La pandemia le cuesta a Catalunya más de 7.500 millones de euros

Todo este gasto extraordinario se nutre, fundamentalmente, de dos conceptos básicos: el importe del gasto sanitario y las ayudas y subvenciones concedidas a los sectores más afectados

EFE

Whatsapp
El 2020 el gasto estrictamente sanitario provocado por la covid-19 sumó 1.930,18 millones de euros. EFE

El 2020 el gasto estrictamente sanitario provocado por la covid-19 sumó 1.930,18 millones de euros. EFE

La pandemia de la covid-19 ha costado a la Generalitat un total de 7.506 millones de euros en 18 meses, es decir, desde marzo de 2020, cuando estalló la emergencia sanitaria, hasta agosto de 2021, el último mes con datos disponibles por parte del Departamento de Economía de la Generalitat.

Estos más de 7.500 millones suponen el impacto global generado por la propia pandemia y por la crisis económica asociada a ella en este año y medio, e incluyen tanto el gasto extraordinario que ha provocado la covid-19 a la Generalitat como la minoración de ingresos derivada de la pandemia.

Aunque el impacto de la covid-19 en las cuentas públicas sigue vivo, el gasto sanitario ha perdido peso en relación al 2020 y, de hecho, en lo que va de año el gasto indirecto o inducido ya dobla al puramente sanitario desde hace meses, según ponen de manifiesto los últimos datos de ejecución del presupuesto consultadas.

La factura del gasto: 6.244,3 millones en 18 meses

Si se suma el gasto extraordinario causado por la pandemia en 2020 (un total de 3.601,8 millones, según la liquidación del ejercicio) y el incluido en el último balance de ejecución del presupuesto actualizado hasta agosto de este año (2.642,5 millones), la factura final lanza un importe de 6.244,3 millones de euros en estos 18 meses, a razón de 346,9 millones de euros al mes desde que estalló la pandemia, lo cual supone unos 11,56 millones al día, aproximadamente.

Todo este gasto extraordinario se nutre, fundamentalmente, de dos conceptos básicos: el importe del gasto sanitario y las ayudas y subvenciones concedidas a los sectores más afectados por la pandemia.

El 2020 el gasto estrictamente sanitario provocado por la covid-19 sumó 1.930,18 millones de euros; el sociosanitario (residencias) supuso otros 154,94 millones, mientras que el gasto indirecto o inducida fue de 1.516,68 millones, y de esta última cantidad 828,73 millones corresponden a ayudas y subvenciones.  De esta forma, la factura total en términos de gasto fue de 3.601,8 millones en 2020.

En los ocho primeros meses de 2021, el gasto sanitario directo fue de 729,58 millones de euros, el gasto en residencias sumó otros 138,26 millones, mientras que el indirecto escaló hasta los 1.774,67 millones, de los cuales 1.379,4 millones corresponden únicamente a ayudas y subvenciones. 

Así pues, el gasto total extraordinario atribuible a la pandemia en estos ocho primeros meses del año suma 2.642,5 millones.
Si el 2020 en gasto puramente sanitario suponía el 53,58% del gasto total provocado por la pandemia, en los ocho primeros meses de 2021 la factura sanitaria supone el 27,6% del total, lo cual evidencia la mejora en la lucha contra la pandemia.

Según datos del último informe mensual de ejecución del presupuesto de la Generalitat, que alcanza hasta el 31 de agosto, el gasto indirecto o inducido que ha provocado la pandemia de la covid-19 en la Generalitat en estos ocho últimos meses suma un total de 1.774 millones de euros este año, con el que duplica ya al puramente sanitario (729,58 millones) y sociosanitario (138,26 millones).

La mengua de ingresos: 1.261,7 millones en año y medio

La factura de la covid-19 en términos de ingresos no es tan voluminosa como la del gasto, aunque también es considerable.
La pandemia ha menguado en 1.261,7 millones los ingresos de la Generalitat en este año y medio, si bien el impacto por esta vía se ha reducido considerablemente.

El 2020, la Generalitat sufrió un descenso de ingresos por valor de 1.123,3 millones de euros a causa de la crisis de la covid-19.
De este importe, 621,2 millones correspondieron a la caída de recaudación de tributos propios y cedidos y los otros 502 millones por la reducción de otros ingresos públicos. 

En este último apartado destaca el desplome de los ingresos en el transporte público, que fue de 248,1 millones de euros.
En cuanto a los ocho primeros meses de 2021, el impacto en materia de ingresos es muy menor, de un total de 138,4 millones de euros, según han precisado en fuentes del Departamento de Economía.

De este total, 122,6 millones corresponden a la pérdida de ingresos del transporte público, todavía afectado por la pandemia, otros 12,2 millones de reducción de ingresos por tasas y precios públicos, y 3,6 millones menos de ingresos en empresas públicas.

Pese a todo, estos datos evidencian que la pandemia ya no está dañando este año la recaudación tributaria de la Generalitat, antes al contrario, puesto que está percibiendo ahora ingresos tributarios aplazados por la pandemia, como los relacionados con Sucesiones.

A pesar de este impacto negativo ya muy limitado, el saldo global en términos de ingresos es positivo en 1.043 millones hasta el mes de agosto, fundamentalmente a causa de los 993,3 millones que corresponden a Catalunya del fondo de ayudas a empresas y autónomos.

También el año pasado la Generalitat amortiguó el impacto de la covid-19 gracias a los 3.165,6 millones que recibió del fondo estatal covid-19, si bien estos fondos solo le permitieron cubrir el 66% de la afectación de la pandemia, alega el Govern.

El coste final de la pandemia, todavía incierto

Pese a que la vacunación se ha mostrado eficaz para rebajar la incidencia de la covid-19 y se avanza en la recuperación gradual de la normalidad, el Gobierno no tiene una estimación sobre cuánto puede acabar costando la pandemia a las arcas de la Generalitat.
El anterior conseller de Economía y actual presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, aseguró a principios de año que la pandemia generaría en 2021 un gasto igual o superior al de 2020.

Fuentes del Departamento de Economía aseguran que la fotografía del gasto generado por la pandemia hasta el mes de agosto ofrece todavía una visión parcial del ejercicio, por lo cual habrá que esperar a los primeros meses de 2022 para conocer con exactitud el impacto total de la pandemia durante 2021.

Pese a todo, el Departamento de Economía, que lidera Jaume Giró, ha elevado sus previsiones para la economía catalana, que aprecio que crecerá un 6,4% este año y al mismo nivel en 2022, año en que el PIB recuperaría niveles previos a la pandemia.

Temas

Comentarios

Lea También