Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sabores naturales en Vimbodí i Poblet

Maria de la Peña elabora licor artesanal, como antaño, con las plantas aromáticas y medicinales que cultiva

Joan Boronat

Whatsapp
Maria de la Peña en su licorería de Vimbodí i Poblet. FOTO: Pere Ferré

Maria de la Peña en su licorería de Vimbodí i Poblet. FOTO: Pere Ferré

Una cena entre amigos, con degustación de surtido de licores fue el origen que hizo germinar lo que es hoy Licores On the Rocks, la empresa que capitanea la vimbodinense Maria de la Peña. Habiendo cursado Ciencias Ambientales (especialidad agrónomos) y estudios de Calidad y Seguridad Alimentaria, decidió hace seis años emprender la aventura de elborar de forma integral sus licores arteanales para dar respuesta a todas aquellas personas que quieren nuevas experiencias, descubrir nuevos sabores o redescubrir los clásicos con una calidad superior a la que viene dando en los últimos años.

Hablamos de licor artesanal, elaborado como antaño, sin químicos que imiten (con mayor o menor acierto) a los sabores que se encuentran de forma natural en las frutas, plantas y especias utilizadas en el proceso.

Licores de Vimbodí i Poblet. FOTO: Pere Ferré

Maria de la Peña indica que el proceso es simple pero no sencillo, «partiendo de materias primas que en su mayoría se cultivamos en nuestro propio huerto, como plantas aromáticas y medicinales, magnolios...». Las materias que no se pueden cultivar  por razones climáticas las consiguen a través de productores de confianza, que en ocasiones cuentan con distinción orgánica o ecológica.

Obtenida la materia prima, se realizan maceraciones, infusiones o percolaciones con alcohol neutro, destilado de melazas de caña de azúcar, «que no aporta ningún tipo de sabor al producto final, con lo que se consigue un licor con el sabor característico de la materia prima que lo forma», subraya De la Peña. Un proceso que puede llegar a los dos meses para culminar con el envasado, una a una, de las botellas lavadas, envasadas y etiquetadas a mano.

Licores On the Rocks elabora y etiqueta doce marcas de licores divididos en cuatro categorías: Clásicos (limón, naranja-limón, hierbas, crema de café y leche merengada), Especiales -Fuego (un vino de la familia de los vermuts), Brindis (licor de cava), Poción de Amor (receta medieval con naranja y especias) y Tarta de Manzana- y, por último, Temporada, el único licor de magnolia que se comercializa en el mundo. También elabora una línea de  dos vermuts tintos.

El circuito de distribución tiene como principal canal las tiendas especializadas, vinacotecas y la restauración. «En definitiva, el sector gourmet», señala Maria de la Peña, quien añade que «la buena restauración valora nuestros licores como un digno colofón y detalle de calidad a un buen ágape, muy lejos del concepto chupito que entendemos como añadido».  

Tomando como referencia el ejercicio de 2019, Licores On the Rocks vendió unas 10.000 botellas, sumadas todas las marcas, sin olvidar que elabora también otros seis licores en exclusiva para otras marcas ajenas. Respecto al mercado exterior, la empresa exporta a Andorra, Suiza y Portugal, con gran aceptación del vermut reserva y los licores Fuego y Tarta de Manzana.

En estos momentos el objetivo se centra en la decidida apuesta por potenciar la comercalización, que haga crecer el volumen de facturación de este negocio que cuenta con tres empleados, pero que ha conquistado diversos galardones.

En estos casi seis años de actividad, la marca ha conseguido más de 30 premios nacionales e internacionales, incluyendo, entre otros, licor del año 2017 en el Berlin International Wine & Spirits Competition.

Temas

Comentarios

Lea También