Habilidades para el próximo mercado laboral

El ‘reskilling’ y las competencias ‘blandas’ adquieren un papel central en el futuro del trabajo

Rafael Servent

Whatsapp
Habilidades para el próximo mercado laboral

Habilidades para el próximo mercado laboral

En su último informe sobre el futuro de los empleos (The Future of Jobs Report 2020), presentado hace pocos días, el Foro Económico Mundial destacaba que la mitad de los trabajadores en activo necesitará actualizar o renovar sus habilidades en los próximos cinco años, «a medida que se afiance la ‘doble perturbación’ de los impactos económicos de la pandemia y la creciente automatización que transforma los empleos».

El pensamiento crítico y la resolución de problemas (una constante desde el primer informe elaborado por esta organización  en el año 2016), encabezan la lista de habilidades que los empleadores creen que ganarán importancia en los próximos cinco años.

En base a datos de la red social profesional Linkedin y de la plataforma de aprendizaje en línea Coursera, el Foro Económico Mundial constata el creciente interés por el marketing de productos, el marketing digital o la interacción humana con el ordenador. La Gran Reclusión ha añadido este año, sin embargo, cuestiones como el aprendizaje activo, la resiliencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad a ese listado de habilidades más demandadas por las empresas.

Los empleos que están a la vuelta de la esquina van a ser de quien sea capaz de manejarse con solvencia en todos estos campos, mucho más vinculados a las soft skills (habilidades blandas) que a conocimientos técnicos ‘duros’. El reskilling (la recapacitación) y el upskilling (la actualización de habilidades) son ahora más críticos que nunca para afrontar un entorno laboral incierto y cambiante.

El pensamiento crítico y la resolución de problemas van a ser habilidades esenciales

De camarero a programador

Carlos Abelló, director en Catalunya de Spring Professional, consultora de selección del Grupo Adecco, destaca «la importancia del upskilling y el reskilling para cualquier persona que esté en el paro, por ejemplo con un reskilling en lenguajes de programación digital». «Con la pandemia -explica Abelló-, todos los sectores están llevando a cabo una transformación digital. Los sectores que han tenido un crecimiento positivo han sido la logística, las compras y el e-commerce, pero la digitalización es el gran cambio común a todos».

En este punto, Abelló pone como ejemplo de reskilling «un camarero que hoy está en el paro, que se inscribe a un bootcamp de seis meses para aprender a programar y que, en un año, puede tener un trabajo con un salario de inicio de entre 20.000 y 24.000 euros brutos anuales, que con dos años más de experiencia ya se transformarán en 30.000 euros».

El de programador (el profesional capaz de programar código en lenguajes como Python, C++, Java, JavaScript, PHP, Scala, R o Go), es a día de hoy el perfil más demandado en el sector IT y Telecomunicaciones, con un 30,8% del total de las ofertas de empleo en este sector, según la tercera edición de la Guía Spring Professional del mercado laboral, que analiza las 100 posiciones más demandadas en los diez sectores que más empleo están generando este año 2020.

El especialista SEO, con una retribución media anual bruta de 30.882 euros, es el perfil más demandado hoy en el sector del comercio electrónico.

En este informe, el salario medio bruto anual para este perfil es de 22.489 euros para aquellos programadores con menos de un año de experiencia. Aumenta hasta los 26.872 euros cuando la experiencia es de entre uno y dos años, sube hasta los 31.312 euros cuando se acumulan entre tres y cinco años, pasa a 35.489 euros entre los cinco y diez años de carrera profesional y se sitúa en los 42.878 euros de media en perfiles con más de diez años de experiencia.

«Con un reskilling como este, en un año se puede pasar de no tener trabajo a tener un empleo», resalta Abelló, que señala que «cada vez hay más cursos» que permiten ese proceso de reskilling. Donde no es tan claro el proceso (en especial cuando uno se encuentra fuera de la estructura de una organización) es en la mejora de habilidades ‘blandas’, de las que este profesional destaca «ser personas resolutivas, dinámicas, con adaptación al cambio y resiliencia».

«Con un ´reskilling´, en un año se puede pasar de no tener trabajo a tener un empleo» (Carlos Abelló, Spring Professional)

Pese a ser habilidades que «pueden trabajarse», ese trabajo suele darse en el seno de las organizaciones, mediante formación interna a cargo de las áreas de Recursos Humanos. Encontrar fuera de ellas un curso de ‘resiliencia’ como quien da con un curso de programación Python no es tan común. Si es que llega a haber una oferta de tales cursos.

Sin embargo, se trata de algo en lo que la mayoría de la población activa tendrá que trabajar si quiere seguir con unos niveles de empleabilidad acordes con las perspectivas del mercado laboral a cinco años vista.

Con una retribución media anual bruta de 33.030,92 euros, el de programador (con lenguajes como Python, Java o C++) es el perfil más demandado en IT

En su último informe sobre el futuro de los empleos, el Foro Económico Mundial destaca que la gran mayoría de los líderes empresariales (con un 94% de las respuestas) esperan que los empleados adquieran nuevas habilidades en el trabajo (frente al 65% de la edición de 2018). ¿En cuánto tiempo puede llevarse a cabo uno de estos procesos de recapacitación?

Los encuestados por el Foro Económico Mundial estiman que alrededor del 40% de los trabajadores requerirán seis meses o menos, pero esa cifra es mayor para quienes trabajan en la industria del consumo y en la industria de la salud y los cuidados.

En los sectores de los servicios financieros y la energía, esa proporción de trabajadores que pueden recibir una nueva formación en un plazo de seis meses es menor porque necesitarán programas más intensivos en tiempo.

En términos generales, sin embargo, esta organización maneja tiempos relativamente cortos, tras los cuales una persona que se dedique a trabajar en algunas de esas habilidades podrá obtener una base a partir de la que aumentar significativamente sus oportunidades laborales.

Como ejemplo, cifran en uno o dos meses el tiempo necesario para empezar a construir nuevas habilidades personales, de escritura de contenidos, de ventas y marketing. Las habilidades relacionadas con el desarrollo de productos, datos e inteligencia artificial, tomarán por lo bajo entre dos y tres meses, mientras que el cloud computing y las habilidades de ingeniería (partiendo, obviamente, de unas bases previas), precisarían de entre cuatro y cinco meses. Tiempos más que razonables como para intentar dar un giro a una más que probable desactualización profesional. 

10 habilidades para 2025

  • Pensamiento analítico y de innovación
  • Aprendizaje activo y estratégico
  • Resolución de problemas complejos
  • Pensamiento crítico
  • Creatividad, originalidad e iniciativa
  • Liderazgo e influencia social
  • Uso de la tecnología
  • Diseño y programación de tecnología
  • Resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad
  • Razonamiento y resolución de problemas

Temas

Comentarios

Lea También