Escrivá defiende su propuesta para los autónomos pero se abre a ajustes

El ministro ha asegurado que en la reunión que mantendrá esta tarde con los agentes sociales y las asociaciones de autónomos espera conocer sus propuestas

| Actualizado a 17 enero 2022 14:47
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, ha considerado que su propuesta para reformar el régimen de cotización de los autónomos (RETA) es «muy justa y beneficiosa», si bien se ha mostrado abierto a que haya «ajustes».

Durante la presentación de las previsiones de afiliación de enero, el ministro ha asegurado que en la reunión que mantendrá esta tarde con los agentes sociales y las asociaciones de autónomos espera conocer sus propuestas de ajustes al planteamiento que les realizó la semana pasada.

Tal y como acordaron hacer en el acuerdo de reforma de las pensiones en junio de 2021, el Gobierno ha vuelto a reunirse con patronal, sindicatos y asociaciones de autónomos con el objetivo de lograr un esquema que permita a los trabajadores por cuenta propia cotizar en función de sus ingresos reales.

En la reunión de la semana pasada el Gobierno les planteó aplicar un esquema a lo largo de los nueve próximos años (2023-2031), que contaría con trece tramos de cotización por ingresos con sus respectivas cuotas a la Seguridad Social.

Dichas cuotas oscilarían al final del periodo transitorio, en 2031, entre los 183 euros al mes para los de rendimientos mensuales inferiores a 600 euros y los 1.266 euros para los que superen los 4.050 euros. Para Escrivá, esta propuesta es «absolutamente consistente» con el acuerdo alcanzado con los agentes sociales en junio de 2021 y con las recomendaciones del Pacto de Toledo, al tiempo que ha descartado que se lleve a cabo por cuestiones recaudatorias.

«Se trata de hacer un sistema más justo y que permita mejores pensiones», ha defendido Escrivá, si bien ha asegurado que está a la espera de la contrapropuesta con «ajustes» que planteen los interlocutores en la mesa de diálogo social.

Así, ha asegurado que «éste es un proceso abierto, se pueden ajustar los plazos» para su completa aplicación, pero ha urgido «a cerrarlo porque tiene que estar en vigor en enero de 2023».

Los autónomos han mostrado su desagrado a la propuesta

A la reunión de esta tarde, la asociación de autónomos UPTA llevará una propuesta que reduce a 11 los tramos de cotización y eleva la cuota a abonar al final del periodo para los autónomos con rendimientos mensuales inferiores a 600 euros, hasta los 208 euros. Desde ATA, su presidente, Lorenzo Amor, ya avanzó que «no les gusta nada la música» de lo planteado, ya que, por ejemplo, supondrá que un autónomo que «ahora facture 2.300 euros al mes en nueve años pague a la Seguridad Social el doble que ahora« y que otro que facture 3.000 euros al mes vaya «a terminar pagando el triple». 

Por su parte, UATAE pidió que el nuevo sistema de cotización de autónomos «llegue lo antes posible a quienes menos ingresos tienen», por lo que planteó acortar los plazos fijados del régimen transitorio.

  • La nueva propuesta
José Luís Escrivá presentó  una reforma del sistema de cotizaciones de los autónomos que incorpora 13 tramos en función de los ingresos.

Fuentes del ministerio que lidera Escrivá, el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, han explicado que el sistema actual es injusto porque hace que paguen el mismo autónomos con rendimientos de 400 euros y de 6.000. El nuevo modelo, según las mismas fuentes, «corrige esta desigualdad». La reforma no aborda solo las bases de cotización, sino también el cese de actividad, incapacidad temporal o nacimiento de hijos, entre otros. Desde el Ministerio se asegura que con la reforma, 2 de cada 3 afectados pagarían cotizaciones inferiores a las actuales.

Siempre según el Ministerio, los autónomos de ingresos más bajos pagarían hasta 1.300 euros menos en el año, y los que tienen beneficios de entre 600 y 900 euros en el mes, «un colectivo muy numeroso», casi 600 euros anuales.

A parecer del gobierno estatal, la flexibilidad permitiría que cada trabajador adaptara las cotizaciones en los momentos de mayores y menores beneficios. Los que cotizarían más y, en consecuencia, recibirían más prestaciones son "en gran medida" societarios, que "también se benefician de más deducciones".

Desde el Ministerio se indica que la reforma se aplicaría de forma gradual, con un plazo de nuevo años de transición, a pesar de que cada tres años se evaluaría la situación. A la vez, se mantendría la tarifa plana y se focalizaría en las personas con rendimientos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional para apoyar en el inicio de la actividad.

Comentarios
Multimedia Diari