Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Negocios. Entidades como BBVA ofrecen nuevas soluciones que permiten a los establecimientos pequeños que no disponen de página web poder seguir vendiendo a distancia

Los sistemas de pago a distancia avanzan en el pequeño comercio durante la crisis

Whatsapp
Los pequeños comercios se adaptan a los cambios de pago

Los pequeños comercios se adaptan a los cambios de pago

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha cambiado la manera de relación entre empresas y clientes, también en los establecimientos de barrio. Los pequeños comercios avanzan, de la mano de BBVA, en soluciones de pago a distancia, sin necesidad de desarrollos informáticos ni tienda ‘online’. Esto permite afianzar a los clientes que prefieren seguir comprando a distancia en las primeras fases de la desescalada. En España, BBVA ofrece la solución Paygold, que incorpora sistemas de pago sencillos como Bizum. En la actualidad, el 40% de los comercios que utilizan Bizum son clientes de la entidad financiera.

Abril confirmó la tendencia de la última quincena de marzo en cuanto a altas de usuarios en Bizum. Más de 106.000 clientes de BBVA se dieron de alta en este servicio, que ofrece múltiples alternativas y el importe medio de las operaciones subió un 7,3% desde el mes de marzo. Bizum facilita desde su lanzamiento la transacción de dinero entre dos particulares, con solo conocer el número de teléfono del destinatario.

Desde finales de 2019, además, los comercios también pueden utilizar este método de pago para pedidos a distancia, integrado en la solución Paygold de BBVA. Algo que ha tenido especial éxito en las últimas semanas, donde prácticamente se han cuadruplicado el número de transacciones en comercios clientes de BBVA, debido a que se han disparado los envíos a domicilio de los pequeños comercios para evitar los desplazamientos de la población, sobre todo de los colectivos de riesgo. En el caso de Bizum para comercios, a día de hoy, el 40% de los establecimientos que lo utilizan para sus transacciones son clientes de BBVA. Además, el mensajero tampoco necesitaría disponer de un terminal punto de venta móvil para realizar el cobro, sino que funciona a través de un mensaje SMS o correo electrónico con un enlace al comprador, para que este finalice el proceso de compra en su teléfono móvil u ordenador, utilizando su tarjeta o Bizum.

Además, a modo de apoyo, BBVA ha puesto en marcha un programa formativo profesional y gratuito, de diez sesiones ‘webinar’, con el objetivo de facilitar la recuperación del pequeño comercio. A través del ciclo formativo los comerciantes aprenden las claves para vender en redes sociales, WhatsApp o ‘email’, entre otros canales. También plantean alternativas para realizar el pago a través de canales no presenciales y han ofrecido claves de logística, lo que permitirá a los comercios enfrentarse a las etapas de la desescalada con herramientas diferenciadoras, que impulsen las ventas a distancia.

Desde el comienzo de la crisis, BBVA ha tomado medidas para ayudar a los clientes en relación al uso de efectivo. Durante las últimas semanas, cuando las autoridades sanitarias españolas aconsejaron limitar el uso de efectivo, ante la posibilidad de contagio, los clientes de BBVA siguieron estas recomendaciones y el pasado mes se produjo una caída de la retirada de efectivo en los cajeros. Sin embargo, la situación ha propiciado que, tanto comercios como clientes se hayan adaptado y estén utilizando formas de pago con tarjeta o móvil en los establecimientos, incluso para ‘tickets’ bajos.

Comentarios

Lea También