Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agrolab Ibérica congela su inversión en la CIM del Camp, pero no la cancela

La filial del grupo alemán, con sede en Tarragona, busca en Burgos, donde tiene otro laboratorio, terrenos para expandir su actividad

Rafael Servent

Whatsapp
La inversión estaba prevista para este primer trimestre del año en la Central Integral de Mercaderies (CIM) del Camp

La inversión estaba prevista para este primer trimestre del año en la Central Integral de Mercaderies (CIM) del Camp

Agrolab Ibérica, con sede en la ciudad de Tarragona (y resultado de la integración en 2009 de los antiguos Laboratorios Vidal en el grupo alemán Agrolab), ha congelado la inversión prevista para este primer trimestre del año en la Central Integral de Mercaderies (CIM) del Camp, donde tras adquirir una parcela de 5.000 metros cuadrados entre los municipios de Tarragona, Reus y La Canonja, planeaba construir un laboratorio central para España, además de oficinas y zona logística, con capacidad de albergar hasta 200 trabajadores.

Dedicada a la analítica medioambiental, de agua y de productos alimentarios, esta empresa cuenta desde sus orígenes con un laboratorio en Burgos y otro en València. Es precisamente Burgos, donde hoy trabajan unas 25 personas (frente a los 65 trabajadores de Tarragona), el lugar en el que, tras congelar la inversión de la CIM del Camp por decisión de la central de Alemania, Agrolab está buscando hoy terrenos.

Así lo confirmó ayer el director comercial de Agrolab Ibérica, Juan Valverde, tras vincularse en algunos medios esta decisión a la situación política de Catalunya. Valverde insistió en que la inversión de Tarragona no está cancelada, sino congelada, y que no hay ningún traslado a Burgos: «Estamos buscando terrenos en Burgos, porque allí tenemos desde siempre un laboratorio. A raíz de ahí, el resto es creatividad de los políticos de Burgos y de algunos medios de comunicación».

Él futuro de los 65 empleos de Tarragona está garantizado y el mercado catalán crece

Quien quiera ver un posicionamiento político en ello, explica, se equivoca. Aunque no esconde que la causa de dejar a la espera la inversión en Tarragona, buscando alternativas a sus necesidades de crecimiento, tiene su origen en la crisis política: «Las empresas no nos metemos en política; nos dedicamos a que nuestro negocio funcione, y nada más».

«Buscamos un terreno en Burgos, y el resto de lo que se diga -insiste- es creatividad. No hay nada decidido sobre la cancelación de ningún proyecto. Y cuando encontremos un terreno, si es que lo encontramos, y firmemos la compra, la empresa hará un comunicado desde Alemania».

¿Qué harán con el terreno que ya tienen comprado en la CIM del Camp? ¿Qué futuro le espera al centro de trabajo de Tarragona y a sus 65 empleados? Juan Valverde lo tiene claro: «No sólo los puestos de trabajo de Tarragona están garantizados sino que, a título personal, estoy convencido de que acabaremos construyendo un laboratorio en los terrenos de Tarragona, porque tenemos mercado para tener laboratorio tanto en Burgos como en Tarragona».

«Estoy muy tranquilo -insiste Valverde-, porque gracias a Dios el mercado en Catalunya sigue fantástico, y Tarragona sigue adelante, sólo faltaría que no».

Temas

Comentarios

Lea También