Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía ENTREVISTA

Josep Monsó: "La máquina te puede hacer un Excel, pero no tiene intuición"

Experto en gestión mixta de fondos de inversión y gestor de fondos en GVC Gaesco

Rafael Servent

Whatsapp
Josep Monsó.

Josep Monsó.

¿Llega una nueva crisis?
Hay una cierta desaceleración global, aunque mínima. En verano, los PMI (Purchasing Manager Index), que son unos indicadores que nos muestran la demanda de compra de las empresas, llegaron a máximos desde el año 2008. Pero, aunque estamos mucho mejor, estos indicadores a nivel mensual, están desacelerándose desde esos máximos de agosto.  

¿Por qué?
En primer lugar, por todo el tema político. En Europa tenemos el ‘Brexit’, ahora Italia... 

¿El mero hecho de que alguien diga que Italia puede salir de la UE ya tiene impacto en los mercados financieros?
Estamos de acuerdo en que, si hablamos del ‘Brexit’, el Reino Unido nunca ha estado verdaderamente integrado en la Unión Europea, nunca perteneció al euro. Pero... ¿Italia? No lo sé, es difícil que se plantee una cosa así. Si fuera el caso, acabaría más bien como Grecia. Desde luego, todo esto hace que la confianza empresarial vaya hacia atrás. Y eso, hablando sólo de Europa. En los EEUU tenemos a Donald Trump y los aranceles, las guerras monetarias...

¿Ha estallado ya una guerra comercial mundial?
Ya hay una guerra comercial, sí. EEUU está con un crecimiento muy fuerte que está sorprendiendo, mientras a Europa le cuesta mucho más, básicamente porque la economía americana lo ha hecho mucho mejor que los europeos. Dicho lo cual, lo que está haciendo Donald Trump con sus medidas proteccionistas yo creo que es pan para hoy y hambre para mañana. Eso, o que sea una estrategia para renegociar ciertos parámetros de intercambio comercial.

Y mientras tanto, China como defensora del libre comercio...
Al final siempre hay un contrapeso, una serie de reacciones. En teoría, lo que hace la libertad económica es una mejor distribución de los recursos y un pastel más grande. Si tú lo cierras, reduces la frontera del pastel y provocas una contracción global. No lo sé... Llevamos más de diez años acumulando crecimientos menores a los que ha habido en otros ciclos. Pero la economía tiene ciclos. Los ha habido y los habrá.

¿Cuándo llegará la próxima crisis?
No lo sé, pero llegará, claro que sí.

Los inversores que en 2008 hicieron caso a quienes les decían «aguanta, que todo son ciclos y la Bolsa un día volverá a subir»,  ¿han recuperado hoy el nivel de sus inversiones?
Según qué mercados sí, según qué otros no. Pero no es algo tan extraño. En la crisis del 29, la recuperación tardó más de diez años. Hay índices como el S&P o el Nasdaq que han superado de lejos ese nivel previo. Luego tienes casos como el de Japón, donde el índice Nikkei lleva sin recuperarse desde los años ochenta. Hay índices que se recuperan, otros que no... y luego hay problemas estructurales. 

Agravados por factores políticos como el trumpismo y sus gueras comerciales...
Y, en todo esto, siempre hay quien gana y quien pierde. Como gestor de fondos, has de estar mirando siempre quién gana en el nuevo paradigma.

Hay quien ha ganado mucho en estos últimos diez años, a costa de incrementar las desigualdades. ¿Es eso sostenible?
No es algo nuevo. Llevamos desde los años ochenta ampliando las desigualdades. ¿Es sostenible? Karl Marx ya decía que las desigualdad era la autodestrucción del capitalismo.

¿Renta Básica Universal, entonces, para evitar el colapso?
Estamos en una revolución tecnológica en la que se sustituyen puestos de trabajo, y de ahí surge la propuesta de la Renta Básica Universal. Al final, hay una parte que es la demanda. Tú puedes tener una oferta muy barata, pero si no tienes masa salarial suficiente para pasar el mes, te has de endeudar, creas una burbuja de deuda y hay una crisis. Con una masa salarial más alta puedes equilibrar la demanda y al final gana todo el mundo. Pero el cambio tecnológico está ahí, y hay muchos costes que se irán reduciendo.

¿Por ejemplo, robots broker que hacen Day Trading?
Eso no me importa, porque yo soy un inversor de largo plazo que cree que, si una empresa crea valor, se acabará reflejando en la cotización. Me es igual quién compra y quién vende, porque no he de tener prisa.

Se puede crear valor a largo plazo, con inversiones y producto, o a corto plazo, con fusiones y ‘sinergias’ a golpe de Excel...
Eso depende en muchos casos del accionariado. Y por eso en mi caso busco para los fondos de inversión empresas con un accionariado familiar, porque la presión del corto plazo la pueden soportar mejor. Pero luego tienes otros casos. Amazon, por ejemplo: ¿Cree que va a largo plazo?

Si la teoría de dominar el mundo desde el monopolio del comercio es cierta... Pero dígalo usted: ¿Va a largo plazo?
Pues sí: para mí va a largo plazo y a dominar un mercado, como dice. Por eso tengo inversiones allí.

Pero no respondió a la cuestión de las inteligencias artificiales: ¿Eso no lo sabrá ver también un robot? 
Lo que uno debe plantearse es: ¿Podré aportar algo diferencial a la máquina? Yo creo que sí, porque la máquina no tiene intuición.

No sabrá oler que el hijo que va a heredar esa empresa es tonto. ¿Es eso?
De alguna manera, sí. Hacer un Excel te lo hace cualquiera. A partir de ahí, hay unos matices cualitativos que ahora mismo las máquinas no hacen.

Temas

Comentarios

Lea También