Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Casas inteligentes, sostenibles con el planeta

La tecnología y la eficiencia energética se dan de la mano en las smart homes para mejorar tu hogar
Whatsapp
Desde nuestro smartphone podemos controlar diferentes aspectos del hogar como el consumo, vigilar las cámaras de seguridad o el aislamiento. FOTO: Freepik.es

Desde nuestro smartphone podemos controlar diferentes aspectos del hogar como el consumo, vigilar las cámaras de seguridad o el aislamiento. FOTO: Freepik.es

Desde hace varios años en el mercado inmobiliario se oye hablar de las casa inteligentes, también conocidas como smart homes. Más allá de subir y bajar las persianas desde el teléfono móvil o vigilar las cámaras de seguridad desde el smartphone, las casas futuro para ser inteligentes también deberán ser sostenibles. 
Los objetivos por reducir la emisión de gases atmosféricos en todo el planeta empiezan en nuestro hogar. Las casas inteligentes son también viviendas eficientes energéticamente. Desde el aislamiento térmico hasta la instalación de placas fotovoltaicas pasando por usar bombillas de bajo consumo son algunas de las medidas que asociamos al termino smart.  

Agustí Pujol, presidente de la Cambra de la Propietat de Tarragona, explica que «España está en la tercera división en lo que respecta a las smart homes. No estamos ni mentalizados ni en disposición de aplicarlas. Pero hay que entender que hay otros países de la Unión Europea que están en una quinta división porque tienen problemas de conexión, sobre todo en áreas rurales». 

Aquí el sistema de las casas inteligentes se está implementando a cuentagotas pero se están introduciendo «sobre todo en cuestiones de seguridad. Se instalan alarmas y cámaras audiovisuales que se pueden controlar desde los smartphones», narra Pujol, quien apunta: «Las cámaras de seguridad abren un debate sobre la intimidad de las personas. ¿Quién nos está vigilando? ¿Puede acceder un hacker informático?».

Desde el aislamiento térmico hasta la instalación de placas fotovoltaicas pasando por usar bombillas de bajo consumo son algunas de las medidas smart

Otro aspecto importante muy ligado a las casas inteligentes es la eficiencia energética: «Hay que tomar medidas de tipo doméstico y también comunitario, para bajar el consumo en el hogar ya que los edificios de viviendas consumen un 40% de la energía global. Instalar aislamiento de térmico o luces de bajo consumo son gestos sencillos que ayudan a combatir un problema climático mundial».

«La tendencia de cara al futuro es ir aplicando elementos de las casas inteligentes con el objetivo de ganar seguridad, confort y energía», afirma el presidente de la Cambra de la Propietat.  

Por otro lado, Jordi Romera, arquitecto y vocal del Col·legi d’Arquitectes de Tarragona, explica que «deberíamos tender a optimizar sistemas energéticos que son deficientes, que nos ayuden a reducir consumos, instalar un aislamiento térmico o controlar la entradas de calor. Implica saber cómo funciona la casa y darle un buen uso».

El arquitecto explica que «aunque aplicar elementos de las smart homes supone una inversión importante, con la tecnología adecuada se consigue aumentar la seguridad contra la intrusión y contra incendios por ejemplo».

Tener una vivienda eficiente energéticamente supone un ahorro en la factura del hogar

«Es importante tener una vivienda eficiente, tanto si tienes una segunda vivienda para alquilar como para ti. Si es para alquilar, cuánto más rentable mejor, y con estos sistemas de instalación de reducen gastos, por lo que es más atractiva para un inquilino potencial», argumenta Romera. 

«Hay un problema cultural ligado con el mantenimiento -apunta el arquitecto-. Los países más avanzados en renovación urbana de la UE van a un ritmo del 2,4%, por lo que necesitarían unos 50 años en renovar todo su parque edificado. En España y Catalunya vamos a un ritmo del 0,08%, lo que significaría tardar entre 400 y 500 años”.

En esta línea, Romera continúa: «Renovar, no sólo rehabilitar, el parque edificado aportando nuevos valores a los edificios será un paso importante para conseguir un mundo más sostenible».

Temas

Comentarios

Lea También