Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Otra vez a las puertas del cielo

    El Reus pierde su tercera final consecutiva, esta vez de forma clara ante el Barça en la Supercopa

    03 septiembre 2022 23:33 | Actualizado a 03 septiembre 2022 23:36
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Temas:

    El libreto estratégico del Reus indicaba una hoja de ruta concisa; partido lento, largo, alejado del intercambio de golpes. Con el juego en el congelador, bajo el control de los tiempos, los de Garcia ya desquiciaron al Barcelona en el pasado play off por el título. Y esa premisa se mantenía vigente, sobre todo porque los actores y las características de las dos escuadras se han modificado poco. La autoestima que alcanzaron las rojinegros tras remontarle al Liceo en la semifinal actuó como alimento energético, sobre todo para una puesta en escena interesante. Se expresó con personalidad el Reus.

    Mientras los reusenses estructuraban cada uno de sus ataques para controlar los detalles, los azulgranas querían acabar rápido, atrapar la verticalidad ofensiva, pero con un punto de ansiedad poco aconsejable. En todo caso, solo era una referencia. En los cinco minutos iniciales no hubo espacio para las conclusiones contundentes. Edu Castro en el primer suspiro. No había ocurrido nada.

    Ballart contó 13 minutos para intervenir de urgencia y salvar al Reus, concretamente en una llegada de segunda línea de Joao Rodrigues, que disparó de cuchara y gozó de un segundo intento. La bola colisionó con el arquero, que se hizo gigante. Fue a partir entonces cuando el envite se abrió de forma preocupante para el Reus, muy aculado alrededor de su portero. El Barcelona suele obligar a esos instantes de supervivencia heroica a sus rivales. No es nada nuevo.

    Càndid Ballart sujetó a su equipo del primer apuro gracias a una exhibición de concentración bajo el arco. No dio muestras de debilidad en ningún instante, se hizo grande y redujo los espacios de su hábitat con autoridad. Le prohibió el paso a Alabart en una acción individual deliciosa del delantero azulgrana. En el debe rojinegro se mantenía la escasez ofensiva, la pelota le duró demasiado poco y Sergi Fernández vivió demasiado tranquilo.

    El Barça se situó con nueve faltas al borde del intermedio y eso generaba un resquicio de optimismo rojinegro, porque hubo pocas noticas del Reus en el área rival. Intentaba el equipo abrir la pista para generarle espacios al Barcelona, pero no acabó de romper. Sólo la décima falta culé a 46 segundos para el respiro provocó que Julià mirara a los ojos de Fernández. No acertó. Utilizó el recurso de la pala directa, pero el tiro no cogió portería. Ahí murió un primer tiempo huérfano de goles.

    La sentencia

    Las pérdidas de bola apresuradas y en zonas poco aconsejables ya había penalizado al Reus en el primer episodio, aunque pudo sobrevivir a esa carencia. En el segundo, ya no. Matías Pascual, a los 14 segundos del desenlace quitó en media pista, encaró a Ballart y lo perforó en un derroche de energía abrumador.

    El argentino culminó una final excelente, en todos los lados de la pista. Robó a menudo y desequilibró en la otra orilla. El Barça abrió camino en poco tiempo, en parte, porque encontró el acierto. Joao Rodrigues dejó sin aliento al Reus después de culminar una pena máxima que había forzado Alabart. Restaban 23 minutos para la conclusión.

    El Barça gestionó con autoridad la ventaja y no permitió que el Reus cogiera vida con un gol que le devolviera a la pelea. Es más, los rojinegros anduvieron poco puntuales en las acciones de bola parada. Por ejemplo, Aragonès erró un penalti. Los que sentenciaron en otros dos minutos de efervescencia fueron Bargalló y Alabart, entre el 36 y el 38, y prácticamente vistieron el título de azulgrana. No hubo respuesta reusense.

    En Olot, la tierra de Marc Julià, el Reus se presentó en su tercera final consecutiva en cuestión de seis meses, pero se volvió a quedar a las puertas de la gloria. Eso sí, el curso solo ha hecho que empezar.

    FC Barcelona. Sergi Fernández, Matías Pascual, Alabart, Bargalló y Marc Grau. También jugaron; Nunes, Joao Rodrigues y Panadero.

    Reus Deportiu. Ballart, Rojas, Aragonès, Marc Julià y Compagno. También jugaron; Salvat, Ferran y Gelmà.

    Goles. 1-0, Pascual (26’), 2-0, Joao Rodrigues (28), 3-0, Bargalló (36’), 4-0, Alabart (48’).

    Árbitros. Díaz y Burgos. Sin cartulinas azules ni rojas. 14 faltas para el Barça y 12 para el Reus.

    Comentarios
    Multimedia Diari