Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Delta reclama medidas urgentes para sobrevivir

El temporal marítimo castiga la costa y deja parte de la desembocadura bajo el mar

M.MILLAN/R.REGOLF

Whatsapp
1. Protección Civil cerrando un camino por inundaciones en el término municipal de Deltebre.2. Estado del paseo y la zona del Arenal en L’Ampolla, ayer.3. Afectaciones por la fuerza de las olas en la zona del Estanyet, en el litoral de Les Cases d’Alcanar.4. La playa de Eucaliptus inundada. FOTOS: JOAN REVILLAS2143

1. Protección Civil cerrando un camino por inundaciones en el término municipal de Deltebre.2. Estado del paseo y la zona del Arenal en L’Ampolla, ayer.3. Afectaciones por la fuerza de las olas en la zona del Estanyet, en el litoral de Les Cases d’Alcanar.4. La playa de Eucaliptus inundada. FOTOS: JOAN REVILLAS2143

La borrasca Gloria provocó graves afectaciones ayer en las Terres de l’Ebre, tanto por el temporal marítimo sin precedentes que afectó a la costa y en especial el Delta de l’Ebre, como por las intensas lluvias que no cesaron en todo el día, y que comportaron cortes de luz, desbordamiento de barrancos, cortes de carreteras, desprendimientos y árboles caídos. En poblaciones como Horta de Sant Joan o Ulldecona se alcanzaron ayer los 244 litros por medio cuadrado acumulados en todo el episodio, que incluso dejó pedregadas en zonas como Tortosa. Por precaución, hoy se han suspendido las clases en numerosas poblaciones del territorio, como Tortosa, Roquetes, L’Ametlla de Mar o Ulldecona.

En la costa, ayer fue el segundo día y el más intenso del temporal de mar. El Delta de l’Ebre fue especialmente castigado, con grandes olas que penetraron unos tres kilómetros tierra adentro e inundaron arrozales. Las zonas más afectas son las de Deltebre, Sant Jaume d’Enveja y L’Ampolla, que valoran pedir la declaración de zona catastrófica, ante los efectos de un temporal que es ya el más intenso que se recuerda en la zona.

«Estamos delante de lo que llamamos una tormenta perfecta: el mar penetrando en la tierra, la lluvia acumulando agua y los sistemas de drenaje paralizados por la situación», comentó Xavier Curto, vicepresidente de la Comunitat de Regants de l’Esquerra de l’Ebre y portavoz de la Taula del Consens pel Delta, reunida ayer tarde de urgencia para hacer una primera aproximación a los daños.

«Todavía no podemos llegar físicamente a las zonas afectadas, pero hablaríamos de unas 3.000 hectáreas inundadas por el mar que seguramente mañana serán más», comentó Curto. Así, se prevé que la próxima campaña del arroz quedará afectada.

En Deltebre, la zona peor parada es la Marquesa y La Bassa de l’Arena hasta Riumar. El restaurante los Vascos quedó sobrepasado por las olas, pero la escollera construida hace cuatro años (después de otro temporal) sirvió de contención.

La Illa de Buda está inundada, al igual que el Trabucador o la playa de Eucaliptus. En L’Ampolla, los daños son muy importantes en la zona del Arenal.

«El tema más grave, dejando de lado la afectación en los arrozales, es la desaparición de la tierra física. La urgencia es más evidente que nunca», afirmó Curto.

La próxima semana se presentarán las medidas de la Taula de Consens pel Delta ara hacer frente a la emergencia y pedir medidas para evitar su desaparición.

«No hay precedentes de una situación así, es una emergencia nacional», comentó al Diari el alcalde de Deltebre, Lluís Soler. También el río Ebre estaba ayer desbordado en la desembocadura, con toda la zona del Garxal inundada.

«El de ahora no tiene nada que ver con otros temporales. Las pasarelas de Riumar están cubiertas de agua, algunas mejilloneras de la bahía del Fangar han caído, las carreteras y los arrozales están cubiertos por el mar... son unos 3 quilómetros inundados, además de las afectaciones urbanas», abundó Soler. «El Delta de l’Ebre está para que marquen una linea en la agenda institucional catalana y española de emergencia absoluta», añadió.

Otro foco de preocupación importante es la Illa de Buda, que según el alcalde de Sant Jaume d’Enveja, Joan Castor Gonell, estaba ayer prácticamente inundada en su totalidad.

La preocupación es que cuando el mar baje, la barrera estrecha que había entre la laguna (Calaixos de Buda) y el mar «no existirá, poniendo en peligro toda la riqueza ecológica de la zona». En este sentido, Gonell pide medidas urgentes y ambiciosas para hacer frente a la regresión del Delta, más allá de obras de emergencia concretas como las que se han hecho precisamente en Buda los últimos meses.

L’Ampolla

En L’Ampolla, a demás del Arenal, el puerto (donde la fuerza de las olas también sobrepasó el dique), el paseo marítimo y las playas presentaban ayer numerosos desperfectos por la fuerza de las olas, como por ejemplo un muro en Avellanes, así como la inundación de diversos puntos del litoral. Lo mismo que en otras poblaciones costeras como L’Ametlla de Mar o les Cases d’Alcanar.

En esta última población, eran visibles los desperfectos en el puerto, el Passeig del Marjal, la zona del Estanet y el camino a Sòl de Riu.

La Policía Local de Alcanar limitó el tráfico en algunas zonas a causa del desplazamiento de cantos rodados de las playas, árboles y otros materiales a la vía pública. En concreto, se restringió el paso a vecinos y vehículos autorizados en la calle Lepanto o el Passeig del Marjal, a demás de diversos caminos.

Las barcas de arrastre del puerto de les Cases se trasladaron el pasado viernes a los puertos de la Ràpita y Vinaròs, por seguridad. El secretario de la Cofradía de Pescadores, Raül Ribot, explicó que este «es uno de los temporales más fuertes que he visto nunca. Una vez se calme todo, podremos comprobar cuales son los daños en el puerto, donde las olas están siendo muy intensas».

En L’Ametlla de Mar, los accesos al puerto se mantuvieron ayer cerrados, así como a diversas calles y zonas próximas a las playas, por precaución. Entre las afectaciones, continuaron también los problemas con el suministro de agua.

Carreteras inundadas y miles de vecinos sin luz

El temporal se intensificó por a tarde y las potentes lluvias provocaron numerosos problemas como inundaciones, árboles caídos y cortes de carreteras, a demás de dejar miles de abonados sin luz. Según datos del Servei Meteorològic de Catalunya, el episodio de lluvia acumulaba ayer por la tarde cifras de 250 litros por metro cuadrado en municipios como Horta de Sant Joan o Ulldecona. En puntos como L’Aldea se registraron intensidades de 31 litros en sólo media hora, e incluso llegó a caer piedra puntualmente, al mediodía en Tortosa. Pero la lluvia continuó durante la noche y se mantendrá hoy, de manera que los registros pueden ser todavía muy superiores.

Esta intensidad provocó inundaciones importantes en L'Ampolla, así como en la ciudad de Tortosa, Santa Bàrbara o L’Aldea.

En la capital del Baix Ebre, hubo importantes acumulaciones de agua en la avenida Generalitat, o la C-12 y la antigua carretera de Valencia, que tuvieron que ser cortadas al tráfico. Otras vías que se tuvieron que cerrar por inundaciones fueron la T-301 en Bítem, la T-3311 entre Santa Bárbara y la Sénia, o la carretera de Ulldecona a la Galera.

La acumulación de agua también obligó a cortar la línea ferroviaria entre Tortosa y L’Aldea (línea R16). Por la mañana, la caída de un árbol cortó la R15.

Y es que las lluvias continuadas seguidas de importantes rachas de viento provocaron muchos problemas a lo largo del día, con la caída de árboles en diversos puntos del territorio, desde Tivissa a Ulldecona. En esta población del Montsià, el viento tumbó hasta una veintena de árboles en el núcleo urbano y los alrededores. Dos de ellos en los recintos de la escuela y el instituto, con daños en un muro y donde hoy no habrá clases por precaución.

La lluvia y el deshielo en algunos puntos ha provocado también el crecimiento de barrancos, especialmente de los que bajan de la sierra del Port. La Confederación Hidrográfica del Ebro informó del incremento del cabal del río Algars, de hasta 300 metros cúbicos por segundo, que puede afectar a los municipios de Horta de Sant Joan, Arnes y Caseres, en la Terra Alta.

Las inclemencias meteorológicas dejaron también sin luz miles de abonados en las Terres de l’Ebre a lo largo del día. Entre las poblaciones afectadas estuvo Tortosa, con 3.500 afectados según Endesa; también La Sénia, Tivissa, Roquetes o Camarles, con más de un millar de vecinos sin luz en cada caso.

En general, las afectaciones por el temporal pueden continuar hoy, por lo que se pide máxima precaución a los ciudadanos.

Temas

  • Delta de l'Ebre

Comentarios

Lea También