Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ebanistas después de Ikea

Art Amida, en Els Pallaresos, elabora muebles a medida con hierro y madera destinados a particulares,comercios, restauradores y hoteleros: cada proyecto es único, artesanal y a demanda del cliente

Rafael Servent

Whatsapp
Alberto Úbeda (izquierda) y Oriol Escoda junto a una barra de bar a medio fabricar, en su taller de Els Pallaresos.

Alberto Úbeda (izquierda) y Oriol Escoda junto a una barra de bar a medio fabricar, en su taller de Els Pallaresos.

Abrir una ebanistería en plena era post Ikea puede parecer una idea bien desconectada de los tiempos que corren. Pero Alberto Úbeda (Tarragona, 30 años) y Oriol Escoda (Tarragona, 30 años) están empeñados en demostrar lo contrario. No sólo hay un espacio para la fabricación de muebles por encargo y a medida, sino que la demanda crece.

Art Amida es el proyecto que estos dos jóvenes pusieron en marcha apenas hace diez meses en un pequeño taller de poco más de cien metros cuadrados en La Secuita, y que desde hace un mes y medio ocupa ya una nave de 550 metros cuadrados en Els Pallaresos.

La idea cuajó durante un viaje que hizo Alberto junto a su novia a Amsterdam. «Allí vimos que, en los restaurantes, estaba muy de moda el mobiliario de estilo industrial, que combina madera y hierro, y que se parecía mucho a lo que yo ya estaba haciendo en mis ratos libres para amigos y familiares», explica este joven.

Un 70% corresponde al canal de clientes empresariales (comercios, restaurantes...), mientras el restante 30% procede de particulares que buscan mobiliario exclusivo para sus viviendas

Con 13 años trabajando en una empresa de calderería y soldadura, Alberto Úbeda había ido haciendo muebles metálicos por encargo y a medida a su círculo de conocidos más cercano. Hace diez meses, decidió dar el salto y emprender su propio proyecto para dedicarse a ello a tiempo completo. Necesitaba a alguien que trabajase la madera. Y pensó en su amigo Oriol Escoda, ebanista de formación y con más de una década de experiencia trabajando en diversas carpinterías del Camp de Tarragona. Que aceptó.

Restaurantes y comercios
Media docena de clientes apalabrados y unas cuantas sesiones de formación en la creación de empresas con la Diputació de Tarragona bastaron para lanzarse. Y llegaron los primeros proyectos. La mayoría de ellos, trabajos encargados por diseñadores de interiores «que en el Ikea no encontraban lo que querían». Hostelería, restauración, tiendas de ropa, vinotecas... son algunas de las áreas en las que estos dos jóvenes han trabajado ya con encargos a medida, y donde tienen hoy el grueso de su negocio.

De los aproximadamente 65.000 euros que llevan facturados desde que empezaron con su actividad hace diez meses, un 70% corresponde al canal de clientes empresariales (comercios, restaurantes...), mientras el restante 30% procede de particulares que buscan mobiliario exclusivo para sus viviendas.

Muebles de alquiler
Por una mesa de cocina con dos bancos, en madera y hierro, para un domicilio particular, cobrarán ahora 320 euros. Por una estantería de hierro, también a medida, destinada al salón de un chalet de lujo, percibirán 7.000 euros. Los muebles a medida no son para todos los bolsillos, pero tienen su mercado. Siempre lo han tenido. Después de Ikea, lo siguen teniendo. «Hay gente que quiere calidad y el mueble para toda la vida», explica Oriol Escoda.

Pero surge un nuevo negocio: el alquiler de mobiliario para eventos. Barras de bar hechas con madera de palets reciclados, espacios chill out, arcos para decorar con flores en bodas al aire libre... son algunos de los proyectos que ya han hecho por encargo de terceros en Art Amida, y que para este próximo verano quieren tener en sus instalaciones para destinarlos al alquiler.

Con este fin piensan habilitar un espacio en la nave que ocupan en Els Pallaresos, que servirá a la vez de exposición para futuros clientes. Por una barra de bar grande con iluminación pueden llegar a cobrar un alquiler de 180 euros al día, con transporte y montaje incluidos.

Si todo va según lo previsto, en abril piensan incorporar a un empleado, que sustituirá a Alberto en los trabajos con metal, para que éste pueda dedicarse a salir a vender. Confían cerrar este año con una facturación en torno a los 90.000 euros.

Claves

Web y redes sociales en la caja de herramientas

  • Instagramers  Descontando el boca-oreja, que siempre funciona, Instagram es el canal por el que llegan más encargos. 
  • Pinterest a la espera  Una página web y un perfil en Instagram y Facebook componen la caja de herramientas digitales. Pinterest será lo próximo.

Temas

Comentarios

Lea También