Moda inclusiva para todos los cuerpos

Desde Coma-ruga, en el Baix Penedès, Mireia Palomeque y Maria Cabré diseñan y venden prendas para todas las personas, incluyendo la comunidad trans

| Actualizado a 02 febrero 2022 03:31
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Mireia Palomeque Graells (Coma-ruga, El Vendrell, 31 años) lo resume así: «All Skinwear es una marca de moda inclusiva, para todas las personas y cuerpos, incluyendo la comunidad trans». Junto a Maria Cabré (Barcelona, 31 años) pusieron en marcha, en julio de 2021, este proyecto (ganador de la última edición de los Premis Emprèn de la Diputació de Tarragona en la categoría de Economía Social) que busca trascender estereotipos de sexo y género en la moda.

Con dos docenas de artículos en catálogo, esta startup con sede en Coma-ruga (El Vendrell, Baix Penedès) cuenta con dos colecciones -streetwear (ropa de calle) y skinwear (ropa interior), a las que esta próxima primavera se les unirá una línea de baño- y una idea muy clara: «Todos los patrones que tenemos -explica Mireia Palomeque-, tanto para ropa interior como de calle, están pensados para que se los ponga todo el mundo». La diferencia está en «las partes de abajo, donde se puede elegir entre una prenda con volumen frontal y otra sin volumen frontal».

La explicación es que «hay muchas piezas -prosigue Palomeque-, como la braguita femenina, que generalmente no están pensadas para una persona que tenga pene; por eso las nuestras tienen la opción de incluir un volumen frontal» que permita llevarlas a cualquier persona. Además, todas las piezas con volumen frontal de All Skinwear llevan incorporado también «un bolsillo interior para poner en él el packer, que es una prótesis que algunos chicos trans utilizan», añade.

Pero All Skinwear no se dirige solo a «las personas que sienten que son parte del movimiento -explica esta emprendedora-, sino también a aquellas personas que lo quieren entender y apoyar». A diferencia de otras propuestas de moda «muy focalizadas a colectivos concretos, que por ejemplo solo se enfocan al colectivo trans, nosotras lo hacemos para todo el mundo, lo cual nos permite visibilizarlo mucho más».

En este punto, y pese a que su target se encuentra en la población entre los 20 y los 45 años (aunque conectan aún más con la Generación Z, nacida entre 1997 y 2015, pero sin gran capacidad de compra todavía), «los boomers son nuestro gran descubrimiento, por su capacidad de entender y su gran interés en conocer y apoyar el proyecto, aunque no sean nuestro target y foco», destaca Mireia Palomeque.

Con todas sus ventas a día de hoy a través de su propio e-commerce, All Skinwear está en contacto con tiendas físicas para lograr tener algo de stock en ellas, además de asistir a markets (mercados ambulantes) y pop up stores (tiendas temporales). Con los trunk (ropa interior tipo boxer) y las sudaderas como sus artículos más vendidos en sus dos colecciones, el precio de venta al público de su producto más barato es una tanga de 22 euros, mientras lo más caro, un chaleco, se sitúa en los 84 euros.

Venden a toda Europa y su confección está hecha en Catalunya, donde «parte de nuestros valores son la producción ética, local y que apoye a nuestra industria», explica Maria Cabré. Con unos 30.000 euros invertidos en este proyecto y una reciente aportación de 50.000 euros por parte de business angels, esperan lograr otros 200.000 euros este año en una ronda de financiación con inversores, con el objetivo de terminar 2022 con una facturación de 500.000 euros y alcanzar el millón de euros en 2023.

Comentarios
Multimedia Diari