Más de Economía

Economía Química sostenible

La FP Dual, una gran aliada de las empresas

Un 74,4% de los estudiantes de la provincia de Tarragona que cursan esta titulación consigue trabajo relacionado con su formación

Juanfran Moreno

Whatsapp
La FP Dual, gran aliadodel sector químico. FOTO: getty images

La FP Dual, gran aliadodel sector químico. FOTO: getty images

La Formación Profesional Dual es una modalidad académica donde los itinerarios se desarrollan en estrecha relación con el mundo de la empresa, para ajustarlos al máximo a sus demandas y a las realidades cambiantes en el mercado laboral. Es por ello que la FP Dual se ha convertido en los últimos años en un gran aliado de las empresas a la hora de buscar mano de obra cualificada. 

Un estudio realizado por la alianza para la FP Dual reveló que el 87% de las compañías consultadas –unas cien– veían esta modalidad una vía para formar una cantera de personal con una calificación específica y con encaje en la cultura de la empresa.
Además, otro dato que refleja la importancia de estos FP Dual es que entre seis y nueve meses después de aprobar un ciclo formativo en la modalidad de FP Dual, un 74,46% de los titulados en la provincia de Tarragona consigue trabajo. A estos habría que añadir un 13,67% que estudia y trabaja.

Tal es la importancia de las FP Dual que uno de los grandes motores laborales de la provincia como es el sector químico y sus empresas no haya dudado en los últimos años en reforzar la apuesta por estos FP. 

La AEQT (Associació Empresarial Química de Tarragona) mantiene en la actualidad convenios de FP Dual con 3 institutos, abarcando no sólo la especialidad de química, sino diversas especialidades demandadas por la industria química del territorio: INS Comte de Rius (para los CFGS de Química Industrial, de Automatización y Robótica Industrial, y de Laboratorio de Análisis y Control de Calidad), INS Pere Martell (para el CFGS de Mecatrónica, en este caso conjuntamente con la AEST), y la Escola Joan XXIII (CFGS de Administración y Finanzas). Al mismo tiempo, existen distintas empresas del sector, asociadas de la AEQT, que por sus características y/o dimensiones cuentan con acuerdos del mismo tipo a título individual.

La Formación Profesional Dual constituye una de las apuestas más decididas del sector químico en los ámbitos educativo y de la formación. Se trata de un concepto de vital importancia ya que permite incidir en la formación que reciben los futuros trabajadores de la industria desde sus inicios. Es un factor que resulta estratégico para poder unir y correlacionar la formación y el desarrollo de las personas con su posterior inclusión y desarrollo en el mundo profesional. 

Se trata de un modelo de éxito del que como industria y como territorio debemos estar muy orgullosos: este modelo es referencia para otras zonas industriales de España e incluso a nivel internacional, que han contactado en numerosas ocasiones con nosotros para interesarse por él, conocerlo al detalle, para implantarlo en sus territorios.

Crecimiento constante

Hay tres factores que influyen en el éxito de esta sinergia: «Este modelo de colaboración entre los centros formativos y el tejido empresarial desemboca en una triple ganancia: para el alumno, que es la prioridad, porque obtiene el mejor aprendizaje posible y porque ve incrementadas de forma notable sus expectativas de salida laboral».

Para las empresas, se trata de un modelo formativo que, además de la excelente preparación académica que aportan los centros docentes, dota en paralelo al nuevo profesional del proceso de entrenamiento y de adaptación al trabajo de campo en las circunstancias más reales posibles, y bajo el tutelaje de las propias empresas químicas.

El éxito de las FP Dual se traduce también en el que el número de estudiantes en prácticas que después han sido contratados por empresas del sector químico sigue creciendo año tras año. Así lo asegura presidente de la Comisión Sociolaboral de la AEQT, Eduardo Sañudo: «En la actualidad, por la calidad de la formación recibida y también por las necesidades productivas del sector, la demanda de estos perfiles por parte de las empresas es incluso superior al número de estudiantes que finalizan la FP Dual cada año. De manera que, el número de estudiantes que finalmente es contratado es muy elevado, e incluso tendría margen para crecer».

Una de las claves para este éxito en la demanda y la adaptación del estudiante de FP Dual a las empresas químicas del territorio es la confianza que siente para poder desempeñar su tarea en las prácticas. La FP Dual permite que el estudiante adquiera los conocimientos necesarios y tenga la suficiente experiencia para que, una vez pase a ser trabajador de la empresa, pueda ser mucho más autónomo en su trabajo. Por tanto, crece la confianza tanto del trabajador, a la hora de llevar a cabo de una forma más efectiva su trabajo, como también de la empresa, porque tiene la certeza de que ese trabajador está preparado para llevar a cabo su cometido. Todo ello conlleva a un aumento significativo de la productividad del trabajador. De igual modo, formar parte de una empresa desde antes incluso del inicio de la carrera profesional, todavía en etapa formativa, supone un refuerzo a la implicación del trabajador con ese proyecto del que forma parte desde sus inicios.

En todo caso, todavía hay facetas en las que pueden y deben mejorar estas FP Dual. Por ejemplo en la necesidad de incorporar profesionales con esta formación por parte del sector es superior a la oferta de profesionales, de forma que es necesario que por todos los agentes implicados se trabaje conjuntamente para poner en marcha acciones que ayuden a impulsar y prestigiar la Formación Profesional, y también a flexibilizarla para que los currículums formativos, los horarios y los cupos de alumnos de cada ciclo se puedan ir adaptando a la demanda y a las necesidades que tenga el tejido empresarial en cada momento.

Para ello, Sañudo asegura que «los distintos agentes implicados, industria, administraciones e instituciones educativas, debemos hacer un esfuerzo conjunto para aumentar el conocimiento por parte de nuestros jóvenes de las opciones que tienen al alcance en el ámbito de la formación profesional, y cuáles son las opciones profesionales que les puede brindar. La formación profesional puede y debe tener un papel relevante y complementario a la oferta de formación universitaria en nuestro territorio».

Temas

Comentarios

Lea También