Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuatro alternativas de suministro energético

Unas 200 pequeñas comercializadoras compiten con las grandes eléctricas y gasistas en un mercado liberalizado donde hoy ya cuentan con un 8% de cuota

Rafael Servent

Whatsapp

Dos centenares de pequeñas empresas comercializadoras compiten con las grandes eléctricas y gasistas en el mercado liberalizado del suministro energético. Este pelotón heterogéneo de pequeñas empresas (y, en algunos casos, de grandes empresas que cuando se comparan con las verdaderamente grandes aparecen como diminutas), ha logrado hacerse con algo más del 8% del mercado energético estatal.

¿Quiénes son, qué proponen y a quién se dirigen primordialmente? Las respuestas son aquí diversas. Desde cooperativas que también son productoras de energía hasta comercializadoras puras de electricidad 100% verde orientadas al mercado doméstico, pasando por empresas que decidieron enfocarse en las pymes, y que apenas ahora han saltado al mundo de los hogares. Aquí van cuatro propuestas alternativas a las grandes energéticas.

Holaluz
Fundada en 2010 en Barcelona por Ferran Nogué, Carlota Pi y Oriol Vila, tres compañeros de postgrado en la escuela de negocios IESE, Holaluz es una comercializadora de electricidad verde que cuenta hoy con unos 100.000 clientes, de los cuales un 90% son particulares y el restante 10% pymes. Muy enfocada a esos particulares, Holaluz tiene como seña de identidad el suministro de electricidad verde certificada. Es decir, todos los watios que suministra a sus clientes cuentan con una acreditación de haber sido producidos con energías renovables.

Aunque no es tan sencillo. Identificar si uno de esos watios que entran en nuestras casas es o no verde es imposible. Lo que se acredita es que toda la electricidad que se consume en un hogar tiene como contrapartida una cifra equivalente de energía verde volcada a la red por algún productor de renovables. Desde esta empresa se fomenta también el autoconsumo de energías renovables entre sus clientes. Además, cuenta con servicio de suministro de gas.
   
Som Energia

Esta cooperativa de consumo y producción de energía verde sin ánimo de lucro con sede en Girona cuenta hoy con unos 38.000 socios (de los que un 50% se encuentran en Catalunya y los restantes repartidos por el resto del Estado español) y más de 57.000 contratos de suministro de electricidad.

Un 10% de la electricidad verde que comercializan procede  de una de las ocho plantas de producción propia con las que cuentan, entre las que hay tecnologías como el biogás, la minihidráulica o la energía solar. Recientemente han captado 5 millones de euros entre sus socios para poner en marcha tres nuevos proyectos de generación.

El 90% de los contratos de suministro son particulares, mientras que el resto lo componen unas 3.000 empresas y unas 300 administraciones públicas. Prevén cerrar este año con 60.000 suministros de electricidad y una facturación de 30 millones de euros. No comercializan gas. 

Factorenergia
Con sede en Barcelona, esta empresa fundada en 1999 por Emili Rousaud está especializada en la comercialización de energía para grandes empresas y pymes, aunque desde el año 2014 dio el salto al mercado doméstico. A día de hoy, cuenta con unos 50.000 clientes en el ámbito empresarial y otros 10.000 en el doméstico, repartidos por todo el Estado español.

En el año 2016, Factorenergia facturó más de 375 millones de euros y, este mismo 2017, abrió nuevas líneas de negocio en comercialización de gas, autoconsumo y coche eléctrico. Aunque no son una comercializadora de energía 100% verde, las renovables ocupan un lugar destacado en su estrategia, con la representación de más de 2.500 productores de energías renovables.

SunAir One
Esta empresa fundada en Reus en el año 2012 por Antonio Sánchez López ha estado centrada en la comercialización de electricidad a pymes, microempresas y autónomos, con unos 3.500 clientes en todo el Estado español. Este año empezó a suministrar también a clientes particulares, hasta alcanzar los 2.000 contratos. Con una facturación de 80 millones de euros, confían que el año 2018 será el del crecimiento de particulares. Esperan cerrar ese ejercicio con un 70% de clientes empresariales y un 30% de particulares.

No comercializan gas, aunque es una posibilidad que contemplan en un futuro. En el caso de las empresas, pueden certificar además electricidad 100% verde. Esta posibilidad todavía se está estudiando de cara a los particulares.

Temas

Comentarios

Lea También