantes locales que acuden a la cita con la ilusión por bandera.

El Reus Deportiu observó el sorteo con tranquilidad hasta que conoció que el Liceo era su rival en los cuartos de final. Un choque de alta exigencia para comenzar la conquista. Esta podría ser perfectamente una final copera, pero el destino fue caprichoso y citó a dos de los cocos en el primer envite. No hay que negar la evidencia de que los gallegos parten como favoritos porque cuentan con una plantilla de altos vuelos. Sin embargo, sería una temeridad subestimar al conjunto rojinegro. Cuentan con la personalidad y el talento suficiente como para competir y ganar al Liceo. Ya lo hicieron en el Templo en la OK Liga y buscarán hacer lo propio en terreno neutral.

Marc Julià, una de las voces autorizadas del vestuario, no oculta la dificultad del reto: «Son los vigentes campeones. Será un partido muy físico e intentaremos minimizar nuestros errores y maximizar los suyos. Sabemos que será un partido largo». En todo caso confía en las posibilidades de los rojinegros: «Si hacemos las cosas bien podemos estar el sábado en semifinales».

El Calafell ya no es una sorpresa

Tampoco tuvo demasiada suerte el Calafell cuando conoció pocos días antes de enfrentarse al Lleida en las semis de la Europe Cup que los ilerdenses iban a ser su rival también en los cuartos de final de la Copa. Nunca es sencillo medirse al anfitrión y más a un equipo que siempre exige sacrificio. Lo bueno es que el precedente más reciente invita al optimismo y no hablamos de un recuerdo baladí. El conjunto calafellense derrotó al Lleida en la Europe Cup en un título que conquistaría posteriormente haciendo historia. Ese escudo mental que adquirió en Paredes le ayuda a encarar la Copa del Rey como otro contexto en el que alcanzar la gloria. A priori no parten como primera espada, pero ya nadie se atreve a descartar a los de Ferran López de la pelea. Ya ni siquiera son el tapado, son aspirantes.

«Ya no somos una sorpresa. Este año siempre digo que es de construcción, pero eso se trata de competir y lo estamos haciendo muy bien. Eso me da tranquilidad. No obstante, el Lleida tampoco lo es y es un equipo muy sólido», asegura Ferran López, entrenador del Calafell.

La conquista de la Europe Cup podría ser un refugio para darse por satisfechos, pero el técnico calafellense recalca que no debe ser así: «No nos tenemos que conformar porque si somos conformistas ya empezamos a perder. Vamos con ambición y con la intención de ganar y después de lo vivido más. Es una competición a cara o cruz que te hace sacar lo mejor de ti».

Jugar contra el anfitrión, pero haberle derrotado hace poco en las semifinales del título continental son dos factores que ni mucho menos resultan baladí: «Será un partido de diferentes momentos, pero ellos parten con ventaja. Juegan en casa y con la motivación de haber perdido contra nosotros y eso va a provocar que salgan con dos marchas más. Nosotros tenemos que contrarrestarlo con profesionalidad porque si conseguimos aguantar con el paso de los minutos se les puede girar en contra».

Comentarios
Multimedia Diari