Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Química se vuelca en la industria de emergencia

Las empresas del polo petroquímico de Tarragona adaptan y refuerzan líneas de producción a la demanda sanitaria

Rafael Servent

Whatsapp
Fabricación de hipoclorito de sodio (lejía) en el centro de Ercros en Vila-seca, donde también se produce sosa cáustica para elaborar detergentes. Foto: Ercros

Fabricación de hipoclorito de sodio (lejía) en el centro de Ercros en Vila-seca, donde también se produce sosa cáustica para elaborar detergentes. Foto: Ercros

El polo petroquímico de Tarragona lleva semanas volcado en la industria de emergencia que se ha puesto en marcha desde que se decretó el estado de alarma, prorrogado este pasado fin de semana hasta el próximo 26 de abril.

Líneas de producción reforzadas y adaptadas a las demandas del mercado sanitario han sido constantes en los polígonos Norte y Sur, a la par que la caída en la demanda de productos por parte de determinados sectores industriales -en los que estos días han proliferado los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs)- ajustaba a la baja otras producciones.

Algunas empresas han buscado soluciones imaginativas para dar respuestas de urgencia

Los ejemplos son diversos. Entre ellos se encuentra Messer Ibérica, que a lo largo de este pasado fin de semana ha estado instalando puntos de conexión de gases medicinales en la tercera planta del Hospital Joan XXIII, en Tarragona, en previsión de un incremento de la demanda  de estos equipos a lo largo de esta semana.

Messer: Instalaciones de emergencia de gases medicinales

Foto: Fabián Acidres

Messer Ibérica, con centros de producción en los polígonos Norte y Sur del polo petroquímico de Tarragona, lleva varias semanas trabajando a contrarreloj para ampliar las infraestructuras de gases medicinales de diversos centros sanitarios de Catalunya, con nuevas canalizaciones y tomas de oxígeno en plantas hospitalarias que carecían de ellas, medicalizando zonas de servicios como los gimnasios de hospitales o preparando botellas de oxígeno para respiración autónoma en los nuevos hospitales de campaña que se han habilitado para hacer frente al pico de ingresados graves por Covid-19. En la fotografía de la izquierda, operarios de Messer Ibérica procedentes del polo petroquímico de Tarragona, ayer en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, donde durante este fin de semana han instalado nuevas tomas de oxígeno en la tercera planta de este centro.

Ernesto Rodríguez, responsable de mantenimiento, ingeniería e instalaciones de esta empresa con centros de producción en los polígonos Norte y Sur del polo petroquímico de Tarragona, explica que «hemos ampliado el número de tomas de aire medicinal en Santa Tecla y el Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti), hemos medicalizado el gimnasio del Hospital de Vilafranca del Penedès  y ahora estamos ampliando el suministro de oxígeno en el Hospital Joan XXIII».

Desde que estalló la crisis sanitaria, la decena de personas que componen el equipo dedicado a instalaciones en esta empresa especializada en la fabricación de gases industriales y medicinales no ha parado de trabajar en actuaciones de urgencia. Cuentan que la emergencia ha sido tal que, ante las peticiones de los distintos centros sanitarios y administraciones públicas, «hemos acabado cooperando todas las empresas gasistas, poniendo todo el material que tenemos a disposición».

Las industrias del polo petroquímico de Tarragona se encuentran en el listado de empresas que prestan servicios esenciales

Todo este volumen de trabajo frenético no se traduce, sin embargo, en un incremento de la facturación. Fuentes de esta empresa explican que, si bien ha aumentado la producción de oxígeno en los centros de producción del polo petroquímico de Tarragona, el peso del gas medicinal en su facturación ha sido tradicionalmente una parte pequeña de su negocio, enfocado principalmente al gas industrial, cuya demanda ha caído notablemente tras la declaración del estado de alarma.

Repsol: La demanda de productos vinculados a la alimentación, higiene, farmacéuticos o textil sanitario ha subido en Repsol, pero no puede compensar la bajada de otros productos, donde cae la demanda de productos para mobiliario, automoción, industria o construcción.

Foto: Pere Ferré

Basf: Con centro de producción en La Canonja, BASF ha modificado su proceso productivo en la planta de la Zona Franca (Barcelona) para producir hidrogel de uso sanitario.

Foto: Pere Ferré

Covestro: Con planta en Vila-seca, Covestro mantiene la producción de materiales para recubrimientos protectores en la fabricación de textil sanitario, packaging y construcción hospitalaria.

Foto: Pere Ferré

El objetivo es ayudar
Adaptaciones de botellas de gas de uso industrial para utilizarlas ahora con gases medicinales en los nuevos hospitales de campaña que se han habilitado o propuestas imaginativas para juntar componentes con los que construir caudalímetros para el máximo de equipos de respiración han sido una constante. En una industria de emergencia sanitaria donde todo escasea, cualquier aportación de material, aunque proceda de vías poco ortodoxas, marca la diferencia.

Así es cómo este pasado fin de semana hemos podido ver a un fabricante de automoción como SEAT produciendo en una línea de montaje de cajas de cambios adaptada las primeras unidades de respiradores de campaña impulsados con motores de limpiaparabrisas. O, en el caso del polo petroquímico de Tarragona, cómo Pack Studios, el centro de I+D y servicio al cliente de Dow Chemical liderado por Felip Vidiella y dedicado a films para packaging -donde trabajan más de 80 personas- ha puesto a funcionar las máquinas de pruebas de sus laboratorios para producir un film a base de polietileno de baja densidad con el que ayudar a la protección del personal sanitario.

Dow Chemical: Film para reforzar las protecciones corporales de los sanitarios

Foto: Dow Chemical

Fabricación de una bobina de film de polietileno de baja densidad en  el laboratorio de pruebas de Pack Studios en La Canonja.

Dow Chemical no ha sido nunca un fabricante de films, sino de la granza (es decir, la materia prima en forma de pequeñas bolas) con la que otros producen estos films. La emergencia sanitaria y la falta de medios materiales en todo el sistema de salud llevaron a Felip Vidiella y a su equipo a poner en marcha las máquinas con las que acostumbran a hacer pruebas de producto final (que nunca sale al mercado) para fabricar un film de uso sanitario con el que se pudiesen confeccionar protecciones corporales (delantales, capelinas...) de usar y tirar que sirviesen como refuerzo adicional a los Equipos de Protección Individual (EPIs) del personal sanitario.

De la misma forma que los centros de investigación que han puesto a disposición sus impresoras 3D para imprimir pantallas de protección, en este caso la capacidad de producción de bobinas de film por parte de Pack Studios es también limitada, y estará destinada a abastecer, si llega el caso, a su entorno físico más inmediato.

Diversos centros sanitarios del Camp de Tarragona están testeando ya este material, probando diversos diseños de aplicación, con la vista puesta en validarlo en breve y empezar a proporcionar a su personal esta medida adicional de protección, igual que han estado incorporando las viseras fabricadas por la comunidad maker.

  • Polipropileno Jeringuillas, bolsas de sueros, inhaladores, batas hospitalarias, gorros, mascarillas, pañales, cubrecamillas, botellas, bandejas, film protector, recipientes…
  • Polietileno Packaging, materiales para la construcción de invernaderos, envases para productos de limpieza, botellas de gel y jabón, envoltorios médicos, recubrimientos de comprimidos, gotteros, bolsas de suero, batas hospitalarias, gorros, jeringuillas, material quirúrgico, materiales para transporte sanitario.
  • Agentes y aditivos Biocidas desinfectantes -cloro, hipoclorito sódico (lejía), clorito sódico, agua oxigenada y ATCC (sirven para la potabilización y tratamiento del agua y la desinfección de superficies y objetos), principios activos antibióticos -eritromicinas, fosfomicina, ácido fusídico-, PVC (para fabricar bolsas y recipientes estériles para sangre, orina, anticoagulantes, unidades de drenaje...), entre otros.

Producciones reforzadas
Junto a estas acciones que se salen de la operativa habitual, otras empresas con presencia en el polo petroquímico de Tarragona han visto cómo se disparaba la demanda de algunos de sus productos, con claras aplicaciones directas en la crisis sanitaria. Es el caso de Ercros, con centros de producción en este polo petroquímico y cuya planta de Vila-seca ha visto cómo «la producción de hipoclorito de sodio (lejía) ha aumentado un 43% respecto al mismo mes de marzo del año pasado», explica Teresa Conesa, directora de la Secretaría General de Ercros.

Ercros: Lejía y sosa cáustica para desinfectar y fabricar detergentes

Foto: Ercros

Centro de producción de Ercros en Vila-seca, donde se fabrica hipoclorito de sodio (lejía) y sosa cáustica para elaborar detergentes.

Este incremento de demanda de lejía -un biocida esencial en la desinfección de centros sanitarios y en la potabilización de aguas- no pone en apuros, sin embargo, la capacidad de suministro, puesto que la materia prima es sal y electricidad, y todavía están a mitad de su capacidad de producción (donde tradicionalmente la temporada alta turística disparaba la demanda).

Sosa cáustica -empleada como materia prima para la fabricación de detergentes, pero utilizada también habitualmente en limpieza industrial- y ácido clorhídrico (salfumán) -usado también para elaborar detergentes y como herramienta de limpieza- son otros de los productos fabricados por Ercros en Vila-seca cuya demanda se ha disparado en estas últimas semanas y en los que han reforzado la producción.

Temas

Comentarios

Lea También