Más de Ebre

El delta del Ebro, un paisaje natural de belleza incomparable

El delta del Ebro es un paraje único en toda Catalunya. Sus ambientes variados y su enorme biodiversidad lo convierten en un destino excepcional

Celia Alonso

Whatsapp
El entorno del delta es reconocido a nivel internacional. Foto: Costes

El entorno del delta es reconocido a nivel internacional. Foto: Costes

El delta del Ebro es el hábitat natural más importante de toda Catalunya. La amplia variedad de su paisaje lo convierte en un destino único en el mundo. Tanto es así que en un decreto de 1983 ya se hizo constar que esta es la primera zona húmeda de la comunidad y su importancia a nivel internacional es reconocida por los máximos organismos especializados. Ya en 1962 fue incluida en la clasificación de las zonas húmedas euroafricanas de interés internacional elaborada por el Bureau MAR con la categoría A (prioridad urgente). 

Sus ambientes son ricos y variados, con río, mar, bahías, playas, salobrales, bosque de ribera, lagunas costeras, islas fluviales y manantiales que conviven con los reconocidos arrozales de la zona. Esta confluencia entre el medio marino y el continental favorece también a la diversidad en su flora y fauna. En el territorio conviven unas cincuenta especies de peces, más de 400 tipos de aves y casi 800 plantas diferentes. 

Una explosión de vida

Uno de los grandes atractivos de esta zona es el Parc Natural del Delta de l’Ebre, un espacio protegido con muchas áreas de interés como  L’Encanyissada, La Tancada, Els Ullals de Baltasar, la Punta de la Banya, la isla de Buda, el Migjorn, la Desembocadura, la Punta del Fangar, la Bassa de les Olles, la laguna del Canal Vell y el Garxal. Este parque  tiene una superficie total de 7.736 ha de las cuales 3.979 corresponden a la comarca del Montsià (hemidelta derecho) y 3.757 en la del Bix Ebre (hemidelta izquierdo). 
El paisaje del delta del Ebro es un gran ejemplo de la vegetación típica del litoral de Catalunya. Sin embargo incluye algunas singularidades muy interesantes como, por ejemplo, la presencia de especies de plantas que solo crecen en esa zona.  Entre ellas, la Limoniastrum monopetalum o  Zygophyllum album, una especie sahariana única a nivel europeo. En las bahías de Els Alfacs o El Fangar, también se pueden encontrar algas típicas de las costas arenosas con influencia deltaica. La presencia de dunas y salinas favorecen además a la expansión de especies vegetales poco comunes. 
Otro de los grandes atractivos del delta es su fauna exuberante. Destaca especialmente la avifauna, pues en el Parc Natural del Delta de l’Ebre conviven especies de máximo interés como son el pato cuchara, el silbón europeo, el tarro blanco, el ánade friso, la cerceta común y el porrón común. Sin embargo, uno de los pájaros más reconocibles del lugar es el flamenco, del que se han contabilizado más de 4.000 parejas reproductoras en un año. Este icono de la zona vive mayormente entre las 7.000 hectáreas que separan la Punta de la Banya con el Fangar.

Sin olvidar el arroz, la legumbre estrella de la zona, la producción del cual ocupa grandes extensiones de terreno. Los campos de arroz ocupan unas 20 000 hectáreas y constituyen por si mismos una zona húmeda de importancia capital.  Las inundaciones y desecaciones periódicas que requieren estas plantaciones hacen del delta un paisaje cambiante y moldeable que varía según la época del año en la que se visita.

Temas

Comentarios

Lea También