Los gallos del pelotón se citan en la Volta

Este lunes empieza una nueva edición de la cita catalana con un cartel de lujo que llegará a nuestras carreteras el sábado en la etapa entre Valls y Vila-seca

| Actualizado a 25 marzo 2019 14:56
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Menudo cartel de corredores tiene la Volta para este 2019. No sabemos ni por dónde empezar. Es probable que ni en el Tour se vean tantas primeras espadas del ciclismo internacional juntas como en la prueba catalana que este lunes inicia. No le exagero, y menos después de la renuncia a la ronda gala de hombres importantes como Tom Dumoulin, Primoz Roglic o Simon Yates, quienes ya han dicho que este año apuestan por el Giro. Disfruten de la  99ª edición de nuestra carrera. Pocas veces se podrá ver tanto talento junto por estas carreteras. Los gallos se han dado cita en la Volta.

El cuatro veces campeón del Tour, Chris Froome; el campeón del mundo Alejandro Valverde; el actual ganador de la Vuelta Simon Yates; los tres colombianos más en forma del momento, Egan Bernal, Nairo Quintana y Miguel Ángel López; las esperanzas del ciclismo francés en grandes vueltas Romain Bardet y Thibaut Pinot; promesas como Marc Soler o Enric Mas; o referentes como Richie Porte, Ivan Sosa, Esteban Chaves, Adam Yates, Wilco Kelderman, Steven Kruijswijk, Warren Barguil, Daniel Martin, Ilnur Zakarin o Thomas de Gent.  

Frenamos porque al final el artículo acabaría siendo un repertorio de nombres. No perdería interés. Pero entendemos que debe haber lugar para el análisis.

La Volta empieza en Calella como viene siendo habitual los últimos años. A lo largo de la semana recorrerá la orografía barcelonesa y gerundense con etapas decisivas como la tercera con final en Vallter 2000 o la cuarta en La Molina, en que los hombres de la general marcarán diferencias.

El sábado tendremos la oportunidad de ver a los ciclistas en carne y hueso en la sexta etapa entre Valls y Vila-seca. A través de 174 kilómetros, empezará con media montaña pasando por el Coll d’Albarca (775m) y el d’Alforja (630m), antes de alcanzar la costa por Cambrils y llegar a la meta en Vila-seca.

Será un trazado perfecto para que triunfe la fuga, con hombres como Pello Bilbao, Jesús Herrada, De Gent, Carlos Verona o Darryl Impey y quizá alguno de los líderes mencionados más atrás ya fuera de la lucha por la clasificación general.

Valls ha estado siempre ligada al ciclismo y así lo ha constatado los últimos años. Salida de una etapa de la Vuelta en 2013 también este año y sin ir muy lejos final de etapa en la Volta 2018. Siempre con el recuerdo de Xavi Tondo presente en cada carrera en la capital del Alt Camp. 

Vila-seca recupera el vínculo que le unió a la Volta a finales y principio de milenio. Desde 1997 al 2003, a excepción del 2002, visitó cada año la villa vilasecana, siendo punto de partida en cuatro ocasiones. 

El Movistar trae a la Volta un equipo digno del Tour. Teniendo en cuenta que en las grandes vueltas acuden ocho ciclistas por equipo, no siete. Con el objetivo de que Alejandro Valverde conquiste su cuarta Volta, tras las logradas en 2009, 2017 y 2018, el conjunto navarro completa su lista con Marc Soler, Nairo Quintana, Richard Carapaz, Andrey Amador, Imanol Erviti y Carlos Verona.

Edu Prades podría haber entrado en la lista de la escuadra telefónica. Pero el ciclista de Alcanar, especialista en pruebas de una semana, sufrió una dura caída en el segundo día de la Tirreno-Adriático que le privó de luchar por algún triunfo de etapa y también de llegar al 100% a la Volta a Catalunya. 

Esta cita es una de las últimas en las que ver al Sky con su tradicional patrocinador. Fundado en 2010, el cuadro británico ha vencido seis de los últimos siete Tours con una hegemonía indiscutible. Jim Ratcliffe, la persona más rica de Gran Bretaña y presidente de la química Ineos, ha comprado el equipo que a partir de mayo lucirá su nuevo espónsor. Queda por ver quién lidera la estructura en la Volta, pues Froome está lejos de su punta de la temporada, pensando en sumar su quinto Tour, y Bernal viene de ganar la París-Niza.

Es un buen momento para ver en acción a Enric Mas. Tras las buenas sensaciones en la Vuelta del año pasado, segundo de la general, el mallorquín se ha convertido en una de las esperanzas del ciclismo estatal. Mucha gente ve en él al heredero de Alberto Contador por su demarraje descarado. Aún es muy joven como para pedirle que rompa pelotones igual que hacía el de Pinto. En cualquier caso, liderará al Deceuninck-Quick Step con el objetivo de enfundarse el histórico blanco con franjas verdes.

 

Comentarios
Multimedia Diari