Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Banco de España anticipa otra crisis si no hay respeto a la ley

El Banco de España admite que el 155 alivió tensiones pero advierte de más afectaciones si no llega la estabilidad política
 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Luis Maria Linde asegura que la economía ha entrado en 2018 con una «importante inercia expansiva»

Luis Maria Linde asegura que la economía ha entrado en 2018 con una «importante inercia expansiva»

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, aseguró ayer que –de acuerdo con las últimas estimaciones– la economía española habría crecido en torno al 3,1 % en 2017, similar a 2015 y 2016, y en línea con lo previsto por el Gobierno y la propia entidad.

En un almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI, Linde aseguró que la economía ha entrado en 2018 con una «importante inercia expansiva», si bien apuntó el riesgo que plantea la situación política en Catalunya.

A su juicio, si en los próximos meses se alcanza una «normalización» de la situación –entendiendo como tal el respeto de los agentes políticos al marco legal– el crecimiento económico será mayor al previsto por el Banco de España, del 2,4 %.

Dijo que parece claro que la aplicación del 155 ha contribuido a «aliviar tensiones» económicas, como muestra la evolución reciente de los mercados financieros, en los que se observa una corrección de los incrementos de volatilidad y de la dinámica mas negativa que habían experimentado las bolsas y la prima de riesgo en octubre.

Afirmó que si esa normalización no se produce, la crisis en Catalunya podría afectar de un modo «más pronunciado» al consumo y la inversión, sobre todo a la inversión empresarial en Catalunya, dado que la incertidumbre retrasaría los nuevos proyectos y postergaría las decisiones de contratación.

Pérdida de confianza

Además, una nueva pérdida de confianza puede motivar que las familias aumenten su ahorro por la preocupación y pospongan sus decisiones de adquisición de bienes de consumo duradero y de compra de vivienda.

Respecto a los riegos en el ámbito internacional, ha señalado que aún no se conocen los efectos del brexit, «ni se pueden estimar fácilmente», como tampoco el impacto de las políticas proteccionistas en diversos países o los efectos del reequilibrio de la economía china.

La economía, según Linde, afronta también otros problemas «con profundas y múltiples consecuencias a medio y largo plazo» como el proceso de envejecimiento de la población, que se espera que incluso «pueda intensificarse» en el futuro. 

Comentarios

Lea También