Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El decorador de bodas

El propietario del taller floristería de Roquetes, Toni Lara, acumula más de 20 años  de profesión especializado en la decoración de bodas al aire libre y todo tipo de eventos 
Whatsapp
El propietario de Boix Verd, Toni Lara, en su tienda Boix Verd en Roquetes. Foto: Joan Revillas

El propietario de Boix Verd, Toni Lara, en su tienda Boix Verd en Roquetes. Foto: Joan Revillas

Toni Lara Santos, propietario de la floristería Boix Verd de Roquetes, es conocido por muchos en las Terres de l’Ebre. Con 42 años de edad, casado y con tres hijos, acumula 21 años de experiencia al frente de su empresa, que ha evolucionado de la floristería que atendía a una clientela local hacía un taller de decoración y floristería especializado en bodas que trabaja para la mayoría de los mejores restaurantes y hoteles de las Terres de l’Ebre, entre ellos los tres de estrella Michelin. El año pasado decoró un total de 98 bodas entre Peñíscola y L’Ametlla de Mar, aunque también ha recibido encargos de Valencia, la Seu d’Urgell y Viella.

¿Su secreto? Creatividad, innovación, capacidad de trabajo, atención personalizada y adaptabilidad a los presupuestos de los clientes. 

Uno de los espectaculares decorados marineros de boda de la empresa junto al mar. Foto: Boix Verd

A los 20 años de edad fue alumno de una escuela taller de jardinería,  después trabajó seis meses en un garden antes de abrir su propio negocio a la temprana edad de los 21 años. «Había colaborado en Roquetes en la decoración de eventos y carrozas, esa faceta creativa la incorporé al negocio, con buen resultado».

Boix Verd cuenta con una plantilla fija de tres trabajadores, que supera la decena en momentos álgidos de la temporada de bodas, de mayo a setiembre. Sólo el fin de semana pasado organizó la decoración de cinco  bodas, una de ellas en el prestigioso hotel con encanto Relais & Châteaux de la Torre del Visco, en la comarca del Matarraña.

El taller de decoración trabaja en los mejores restaurantes de las Terres de l’Ebre

Hoy el 90 por ciento de su negocio es la decoración de bodas, el resto lo comparten la decoración de celebraciones puntuales como aniversarios o jubilaciones, la venta directa de flores y plantas en la tienda, y la decoración de eventos como la Festa del Renaixement de Tortosa, la cabalgata de los Reyes Magos o el acto de inauguración, la semana pasada, de un gran centro comercial en la capital de las Terres de l’Ebre.

Boix Verd ha sabido adaptarse al vertiginoso cambio de tendencia del sector en los últimos años. «Antes la mayoría de bodas se celebraban en las iglesias. Ahora, el 80 por ciento en las que trabajo son civiles, muchísimas al aire libre y con mucha abundancia de flor».

De este modo, la empresa no se ciñe a la elaboración de ramos, centros, etc...sino puede crear escenarios especiales para celebrar una boda (ver imagen inferior) ya sean en los jardines de una restaurante, lo más habitual, en la playa junto al mar o en un valle pirenaico.  

98 trabajos de decoración de bodas en el año 2016

De presupuestos, hay de todo. Desde los 500 a los 5.000 euros, explica a título de ejemplo. Lara busca el contacto directo con el cliente con el voluntad de ofrecer  un asesoramiento personal. «La clave, creo, es poner el mismo cariño y atención sea cual sea el encargo.Eso el cliente lo agradece».

De este modo, ha logrado que casi todos sus encargos entren a través del boca-oreja. «Así que para mi es clave mantener una atención personal y profesional».

La empresa dispone de la tienda, dos almacenes para guardar todo el material, una página web y perfiles en redes sociales con imágenes de los trabajos que realizan semana a semana. «Internet es muy positivo en este sentido, puedes promocionar con facilidad tu trabajo pero, por otro lado, tengo clientes que quieren la misma decoración que han visto en la red, y a veces eso no es posible o está fuera de presupuesto».

A pesar de tener la capacidad, Lara no ha querido convertirse en wedding planner o organizador de bodas, una profesión muy de moda. «A veces me lo han sugerido, otros lo han hecho, pero a mi me gusta trabajar con la flor y el contacto directo con el cliente».

Temas

Comentarios

Lea También