Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía AUTOMOCIÓN

Grupo Ames gana tamaño en Montblanc

La factoría instalada en la capital de la Conca de Barberà es la planta de referencia de este grupo industrial

Alba Tudó

Whatsapp
Montblanc dispone de 19.000 metros cuadrados y hace tres años que amplió la planta. FOTO: Alba Tudó

Montblanc dispone de 19.000 metros cuadrados y hace tres años que amplió la planta. FOTO: Alba Tudó

Piñones para el motor, poleas, horquillas, soportes de cigüeñal, sensores, acoplamientos. Éstas son algunas de las aplicaciones de los componentes sinterizados estructurales que fabrica el grupo Ames, y que tiene en Montblanc (Conca de Barberà) su mayor planta de producción, con más de 240 empleados y un tercio de la facturación del grupo (54 de los 163 millones de euros que facturó en 2018). 

Fundada en el año 1951 y con sede social en Sant Feliu de Llobregat (Baix Llobregat), Ames se dedica a la fabricación y venta de componentes metálicos sinterizados para la industria.

Se trata de una empresa independiente financiera y tecnológicamente, con capital 100% español y varios centros productivos en España, Hungría, EEUU y China, además de una red de ventas y asistencia técnica a nivel mundial que da servicio a más de 800 clientes, situados en más de 50 países. 

El director de la planta de Montblanc, Jordi Olivé, explica que «nuestra fábrica aglutina la producción de las piezas más grandes del grupo, las que necesitan más tonelaje para ser fabricadas. En cuanto a tipo de producto, somos una fábrica generalista; fabricamos piezas para muchas aplicaciones». 

Un 98% de esa producción se dedica a la exportación, principalmente a países de Europa. Parte del papel destacado que juega hoy Montblanc en este grupo industrial se debe a una reciente apuesta estratégica. Hace unos tres años, la planta de Montblanc acometió una ampliación de unos 3.500 metros cuadrados que le llevó a disponer de los 19.000 metros cuadrados con los que cuenta en la actualidad.

«Esta ampliación –explica Olivé- nos permite ir poco a poco incorporando nueva maquinaria. Hasta el momento podíamos fabricar unas 600 toneladas mensuales y, con la ampliación, tendremos capacidad para poder llegar casi a las 1.000 toneladas», destaca Olivé. En el año 2018, la planta de Montblanc fabricó unos 70 millones de piezas.

Olivé cuenta que los dos elementos básicos necesarios para fabricar un componente sinterizado son un polvo metálico y un utillaje. «Partiendo de ellos, el proceso básico a seguir para conformar una pieza sinterizada engloba tres operaciones: el mezclado de polvos, la compactación, y la sinterización», explica.

La sinterización es un ciclo térmico consistente en calentar la pieza compactada durante un tiempo determinado a una temperatura inferior al punto de fusión del metal base. La elevada temperatura provoca la soldadura de las partículas de polvo entre sí, y la difusión de los elementos aleantes, mediante un mecanismo de difusión en estado sólido.

La sinterización se realiza en hornos continuos, a velocidad controlada, y en atmósfera con composición química controlada. Normalmente se opera a temperaturas entre 750 y 1300ºC en función del material y de las características a conseguir.

Participación y formación

En Ames las personas son muy importantes. Dos de los pilares fundamentales de la empresa son la participación y la formación.  Por ejemplo «entre 2008 y 2009, el mercado de la automoción bajó y aquí perdimos un 40% de la producción. Hicimos un ERE temporal pero no se despidió a ninguno de los trabajadores», recuerda Olivé. 

«Un día por semana teníamos fiesta y aprovechamos para hacer formación para todos y salir más reforzados de la crisis».
La Investigación es uno de los principales pilares de Ames, y una actividad estratégica dentro del grupo, pues se trata de un elemento clave para garantizar la solidez y continuidad de Ames en el presente y en el futuro.

Mediante la investigación,el grupo Ames pretende ofrecer productos innovadores al mercado para satisfacer sus necesidades no resueltas y mejorar los productos existentes en calidad y competitividad. También quieren crear nuevos procesos de fabricación, orientados a poder procesar nuevos materiales, además de mejorar los procesos para aumentar la fiabilidad y repetitividad de los productos y reducir los costes de producción. Otro de los retos es aumentar la diversificación del grupo Ames, penetrando en nuevos mercados mediante el desarrollo de nuevos productos y soluciones innovadoras.

El centro tecnológico Ames Pm Tech Center integra un laboratorio central dedicado al desarrollo de nuevas tecnologías y materiales, y unos laboratorios específicos en las plantas especializadas. La política de Ames en el capítulo de I+D pasa por asignar a este centro técnico una importante dotación económica, tanto en personas como en recursos materiales:un equipo formado por Doctores en Metalurgia, Licenciados en Química, Ingenieros Mecánicos, y técnicos altamente cualificados.

También tienen una gran variedad de maquinaria de caracterización y ensayos de tipo mecánico, de tipo metalográfico incluyendo un microscopio electrónico de barrido, determinación de propiedades magnéticas, así como análisis químico y otras propiedades físicas.
También incorpora una planta piloto diseñada para poder procesar nuevos materiales como paso previo a su industrialización.

Diversificación de mercados

Los retos y objetivos de cara al futuro del grupo están claros: la diversificación de mercados y productos, continuar con la formación e involucración del personal, y el crecimiento de las plantas fuera de España. 

«Sobre todo en China y Estados Unidos, donde ya estamos presentes pero donde queremos tener más cuota de mercado», concluye el director de la planta de Ames Montblanc, Jordi Olivé.

Temas

Comentarios

Lea También