Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una crisis como ninguna

La guerra, la inflación, el extremismo, el autoritarismo y la recesión han vuelto. ¿Por qué esta vez es diferente?

| Actualizado a 18 septiembre 2022 12:47
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

1. La inflación. Pocos se acuerdan de la inflación de los años setenta y ochenta. Hemos vivido tres décadas de precios estables que han dado seguridad económica a las familias y a las empresas. La pandemia, la guerra de Ucrania y una situación de caos en la logística han roto el equilibrio. Reencontrarlo va a ser duro.

Nos esperan tipos de interés más altos y una pérdida de poder adquisitivo. Pero hoy la inflación es diferente. Vivimos en un mundo globalizado y el origen de la inflación no es nacional. O sea, la pregunta es si se puede combatir algo global con instrumentos nacionales o regionales como el tipo de interés.

Es probable que los motores de la inflación como el precio del gas y las materias primas se inviertan y hagan bajar los precios otra vez. La demanda en China está bajando porque su economía está haciendo aguas y esto nos está ayudando a contener la inflación. Salvo el gas natural, los precios de las materias primas (petróleo incluido) han vuelto a niveles de pre-guerra. Algo parecido pasa con la logística. El coste del transporte de contenedores por barco se disparó durante la pandemia pero ya ha bajado un 40% desde su pico en septiembre de 2021.

2. La recesión. Muchos prevén tiempos dificiles en Europa, sobre todo con la guerra de la energía con Rusia. Un amigo que gestiona un fondo de cobertura (hedge fund) me explicaba este verano cómo él y sus colegas en Nueva York apuestan por una Europa en dificultades. No creo que la recesión será tan fuerte porque esta vez es diferente. La guerra nos ha obligado a buscar energías renovables a marchas forzadas. Miles de millones en dinero público y privado se invierten en energías limpias. Una instalación fotovoltaica se paga en 4-6 años por el ahorro que genera. Muy pocos hablan del efecto económico a corto plazo.

Invertir en placas solares es como pagar la energía de los proximos 6 años con antelación, y encima este dinero se queda en nuestra economía. El cambio a renovables representa un estímulo enorme para la economía de Europa que nos salvará de una fuerte recesión y generará mucha riqueza a medio plazo.

3. TIC@Guerra. La guerra de Ucrania está demostrando la total superioridad de los sistemas ofensivos y defensivos occidentales. Lo que supuestamente era la segunda potencia militar del mundo no tiene respuestas. El ejército del futuro será diferente. Menos hombres y tanques y más drones, robots, satélites, inteligencia artificial, misiles guiados, etc. Estamos ante una nueva carrera armamentista con una demanda enorme de armas nuevas. Si antes la carrera era con la Unión Soviética, esta vez será con China.

4. La polarización. Las redes sociales fomentan una polarización de la sociedad. Nosotros como usuarios recibimos la información que nos gusta. Esto funciona con unos algoritmos que filtran las noticias para alimentarnos con confirmaciones de lo que creemos o sospechamos. En EEUU esto ya ha generado una fractura en la sociedad con decenas de millones de personas que creen que las elecciones presidenciales fueron amañadas por lo que suelen llamar ‘the Deep State’, el Estado profundo.

Aquí en Europa tampoco somos inmunes. Están surgiendo nuevos extremismos de izquierda y de derecha aunque de forma diferente. Si hace 100 años la lucha era entre el comunismo y el capitalismo con un énfasis en conceptos económicos como el reparto de la riqueza, ahora la lucha se centra en temas sociales como la igualdad, la integración y la tradición. Aquí nos topamos con la crisis más grave: la de la democracia, la elección de políticos dogmáticos y autoritarios que ofrecen soluciones simples a problemas complejos. Necesitamos líderes que entiendan la problemática y busquen soluciones realistas desde la humildad y el diálogo. Desafortunadamente, este tipo de líder no suele ganar las elecciones.

Comentarios
Multimedia Diari