Economía Macroeconomía

La recuperación en ‘V’ de la eurozona se debilita por los rebrotes de Covid

Las dos grandes potencias europeas, Alemania y Francia, ralentizan su crecimiento en el mes de agosto por la desconfianza empresarial y la debilidad del empleo

EDURNE MARTÍNEZ

Whatsapp
Un buque portacontenedores, en el Port de Barcelona. Foto: ACN

Un buque portacontenedores, en el Port de Barcelona. Foto: ACN

A pesar del desplome de la economía en el segundo trimestre, la esperanza estaba puesta en el tercero (de julio a septiembre) para conseguir la ansiada recuperación en ‘V’ que haga olvidar las graves pérdidas económicas de la pandemia. Sin embargo, los datos del PMI (índice compuesto de gestores de compra) publicados ayer por IHS Markit revelan que el crecimiento de la actividad del sector privado en la eurozona se ha ralentizado en agosto.

La desconfianza empresarial por los rebrotes de la pandemia y la fragilidad del empleo llevan a que en agosto el dato adelantado del PMI de la zona euro se sitúe en 51,6 puntos, frente a los 55 de julio, lo que supone su peor registro desde mayo, cuando comenzó la desescalada.

El índice de actividad del sector servicios ha caído hasta los 50,1 puntos, al borde del estancamiento, desde los 54,7 de julio, por el duro golpe sobre el turismo y la hostelería. El índice del sector manufacturero se sitúa en 51,7 puntos, una décima menos que en julio, y rompe la tendencia alcista desde el fin del confinamiento.

Las cifras de agosto son peores de lo esperado por los analistas. Cuando el PMI es superior a 50 puntos, significa que la actividad crece, mientras que se reduce si es inferior a ese umbral. A nivel de empleo, la situación sigue siendo problemática. Como la demanda sigue débil y la confianza empresarial ha empeorado respecto a julio, las empresas de la euroona continuaron reduciendo personal. El empleo empeoró por sexto mes consecutivo y se observaron reducciones de plantilla en los dos sectores analizados.

Andrew Harker, economista jefe de IHS Markit, señaló que la eurozona se encuentra «en una encrucijada» porque el crecimiento económico «puede volver a acelerarse en los próximos meses, o puede decaer tras el rebote inicial al relajarse los confinamientos», añadió el experto. En su opinión, el rumbo dependerá en gran medida del grado de éxito de la contención de la pandemia y de si las empresas y sus clientes pueden desarrollar la confianza necesaria para fomentar el crecimiento.

Son malos los datos procedentes de las dos grandes potencias de la eurozona, Alemania y Francia. Ambas se han frenado en agosto. En el caso de Alemania, el PMI compuesto se ha situado en agosto en 53,7 puntos, dos por debajo de julio, marcando su mínimo de los dos últimos meses, después de que el sector servicios se haya situado en 50,8 puntos, cayendo cinco en solo un mes como consecuencia de las nuevas restricciones a los viajes. Su índice manufacturero sube dos puntos hasta los 53 gracias a la potencia industrial del país germano.

Por parte de Francia, su índice global se situó en los 51,7 puntos frente a los 57,3 de julio. El sector servicios cae más de cinco puntos hasta quedarse en los 51,9, y el manufacturero también cae hasta entrar en terreno recesivo y marcar 49 puntos, desde los 52,4 de julio. «Los resultados revelan la fragilidad de las condiciones de la demanda a las que se enfrentan las empresas francesas y siembra nuevas dudas sobre la recuperación en forma de ‘V’ que muchos habían esperado», señaló Eliot Kerr, economista de HIS Markit.

Temas

Comentarios

Lea También