Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bolsos y mochilas que esconden una vida anterior

Numon Concept Store es una tienda especializada en productos hechos a mano y con materiales reciclados

Cristina Valls

Whatsapp
Gemma y Núria Hernández delante de algunos de los bolsos que realizan a mano

Gemma y Núria Hernández delante de algunos de los bolsos que realizan a mano

Un consumo más sostenible y la reutilización como método de creación. Bajo esta premisa Núria Hernández impulsó la nueva Numon Concept Store en Reus, una tienda dedicada al reciclaje de diseño de bolsos y mochilas que fue inaugurada a principios de noviembre en la calle Sant Magí Alegre. Los inicios del proyecto, que pretende hacer pedagogía sobre el reciclaje y las nuevas formas de consumo más sostenibles, se remontan a los estudios de Hernández. Formada en Diseño de Moda, no tardó mucho en empezar a hacer bolsos con materiales reciclados. Telas de cubrecamas, cortinas, manteles o fundas de sofá ofrecían oportunidades infinitas para crear piezas con miles de historias. 

«Vi que no me gustaba el ritmo de la moda. Cada seis meses se tenía que ir cambiando el producto y quería algo que fuera compatible con mi ritmo de vida, algo más pausado, y los bolsos fueron la clave: pueden irse cambiando gracias a la llegada de nuevos tejidos e innovar es relativamente fácil», explica la diseñadora barcelonesa Núria Hernández.

En 2009, Núria conoció a su actual pareja, Ramón, quien además realizaba carteras con cómics antiguos como afición. Así pues, juntos se embarcaron en la aventura de Numon, surgido de la abreviación de Núria y Ramón. «Instalarnos aquí supone suplir un nicho de mercado, no hay muchas tiendas de la misma naturaleza, pero pensamos que el ‘chip’ está cambiando y es toda una oportunidad», explica Hernández. 
«La vida de nuestras piezas suele proceder de stocks de tiendas que cierran o incluso de la intención de una persona de no perder algo que ya ha cumplido su función. Muchos acuden a nuestras tiendas y nos proponen cómo salvar la prenda, barajamos las posibilidades que tiene y empezamos a trabajar», prosigue la también costurera.

En muchos casos, los bolsos y mochilas acostumbran a ser piezas únicas y limitadas. Con suerte, hay bolsos que permiten realizar un par de unidades iguales. «Eso quizás también lo haga más original y exclusivo. Dentro de poco seremos tres trabajando: mi hermana Gemma, Carla Dalmau y yo», avanza Hernández. 

El objetivo de Núria Hernández es ofrecer a su público algo más que bolsos y mochilas, extendiendo la experiencia natural a más productos.
 

El tipo de material vintage que se utilice también determinará la forma del bolso y su estilo. No es lo mismo una tela de sofá que la de unos vaqueros. «Como disponemos de un espacio de taller en la misma tienda, podemos seguir trabajando. De hecho, una de las características de este campo es que tenemos una producción muy constante. Cuando tienes clara la idea vas patronando y cosiendo, y ya empiezas a ver con qué tipo de bolso encaja», detalla.

A partir de aquí, todo va rodado: cortar sacos, marcar, entretelar, coserlo todo... Finalmente, el proceso de presentación online, donde entra la realización de fotos con el género para subirlas a la web: «Vendemos de forma presencial en Barcelona, por ejemplo, pero sobre todo lo hacemos a través de nuestra página numon.org, porque al final es más cómodo para el cliente», señala. 

El producto se centra en el público femenino de entre 25 y 45 años, aunque también hay mochilas para hombres y para todo aquel que crea que el reciclaje no se riñe con la moda. «Nos dirigimos a aquel perfil que cree en una nueva forma de comprar con productos ecológicos, sostenibles y veganos», explica Hernández. Y es que como bien destaca, su público comprador no sigue las modas, es más alternativo y normal. «No hay que estar siempre comprando ni a la última», remarca.

Los precios se sitúan entre los 30 y los 60 euros, y oscilan según la tipología de bolso y su tamaño. «Tenemos el bolso pequeño, el mediano, el de cremallera, de solapa, collage y rectangular, entre muchos otros. Sobre la marcha, los bautizamos y nos ceñimos a su funcionalidad, porque pueden surgir muchos tipos. Por ejemplo, tenemos el bolso avión, que sirve para llevarlo de viaje al aeropuerto, no muy grande ni abultado», destaca. 

El reciclaje como elemento común
Junto a la marca Numon, al negocio también se unen  productos de otros creadores que tienen el reciclaje como elemento común. Es el caso de la marca de bisutería vintage La Collarina que, como la creadora de Numon Concept Store, también apuesta por el reciclaje como forma de creación. Además de esto, en la tienda Numon Concept Store de Reus también se encuentran libretas creadas a partir de retales de ropa de la marca Trapitos al Sol, lámparas recicladas hechas con maderas de El Bierzo de la firma BRZ Wood Design o incluso fundas para el teléfono móvil hechas con materiales reciclados como el caucho, a cargo de OH Fundas!. Con todo esto, el objetivo de Núria Hernández es ofrecer a su público algo más que bolsos y mochilas, extendiendo la experiencia natural a más productos.
 

Temas

Comentarios

Lea También