Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La colaboración entre expertos, siempre preservada por los colegios profesionales

Instituciones públicas que nacieron con el objetivo de ordenar el ejercicio de determinadas carreras y velar por sus intereses comunes han ampliado mucho sus horizontes y metas

| Actualizado a 06 octubre 2022 18:30
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Creados por los poderes públicos oficiales del país para llevar a cabo un control independiente e imparcial de la actividad profesional que permita a la ciudadanía ejercer sus derechos con plenas garantías, los colegios profesionales son asociaciones de carácter laboral, compuestas por unos integrantes que ejercen una misma ocupación y carrera, habitualmente, pertenecientes a profesiones regladas o reconocidas por las propias normas que aplica el Estado.

Para poder acceder a una colegiación, resulta obligatorio tener la titulación exigida por la ley de la propia profesión en cuestión y también cumplir de forma responsable y constante con los estatutos que tenga cada colegio.

Resulta una seguridad para los profesionales expertos, así como también para los usuarios y los clientes finales, ya que no verían suficientemente amparados sus derechos, tanto los referidos a las prestaciones como al comportamiento ético del profesional.

¿Cuáles son sus funciones?

Aunque en nuestro país han existido desde hace ya algunos siglos, aún hoy en día sigue habiendo algo de desconocimiento en la sociedad general sobre qué funciones cumplen los colegios profesionales.

Su función principal es la de ser la representación institucional de cada profesión, ordenando a su vez el ejercicio de esa determinada carrera y defendiendo los intereses de los profesionales colegiados. Asimismo, deben también proteger a los consumidores y usuarios en relación con los servicios prestados por cada determinada profesión.

Otra de sus tareas primordiales es la de procurar la colaboración y armonía entre los colegiados, impidiendo, por un lado, la competencia desleal entre ellos y, por otro, el intrusismo profesional. Además, velan porque sus actividades se reflejen en beneficio de sus colegiados y también de los usuarios finales de sus servicios.

Además de a sus propios colegiados, protegen también a los usuarios, consumidores y clientes

A modo más oficioso, los colegios profesionales deben, asimismo, actuar y participar en los Consejos u Organismos consultivos de la administración en la materia de competencia de cada una de las profesiones y cumplir también con las funciones que le encomiende la Administración Pública, junto con la representación que se otorgue a los colegios para el cumplimiento de las leyes.

Además de disponer de un código deontológico propio que sirve como amparo al ejercicio profesional, también realizan una constante actualización sobre la legislación vigente, los cambios en las normativas y también en las iniciativas y proyectos que pueden afectar a la profesión y, en particular, al servicio que prestan a clientes.

Otro beneficio particular es que velan por mantener activos servicios tan útiles como una permanentemente actualizada bolsa de empleo, formación constante, opción a optar por seguros de responsabilidad civil o asistencia jurídica para sus colegiados.

Beneficios y tipología

Formación constante

Aunque formar parte de un colegio profesional no es de obligado cumplimiento en lo relativo a actividades laborales generales, es cierto que existen profesiones que, por ley, no se pueden ejercer si no se pertenece a un colegio profesional. Entre estos se encuentran todos los relacionados con el ámbito de la salud, como médicos, dentistas, enfermeros, fisoterapeutas, podólogos, psicólogos, y farmacéuticos. También muchos del mundo de la legislación como abogados o registradores de la propiedad y mercantiles, y los que tienen que ver con algunos ámbitos más técnicos: arquitectos técnicos y algunos ingenieros.

Más allá de esto, los beneficios de formar parte de un colegio profesional son múltiples, ya que, además de la protección, colaboración, control y representación legal, ofrecen una formación continuada, que a día de hoy es hoy imprescindible para el ejercicio de cualquier empeño laboral, además de una bolsa de trabajo segura y actualizada constantemente. Sin olvidarnos de su labor de asesoramiento específico, también ofertan una gran variedad de productos y servicios en exclusiva para sus integrantes, entre los que cuentan tarifas más reducidas en determinados elementos daptados al perfil concreto del profesional.

En la provincia encontramos prácticamente toda la totalidad de los colegios profesionales existentes. Algunos de ellos, cuentan incluso con delegaciones específicas en distintos municipios para dar cabida a todos sus integrantes, como es el caso del Ilustre Colegio de Abogados, con sedes en Tarragona, Reus y Tortosa, o genéricos de Catalunya, con delegaciones provinciales, como es el caso del Col·legi Oficial de Periodistes o el de Psicólogos.

Comentarios
Multimedia Diari