Previa: Creer y ganar (Linense-Nàstic)

El Nàstic despide la primera vuelta en busca del primer triunfo como visitante

| Actualizado a 22 enero 2022
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Si ya se hace repetitivo para el periodista tener que explicar cada dos semanas lo mismo, imagínense para el vestuario que es el que lo sufre en primera persona. El Nàstic está cansado de su situación como visitante. El conjunto grana es el único equipo del grupo que todavía no conoce la victoria lejos de su casa. Son solo cuatro puntos de 27 posibles. Un pobre bagaje que ha alejado a los tarraconenses de las posiciones de la cabeza y ha empañado el gran curso como local que están consiguiendo. Lo cierto es que el Nàstic ha merecido más en algún que otro partido lejos del Nou Estadi, pero el fútbol no va de merecer. Hoy ante el Linense tiene por delante el primer partido del año como visitante en el que quieren ganar por fin y así evitar que se cumpla una vuelta completa sin conseguirlo.

Para la ocasión, el conjunto grana no podrá contar con tres jugadores que han sido capitales en su esquema de juego en diferentes fases de la temporada. La baja más dolorosa es la de Javier Ribelles que está sancionado y que dejará al Nàstic sin mediocentro defensivo. Jannick Buyla tampoco estará disponible al estar jugando la Copa de África con Guinea Ecuatorial. Por último, Édgar Hernández sigue recuperándose de su lesión.

Pese a las ausencias, Raül Agné dispone de una plantilla amplia y dispuesta a revertir la situación fuera de casa. Hay solo dudas en el once que se concentran en el ataque. En la banda izquierda hay dos jugadores que opositan a ocuparla como son Javier Bonilla y Nil Jiménez. Ambos ofrecen diferentes características al 4-4-2 grana, siendo el soriano un jugador mucho más posicional y amenazador a balón parado, mientras que el catalán aporta más profundidad y velocidad en la banda izquierda.

La otra incertidumbre está en la zona más adelantada en la que Dani Romera espera acompañante. Fran Carbia y Pablo Fernández son los dos jugadores que tienen opciones de hacerlo. Al igual que sucede en la banda izquierda, son dos futbolistas de perfil diferente. Pablo Fernández es un 9 más puro con capacidad para fijar centrales y ser victorioso en el juego aéreo, mientras que Carbia es un punta más dinámica y con gran capacidad para atacar al espacio. 

Enfrente habrá un Linense que es un equipo que está completando una gran temporada. Son un  conjunto sólido, poderoso físicamente y que como locales están imponiendo su ley. Siete victorias y dos derrotas en su feudo es el gran bagaje acumulado.

Gerard Oliva, el delantero tarraconense que militó durante las dos últimas temporadas en el Nàstic, será baja por acumulación de amarillas. Un verdaderazo mazazo para el ariete de Riudecanyes que estaba especialmente ilusionado de reencontrarse con sus compañeros. En el Linense está completando un buen año y ya suma cuatro goles en su casillero personal, siendo el máximo goleador del equipo junto a Aly Coulibaly.

Comentarios
Multimedia Diari