Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Automoción

SEAT invertirá 5.000 m€ para desarrollar coches eléctricos en Barcelona

El dinero irá a proyectos de I+D. La compañía vincula la adjudicación de los modelos enchufables al apoyo del Estado como el del Plan de Automoción presentado en junio

J. M. CAMARERO/EFE

Whatsapp
El presidente de Seat, Carsten Isensee (izquierda), y el vicepresidente comercial de Seat y consejero delegado de Cupra, Wayne Griffiths, ayer en Barcelona. FOTO: EFE

El presidente de Seat, Carsten Isensee (izquierda), y el vicepresidente comercial de Seat y consejero delegado de Cupra, Wayne Griffiths, ayer en Barcelona. FOTO: EFE

La firma automovilística SEAT anunció ayer la puesta en marcha de un plan de inversiones por valor de 5.000 millones de euros en los próximos cinco años para su planta de Martorell (Barcelona). Se trata de impulsar proyectos de I+D para que la factoría de la filial de Volkswagen pueda asumir la producción de los nuevos vehículos eléctricos que la matriz asigne a medio plazo.

El compromiso de la histórica firma consistirá en el desarrollo de todo tipo de I+D , que le servirán para fabricar esos nuevos modelos, así como para adaptar sus equipos e instalaciones con los que se irá electrificando toda su gama de modelos «cuando el mercado eléctrico haya crecido».

Así lo indicaron el presidente de SEAT, Carsten Isensee, y el vicepresidente Comercial y de Marketing y CEO de Cupra, Wayne Griffiths, quienes se encargaron ayer de poner sobre la mesa este paquete de medidas millonarias.

El anuncio llega apenas un mes después de que el Gobierno presentara su Plan de Apoyo a la Automoción, dotado con 3.750 millones euros en inversiones y otras acciones a corto plazo como el Plan Renove aprobado la semana pasad en el Consejo de Ministros.

Los ejecutivos de SEAT vincularon todo ese plan de inversiones a lo que consideran una necesaria colaboración público-privada, entre las Administraciones y la propia automovilística. Para poder asumir la fabricación de modelos eléctricos, el Gobierno debe transformar la infraestructura, con más energías renovables y, sobre todo una red de carga enchufable suficiente. «Sin todo ello será difícil», advirtió Isensee.

«El Gobierno ha de ayudar», insistió el ejecutivo. «Todas son condiciones para que la electrificación de España sea un éxito, para que el uso del vehículo esté disponible para su uso masivamente», añadió. En cualquier caso, la compañía confía en mantener el nivel de volúmenes de producción en Martorell en los próximos años a pesar de la crisis del coronavirus. Por su parte, Griffiths explicó que para la electrificación tendrá que haber una demanda mayor de coches eléctricos, algo que según él se debe incentivar desde las administraciones públicas.

Isensee admitió que este semestre ha sido posiblemente uno de los más exigentes en la historia de SEAT: «Esperábamos que 2020 y 2021 fueran años difíciles, y ahora debemos añadir el grave impacto del Covid-19l».

También señaló que en las últimas semanas han comenzado a observar una ligera mejora desde que reanudaron la actividad, ya que la marca ya fabrica 1.900 vehículos diarios, pero advirtió de que los resultados del segundo trimestre serán aún peores que los de primero debido al mayor impacto de la pandemia. «Confiamos en una recuperación, al menos parcialmente, durante la segunda mitad de 2020», sostuvo Isensee, que se declaró optimista de cara al futuro porque SEAT, aseguró, tiene un papel claro y definido dentro del Grupo Volkswagen.

Reunión en Nissan

La situación de Nissan es radicalmente distinta. Los sindicatos de las plantas barcelonesas pidieron ayer a la multinacional japonesa que retire el ERE presentado para 2.525 trabajadores, y la empresa, aunque mostró disposición al diálogo, se negó a dar este paso.

Fuentes sindicales explicaron que han aprovechado esta primera reunión entre ambas partes con la mediación de la Generalitat para pedir este «gesto de buena fe» a Nissan, pero que la multinacional, que se propone concluir la negociación a finales de este mes, no está dispuesta a ello.

Las fuentes indicaron que mientras los sindicatos intentan que la negociación se centre en la viabilidad de las plantas de Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac, la empresa lo que quiere es negociar la forma de ejecutar el cierre.

Centenares de trabajadores de Nissan se concentraron por la mañana ante los servicios territoriales del Departamento de Treball.

Temas

Comentarios

Lea También