Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Europastry contratará a 100 nuevos trabajadores en su planta de Sarral

La multinacional familiar de masas congeladas para panadería y bollería invierte 30 millones de euros en una nueva línea de producción dedicada a la elaboración de bollería premium, que empezará a producir a finales de enero

Rafael Servent

Whatsapp
Martí Rull, Plant Manager de Europastry en Sarral, con la primera calibración de la nueva línea. FOTO: Fabián Acidres

Martí Rull, Plant Manager de Europastry en Sarral, con la primera calibración de la nueva línea. FOTO: Fabián Acidres

Unas napolitanas fueron esta semana la primera producción no comercial para calibrar la nueva línea de bollería prefermentada premium de Europastry en Sarral (Conca de Barberà), donde esta multinacional familiar catalana con sede en Sant Cugat del Vallès acaba de invertir 30 millones de euros con la previsión de emplear a un centenar de personas, que se suman a los más de 400 trabajadores que conforman la plantilla de esta fábrica.

Junto a la planta de Vallmoll (Alt Camp), donde trabajan hoy otras 400 personas, las instalaciones de Sarral lideran la producción de un grupo que cuenta con 22 plantas repartidas por todo el mundo. «Sarral y Vallmoll (ambas en el Camp de Tarragona) suponen entre el 40% y el 50% de la fabricación de Europastry», explica Martí Rull, Plant Manager de Europastry en Sarral. La reciente inversión en la nueva línea de bollería que empezará a funcionar a finales del presente mes de enero refuerza este papel de liderazgo en el grupo.

FOTO: Fabián Acidres

Con la nueva línea, Sarral acumula nueve líneas de producción con las que elaboran 342 productos distintos de entre las 1.475 referencias de producto que tiene el grupo. A diferencia de Vallmoll, donde sus ocho líneas de producción se dedican exclusivamente a la fabricación de pan, en Sarral es la bollería el segmento que acapara el grueso de su producción, con seis líneas dedicadas a ello, frente a las restantes tres destinadas a la elaboración de masas de pan.

La nueva línea de bollería que empezará a operar a finales de enero y que, al terminar el presente 2019, debería funcionar ya con una producción de tres turnos y el centenar de trabajadores asociados a ella ya al completo, servirá para elaborar, principalmente, croissants de mantequilla y de margarina premium.

Se trata de una línea de bollería que «emula los métodos tradicionales de elaboración de los boulangers franceses», explica Martí Rull, y que tiene su punto diferencial en el prefermentado y el reposo de la masa, en un proceso que alcanza, de promedio, «entre seis y siete horas de producción de la masa, incluyendo las horas de reposo».

Dimensión

La reciente inversión en Sarral supone para esta planta un incremento notable en su capacidad de producción, que pasa de las hasta ahora 55.000 toneladas de producto anuales a 73.000 toneladas, al sumar las 18.000 toneladas de capacidad de producción de la nueva línea. Un incremento que deja margen de crecimiento, tras acercarse a finales de 2018 al límite de su capacidad de producción, con 50.000 toneladas frente a una capacidad de 55.000 toneladas.

Este incremento de la capacidad productiva de Sarral -donde de 17.700 metros cuadrados construidos se ha pasado a 28.700 metros cuadrados, tras levantar una nueva nave de 11.000 metros cuadrados, pero todavía con capacidad para seguir creciendo en una parcela de 80.000 metros cuadrados- sitúa a esta planta en unas cifras equiparables (e incluso superiores) a las de Vallmoll, la mayor de las fábricas del grupo hasta la fecha.

En Vallmoll, donde trabajan unas 400 personas, sus ocho líneas de producción de pan cuentan con una capacidad productiva conjunta de 64.500 toneladas al año, en unas instalaciones de 27.000 metros cuadrados construidos. Allí, las gamas de pan Gran Reserva y PanBurger (la última línea que entró en funcionamiento) lideran el grueso de las elaboraciones.

Internacionalización

En todos los casos, la apuesta por los productos premium es una constante en este grupo, que en la última década ha llevado a cabo un gran salto internacional. «Ahora, un 40% de la facturación del grupo va a la exportación -relata Martí Rull-, y las líneas de gama premium son las que ayudan a que la exportación suba».

FOTO:Fabián Acidres

«Por eso -prosigue- la empresa está apostando por productos de gama alta, tanto en el mercado español como en el de la exportación. La baguette, que era el icono de nuestra empresa hace años, ahora representa menos del 8% de nuestra facturación».

Panes integrales, multicereales, rústicos, con masa madre, croissants de mantequilla o margarina, rellenos de salado, tartas de manzana, empanadas, coulants, bagels... así hasta esas 1.475 referencias de producto distintas que cada año se renuevan en el centro de innovación que esta multinacional tiene en Sant Joan Despí, y que anualmente incorpora 70 nuevos productos a su oferta.

No en vano, entre los años 2013 y 2017, este grupo familiar que factura más de 600 millones de euros al año y emplea a cerca de 4.200 personas en todo el mundo (más de 3.000 en la Península Ibérica, más de 600 en los EEUU, cerca de 200 en Europa Central y más de un centenar en América Latina), invirtió más de 270 millones de euros en innovación.

Bollería y pan

El 55% de la facturación global de Europastry en el año 2017 (último ejercicio cerrado) correspondió a los productos de bollería (donde está encuadrado el grueso de la producción de Sarral), con más de 800 referencias de producto a escala global. Otro 43% correspondió al área de negocio del pan (donde cuentan con más de 550 referencias de producto y donde Vallmoll tiene un papel muy destacado), mientras que apenas un 1% fue fruto del área de pastelería, un porcentaje que comparte con los productos de quinta gama, que aportaron otro 1% de la facturación.

Por canales de distribución, la alimentación (grandes superficies) supone hoy el 41% de sus ventas, mientras que el canal horeca (restaurantes, cafeterías) acapara un 34% y el tradicional (panaderías) supone un 25% de la facturación.

Proceso de selección abierto

A la espera de nuevos proyectos e inversiones en el Camp de Tarragona, en Sarral acaban de poner en marcha el proceso de selección para el centenar de personas que piensan incorporar a su nueva línea de producción hasta finales de año, y de los que ya han contratado a una quincena. «En Sarral necesitamos ahora maquinistas, operarios de envasado, personal técnico de mantenimiento, operarios de línea de producción...», detalla Martí Rull. Cuenta que todos los curriculums son bienvenidos.

Temas

  • Economia
  • Sarral

Comentarios

Lea También