El Alfacs, el dramático accidente en el Ebre que lo cambió todo

Las probabilidades de un suceso como el de 1978 son bajas, debido a mejoras como válvulas en cisternas o alejar el riesgo de los núcleos

R. COSANO

Whatsapp
Imagen del estado en que quedó el camping de Els Alfacs. Archivo

Imagen del estado en que quedó el camping de Els Alfacs. Archivo

El fatal accidente en el camping de Els Alfacs, en el término municipal de Alcanar (Montsià), supuso un antes y un después en el transporte de mercancías peligrosas. La catástrofe se produjo cuando un camión cisterna cargado –en exceso– con más de 23 toneladas de propileno salió desde la refinería de Enpetrol de La Pobla de Mafumet con destino a la petroquímica de Puertollano (Ciudad Real) y explotó mientras circulaba por la N-340, a la altura del camping. El gravísimo percance generó una bola de fuego que causó la muerte por quemaduras de 215 personas. Sucedió el 11 de julio de 1978. En estas más de cuatro décadas desde este trágico accidente, las medidas de seguridad de los vehículos destinados a este tipo de transporte han mejorado considerablemente. Se impuso la obligatoriedad de instalar válvulas de alivio de presión en las cisternas que transportaban determinadas sustancias inflamables. Los protocolos de seguridad en cuanto a la carga o que se hayan diseñado unos itinerarios para estas mercancías, alejados de los núcleos de población, deben servir para que un episodio de estas características no pueda repetirse.

En una línea parecida, algunos expertos sostienen que el accidente de Iqoxe, en el polígono sur de Tarragona, del pasado 14 de enero –menos grave en cuanto a pérdidas humanas pero igualmente mortal y trascendente– tiene que servir para mejorar diferentes protocolos y sistemas de seguridad no solo en la industria química de Tarragona sino también a nivel internacional.

Temas

Comentarios

Lea También