Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El asesinato fallido de La Ràpita termina en acuerdo antes del juicio

El autor de los disparos acepta seis años de prisión por tentativa de homicidio y otros delitos. Su pareja también está condenada por cómplice.

ACN

Whatsapp
La policía científica, en el bar donde se produjeron los disparos en 2017. FOTO: ACN

La policía científica, en el bar donde se produjeron los disparos en 2017. FOTO: ACN

Un hombre ha aceptado seis años de prisión y su expareja, tres, por intentar matar a un amigo de ella en Sant Carles de la Ràpita (Montsià) el 13 de diciembre del 2017.

El caso se tenía que juzgar este jueves y viernes a la Audiencia de Tarragona, pero las partes han llegado a un acuerdo de conformidad para evitar el juicio.

Inicialmente, el hombre se enfrentaba a 14 años de prisión y la mujer, a 6. Finalmente, se les ha rebajado la pena porque han consignado 6.000 euros en concepto de indemnización -la mitad del que tienen que pagar- y se los ha aplicado la atenuante de reparación del daño.

Como que el disparo que recibió la víctima en el omóplato no comprometió su vida, también se les ha rebajado la pena en dos grados.
En concreto, el hombre lo han condenado a tres años de prisión por tentativa de homicidio, a dos años por lesiones y a un año por tenencia ilícita de armas, además de tres meses de multa por un delito leve de lesiones.

A la mujer la han condenado a tres años de prisión por tentativa de homicidio. Además, la mujer no se podrá acercar a la víctima ni comunicarse con ella durante cuatro años y, en el caso del hombre, la prohibición es de ocho años. Los dos estaban en prisión provisional desde hace casi dos años y ahora seguirán encarcelados para cumplir la condena.

El principal acusado disparó varios tiros

El caso se remonta al 13 de diciembre del 2017. Por la tarde, los dos hombres discutieron en la vía pública y el acusado golpeó la mano de la víctima con una bola de hierro sujeta a un mango y una cuerda. Más tarde, el acusado y la expareja fueron a buscar a la víctima en el bar donde trabajaba con la intención de matarlo.

Cuando entraron dentro del bar Punxa’m pinxo,’ de la calle Sant Isidre de La Ràpita, el procesado, de 51 años, sacó una arma de fuego del calibre 7,65 mm y disparó un primer proyectil dirigido al cuerpo del hombre, de 48 años. La bala, pero, impactó en lo alto de la puerta del baño sin alcanzarle.

A continuación los tres quedaron situados en el interior de un pequeño lavabo. El acusado disparó un segundo disparo dirigido a la cabeza de la víctima, pero éste bajó la cabeza y la bala le impactó en el omóplato.

Entonces la víctima empujó a la acusada, de 34 años, que cayó hacia atrás, encima del acusado rompiendo una puerta interior del lavabo. El procesado disparó una tercera vez a la víctima, que evitó la herida al cogerle la mano del arma. Este movimiento hizo que el proyectil impactara en la pierna derecha de la mujer y contra el marco de la puerta del baño.

En aquel momento, la víctima se pudo deshacer de los dos acusados y salió a la calle. El acusado pulsó el gatillo por cuarta vez apuntando hacia la espalda de la víctima, pero el proyectil no se disparó por un error en el arma.

Finalmente, el acusado volvió a entrar al bar y, después de hablar brevemente con la expareja, huyó mientras la mujer se quedaba en el interior del establecimiento herida encima de una mesa.

El hombre se acabó entregando a la policía

Los Mossos d'Esquadra se hicieron cargo de la investigación y, después de comprobar la secuencia grabada por las cámaras de seguridad, arrestaron a la mujer como cómplice de un homicidio en grado de tentativa.  Tanto ella como la víctima ingresaron en el hospital Verge de la Cinta. Al día siguiente, el procesado se personó al cuartel de la Guardia Civil de la Ràpita para entregarse.

Se entrega a la Guardia Civil el autor de los disparos en Sant Carles de la Ràpita

LLorenç N., de 49 años y vecino de Sant Carles de la Ràpita se ha personado este mediodía en el cuartel de la Guardia Civil de Sant Carles de la Ràpita, situado en la avenida Constitució de esta localidad del Montsià.

Durante el cacheo a domicilio del hombre, los Mossos intervinieron más de 200 cartuchos, unas esposas, una credencial de la Guardia Civil falsificada y 171 armas blancas, entre navajas y machetes. El individuo no tenía permiso de armas. La jueza de Amposta decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre y la mujer, que ahora han alcanzado un acuerdo.

Temas

Comentarios

Lea También