Tarragó lleva sus molinos a Mauritania

La empresa de Montbanc instaló molinos en el país africano para que sus habitantes puedan regar las hortalizas y los árboles

Alba Tudó

Whatsapp
Imagen del molino de Mauritania. Una de las ventajas es que tienen muchas horas de viento. FOTO: Cedida

Imagen del molino de Mauritania. Una de las ventajas es que tienen muchas horas de viento. FOTO: Cedida

Josep Tarragó con tan solo 16 años fabricó su primer aerogenerador con una dinamo antigua y generaba suficiente luz. Lo hizo en su masía porqué no tenía luz, y así construyó su primer molino para generar energía.

Poco a poco, los payeses de la comarca empezaron a presionar para que siguiera adelante con la construcción de nuevos aparatos que permitían que el agua potable pudiera llegar a casas de campo, granjas e incluso pequeñas poblaciones. Molins Tarragó se encuentra en la entrada de Montblanc. Josep Tarragó creó la empresa en 1984.

La compañía está en distintos países de todo el mundo. Por ejemplo, en Togo, Kenia, Malí, Cuba, el Congo, Marruecos, el Sáhara Occidental, Italia, Alemania y ahora en Mauritania (noroeste de África), entre otros.

En los últimos años las aspas de Molins Tarragó han empezado a girar también en el continente africano, posibilitando que zonas áridas y desiertas tengan una fuente de abastecimiento de agua en la que pueda iniciarse una pequeña área de cultivo. La ventaja de estos molinos es que con una ligera brisa pueden moverse.

Uno de sus últimos proyectos fue en Mauritania, a finales de marzo. Allí montó dos molinos para que los habitantes de allí pudieran regar las hortalizas y los árboles. «Ellos mismos se construyeron unas balsas y así podían regar, explica Josep Tarragó. Así las familias de esta región pueden tener comida.

«Optaron por los molinos de viento porqué tienen muchas horas de viento y también tenían algún proyecto con alguna bomba solar, pero para ellos la tecnología es mas difícil y en cambio con los molinos, les funciona bien y están satisfechos».

Ahora están pendientes de montar otros molinos en el Sáhara Occidental. «Tienen que venir dos ingenieros de allí para que nosotros les expliquemos como funciona», remarca Josep Tarragó.

Se parecen a un girasol

Los molinos son fácilmente identificables por su color amarillo y verde, que hace que se parezcan a un girasol.

«Buscábamos que se parecieran a una planta natural», dice. Esta pasión de juventud ha acompañado a Tarragó durante toda su trayectoria.

¿El molino más alto? «La rueda tenia diez metros de diámetro y lo instalamos el año 1997. Estaba en Monreal del Campo, una localidad y municipio perteneciente a la comarca del Jiloca, al noroeste de la provincia de Teruel, y se usó para suministrar agua de un matadero», cuenta Tarragó.

De hecho, dice que muchas veces no se desplazan hasta el sitio pero mandan unas instrucciones muy fáciles de entender. «Hasta el momento no han tenido ningún problema», afirma Josep Tarragó.Los usos son distintos. «Por ejemplo, en el Delta de l’Ebre en un parque natural. También en granjas para tener agua para los terneros, tener un depósito de agua por si hay incendios.

Molins Tarragó creció poco a poco. «En los inicios teníamos clientes de aquí, o de les Borges del Camp para los avellanos», recuerda Josep Tarragó. Con los años ha crecido y ahora los molinos amarillos de Montblanc se pueden ver a distintos sitios del mundo.

Cuenta que las medidas de los molinos son distintas: «Si el diámetro de la rueda es más grande tendrá más potencia. Por ejemplo el más pequeño tiene 1’80 metros de diámetro, con un rendimiento de 1.000 litros por hora», destaca Josep Tarragó.

Un modelo más reforzado

Molins Tarragó se distingue por tener un modelo distinto, más reforzado y que además aguanta las inclemencias del tiempo. «Intentamos dar el máximo servicio al cliente. Con los años ya nos conocen», afirma Josep Tarragó.

Los objetivos y retos de futuro los tienen claros: «Hemos procurado hacer las cosas bien, la gente nos conoce y queremos seguir adelante», puntualiza Josep Tarragó y añade que «hemos crecido y los molinos están en muchos sitios. Ha sido un producto que tiene un mercado y una aceptación, y esto la gente lo ve».

Temas

Comentarios

Lea También