Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La distracción, la mayor causa de siniestro en el Ebre

Las Terres de l’Ebre son la segunda región de Catalunya con más accidentes en 2018 con un único vehículo implicado 

M. Pallás

Whatsapp
Uno de los accidentes mortales en les Terres de l’Ebre el pasado 2018, en Xerta.  FOTO: joan revillas

Uno de los accidentes mortales en les Terres de l’Ebre el pasado 2018, en Xerta. FOTO: joan revillas

En 2018 un total de 21 personas murieron en 19 accidentes de tráfico en el conjunto de la red viaria interurbana y urbana de las Terres de l’Ebre. Respecto el 2017, ha habido 6 accidentes y 4 muertos más. En 2017 hubo 13 siniestros mortales con 17 víctimas mortales. De las 21 personas fallecidas, 16 murieron en zona interurbana y 5 en zona urbana. 

Según datos del balance de siniestralidad del 2018 en esta región, del total de los accidentes mortales, 15 tuvieron lugar en zona interurbana y 4 en zona urbana. Hay que decir que esto se produce en un contexto de crecimiento de la movilidad de los últimos años. En concreto, la movilidad durante el 2018 ha aumentado un 2% respecto del año 2017 alcanzando un nivel similar al de antes de la crisis. La mayoría de los muertos en las Terres de l’Ebre en zona interurbana se han producido en las comarcas de Baix Ebre y Montsià.Por vías, la N-340 y la AP-7 registran la mitad de los muertos.

Sólo una de las 21 personas muertas en las carreteras de las Terres de l’Ebre es peatón. En esta región de la demarcación tampoco no se han registrado víctimas mortales motoristas ni ciclistas. Las franjas de edad que registran mayor incremento en la mortalidad son la franja de 45 a 54 años y la de 55 a 64 años. En el resto de Catalunya las víctimas suelen ser más jóvenes.

Como ya explicó el Diari, pese a la cifra de mortalidad, ha habido un claro descenso en la sinistralidad en la N-340 a su paso por las Terres de l’Ebre, uno de los puntos negros del territorio en cuanto a accidentes mortales a lo largo de los años. El año pasado murieron cinco personas en cuatro accidentes de tráfico en la N-340 (en Alcanar y l’Ampolla), entre enero y agosto. Desde la prohibición de circular camiones por la nacional, el pasado septiembre, no ha habido por ahora ninguna víctima mortal. El último accidente fue justamente un accidente con colisión frontal en agosto, en la nacional a su paso por Alcanar, con el resultado de una persona muerta. La medida de desviar los camiones, pues, ha resultado efectiva, según ha valorado el director del Servei Català de Trànsit, Juli Gendrau.

El año pasado en la comarca del Montsià hubo seis accidentes mortales con seis muertos y seis heridos graves, mientras que en el Baix Ebre hubo seis muertos y 9 heridos graves. Por su parte, en la Ribera d’Ebre durante 2018 perdieron la vida dos personas en accidentes de tráfico, de los cuales 12 resultaron heridos graves. También en la Terra Alta hubo dos muertos y 9 heridos graves. 

En les Terres de l’Ebre, según apuntó también Gendrau, la distracción sigue siendo el principal factor concurrente en el total de accidentes con víctimas. En el Ebre son mayores que en el resto de Catalunya, en comparación, el número de accidentes donde solo hay un vehículo implicado. Consultar el teléfono móvil puede ser uno de estas causas de distracción. Otros indicativos en accidentes con un único vehículo son la velocidad y el consumo de alcohol y drogas.

Temas

Comentarios

Lea También