Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Granja Gaià entra en el producto no cárnico

    La empresa familiar lanza la marca Hort de Planter e invierte un millón de euros en dos nuevas naves para seguir creciendo

    25 septiembre 2022 11:46 | Actualizado a 25 septiembre 2022 11:46
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Granja Gaià, en La Riera de Gaià (Tarragonès) cumple este año seis décadas de historia ligada a la tradición avícola familiar. Con diez granjas de pollos en un radio de una docena de kilómetros desde sus instalaciones centrales en La Riera de Gaià y una producción anual de entre 100.000 y 150.000 pollos en rotación, las aves han sido el eje sobre el que se ha construido esta empresa fundada en 1962 por los hermanos Josep Maria Ramon y Ricard Ramon.

    Sesenta años después, Granja Gaià completa el círculo de su historia familiar recuperando, bajo la marca Hort de Planter, la tradición hortícola de sus ancestros, al incorporar los productos no cárnicos a su oferta. Con una gama inicial de productos hortícolas cocinados y refrigerados (legumbres cocidas envasadas, gazpachos, hummus...), esta empresa familiar acaba de dar un paso más hacia su diversificación, con el foco puesto, igual que ocurre con la marca cárnica Granja Gaià, en el producto local.

    Aunque la pandemia de Covid-19 y el escenario incierto en la economía mundial han enfriado las perspectivas con las que, poco antes de estallar la pandemia, destinaron una inversión de un millón de euros a la construcción de dos nuevas naves anexas a sus instalaciones de La Riera de Gaià (con la intención de crecer en esta nueva línea de productos no cárnicos), el objetivo estratégico sigue intacto.

    Cuenta Josep Maria Ramon, al frente de las ventas de Granja Gaià y segunda generación de esta empresa familiar, que su propósito es seguir las tendencias del mercado, sin renunciar a su identidad y al valor de los productos locales. En esas tendencias está la demanda creciente de productos vegetales, que hoy apenas representan un 2% de la facturación de esta empresa (con unas ventas que este año superarán los 6 millones de euros), pero que «en dos años, deberíamos ser capaces de duplicar o triplicar», explica Josep Maria Ramon.

    Pollos y bastante más

    Con más de 400 artículos en cartera, Granja Gaià tiene en el pollo y los productos asociados la base sobre la que gira hoy su negocio. Desde las instalaciones de La Riera de Gaià, donde cuentan con una línea de sacrificio y despiece, así como cocinas industriales para elaborar precocinados, salen a diario canales de ave (la pieza entera, desplumada y eviscerada), pero también despiezados (las típicas bandejas con muslos, alitas, preparados para arroz...), elaborados frescos (hamburguesas, salchichas...) y precocinados (croquetas, canelones, nuggets...).

    A esto se le añaden canales comercializados, que no son de producción propia pero que siempre han estado relacionados con el mundo de las pollerías (conejos, perdices, codornices) y otras aves despiezadas (pavo, pato...). Y, por supuesto, huevos.

    En este último artículo, Granja Gaià está ultimando también el lanzamiento al mercado de una nueva marca propia para las categorías de huevo del número 1 (gallinas camperas) y número 2 (gallinas en tierra), que «será una marca para los huevos más premium», explica Josep Maria Ramon.

    Aunque los canales y el despiece en fresco representan hoy todavía el grueso de su facturación, «cada vez se hacen menos canales y se tiene la producción más diversificada», constata Josep Maria Ramon. Una tendencia que, según analiza, va a acentuarse en los próximos años, «aunque la tendencia -matiza- la acabará marcando siempre el consumidor final».

    La identidad con un territorio concreto y unos productos ligados a él (calculan que un 98% de la materia prima que utilizan para sus productos es de proximidad) han llevado a Granja Gaià a limitar de forma consciente y voluntaria su mercado a un radio que se pueda recorrer «en media hora de coche -explica Josep Maria Ramon-, desde Sitges a L’Hospitalet de l’Infant».

    Entre sus clientes predominan las pollerías y carnicerías, con alrededor de un tercio de sus ventas, seguidas por la restauración, los asadores de pollos, las empresas de distribución con redes de supermercados, el pequeño comercio y las colectividades (escuelas, cáterings, residencias).

    Costes al alza

    Con una plantilla cercana a las 50 personas y una facturación que este año superará los 6 millones de euros, también en Granja Gaià han acusado el incremento en los costes de producción. «Seis millones de euros es una facturación con la que nos sentimos cómodos -explica Josep Maria Ramon-, y es lo que hicimos el año pasado. Este año lo superaremos, pero será porque han subido los costes y los hemos tenido que repercutir en el precio final. Sube la facturación, pero en ningún caso los márgenes».

    Sin embargo, destaca que «como el pollo es hoy el producto cárnico más económico del mercado, no nos está afectando tanto la caída del consumo como le puede suceder a la ternera o el cordero. Además, es el que transforma mejor el pienso en proteína».

    Una realidad que, si bien está ayudando a preservar su actividad, no esconde una tendencia general a la disminución en el consumo de carne. «La gran cuestión es el cambio de hábitos de consumo de la gente», destaca Josep Maria Ramon. Su apuesta por los productos vegetales, con la marca Hort de Planter, va en la línea de seguir esos cambios sociales.

    Comentarios
    Multimedia Diari