La ley del ex castiga a la Pobla

El filial grana cae ante un Sant Andreu que jugó 30’ con uno menos. Gimeno y Tito, goleadores del pasado

| Actualizado a 24 enero 2022
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Una Pobla mermada por las bajas no pudo contra un Sant Andreu que tiró de oficio para golpear cuando tocaba. Aprovechó sus oportunidades y terminó llevándose los tres puntos frente a un filial que llegó a soñar con la remontada, pero que terminó desperdiciando una superioridad numérica durante media hora.

El filial grana compareció en el Municipal de la Pobla golpeado por las bajas. Dos de ellas eran claves porque respondían a dos de los líderes de la sala de máquinas. Marc Montalvo, citado con el primer equipo, y Ricky Robledo dejaban a la medular huérfana de esencia. Se les echó de menos porque al equipo poblense le faltó dinamismo.

El inicio no fue malo, todo lo contrario, la Pobla parecía salir atrevida y con ganas de poner en aprietos al Sant Andreu. Lástima que enfrente hubiera un equipo repleto de talento y experiencia con jugadores con pasado grana como Dani Argilaga, Juanmi Carreón o Adri Gimeno. Supieron administrar esa salida impetuosa del filial grana y no tardaron en castigar. El partido se desmoronó de golpe cuando Iván de la Peña perdió un cuero vital en la salida que dejó solo a Fassani frente a un Parra que salió victorioso en el mano a mano. No pudo hacerlo de nuevo en la jugada siguiente, ya que el Sant Andreu tiró de libreta para sacar un buen córner y en un balón suelto en el segundo palo se adelantó en el marcador. Fue Noguera que cruzó el cuero para superar al portero de la Pobla.

Tras el gol, el conjunto visitante supo tener el balón y domar a un filial grana que quería ir pero no sabía bien cómo. Pudo llegar el segundo en una bonita jugada trenzada del Sant Andreu que terminó con un centro raso en el punto de penalti en el que Aparicio mandó el cuero muy por encima del larguero.

Ya en la segunda mitad, el partido seguía sin coger ritmo y el Sant Andreu se encontraba cómodo. Era consciente de que un gol no le aseguraba nada y por si no lo era, la Pobla se lo dejó claro. Óscar Gómez trazó un desmarque al espacio que encontró premio, puesto que recibió el cuero perfecto y se plantó ante el meta rival. No tuvo tiempo a culminar la jugada, ya que Santino le desequilibró en el área. Roja y penalti. Óscar Gómez no fallaba y empataba el encuentro.

Aquel gol pudo dejar entrever que la Pobla iba a tener ocasiones de llevarse el partido. Administró el cuero y fue dueño durante unos minutos, pero otra vez fue castigada en el momento más inoportuno. Llegó en otra bonita jugada trenzada que culminó Adrián Gimeno con un derechazo de fuera del área. El filial grana buscó el empate, pero en la agonía recibió el tanto de la sentencia de penalti. Fue tito el que transformó. La ley del ex por dos veces.

Comentarios
Multimedia Diari