Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El PIB español aumentó un 3,1% en 2017

Pese a que en el cuarto trimestre el crecimiento experimentó una ralentización, que la AIReF desvincula de la situación política en Catalunya

Diari de Tarragona

Whatsapp
La economía española suma 17 trimestres consecutivos de incrementos. FOTO: pixabay

La economía española suma 17 trimestres consecutivos de incrementos. FOTO: pixabay

La velocidad de crucero de la economía española se mantuvo en 2017, aunque con matices. Es cierto que el PIB se incrementó un 3,1%, porcentaje previsto por el Gobierno y los organismos internacionales.

Es el tercer ejercicio consecutivo en el que la economía logra un avance superior al 3%, lo que permitió que el pasado curso se recuperara el nivel de PIB previo a la crisis.

Además, es un ritmo superior a la media de la UE, desde luego superior al de las otras grandes potencias del euro. Sin embargo, el ímpetu empezó a moderarse si se compara con los crecimientos de 2015 (3,4%) y de 2016 (3,3%). 

El dato difundido ayer por el INE deja un sabor agridulce debido a una ralentización en el cuarto trimestre mayor de la esperada

La economía avanzó un 0,7% entre octubre y diciembre, una décima menos que el trimestre anterior y el menor ritmo desde finales de 2016. Esta pérdida de músculo económico coincidió con el agravamiento de la situación política de Catalunya.

En cualquier caso, el dato confirma la evolución positiva de la economía –suma 17 trimestres consecutivos de incrementos–. A falta de conocer el detalle de la contribución al PIB de cada sector en 2017, la proyección es que el crecimiento sea más equilibrado. 

También será necesario esperar a los datos definitivos para descifrar las causas que provocaron la ralentización del PIB en el cuarto trimestre, con un avance una décima inferior a la estimación del 0,8% del Banco de España, por ejemplo. 

El alza del 0,7% registrada en los últimos tres meses del año fue la más lenta desde el cuarto trimestre de 2016. Una moderación que se produjo a raíz de la convocatoria del referéndum sobre la independencia en Catalunya y los episodios de violencia policial del 1-O, aunque hasta ahora organismos como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) o el BBVA Research limitaron el impacto de la crisis de Catalunya en el cuarto trimestre debido a la fuerte inercia positiva arrastrada de todo el año. 

El ministro de Economía, Luis de Guindos, también desvinculó ayer martes esa ralentización del escenario en Catalunya, y recordó que en toda Europa se ha producido un menor ritmo de crecimiento a final del ejercicio.

«El impacto de Catalunya en el cuarto trimestre no ha sido especialmente relevante», señaló De Guindos, que insistió en la «vuelta a la normalidad» gracias a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Comentarios

Lea También