Uber cumple el primer año en Barcelona en medio del rechazo de los taxistas

La multinacional dispone de 167 vehículos operante con su app, según la IMET, y 500, según la compañía

| Actualizado a 15 marzo 2022 08:06
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Uber cumple este miércoles el primer año como plataforma de taxis en Barcelona después del retorno a la capital catalana, que abandonó a principios del 2019 cuando la Generalitat aprobó el decreto que regulaba los VTC y que, entre otros, incluía una precontratación de 15 minutos. Actualmente, hay 167 vehículos operando con la app de Uber, según fuentes del Institut Metropolità del Taxi, una cifra que la multinacional californiana eleva hasta los 500. Uber asegura que el balance de este año es "muy positivo" mientras que el portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, reitera su rechazo a la empresa y califica su implantación en la ciudad como un "fracaso total".

"Para una multinacional con el poder económico de Uber, que no consiga penetrar en Barcelona es una buena noticia. Todo el mundo sabe que no los queremos", celebra el portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez. Según sostiene, de los 167 conductores que constan como adheridos a la plataforma, de acuerdo con los datos con que trabaja la entidad, la mitad se encuentran inactivos.

Hace un año, Uber anunció que volvía a la ciudad pero solo ofreciendo taxis a través de la app, un servicio que al principio ya encontró "ciertas dificultades", como admite la misma multinacional a la ACN. Primero por la oposición de los taxistas en la calle y después por no cumplir las directivos de la IMET sobre la tarifa cerrada (T3) durante los primeros meses y por no identificar los vehículos que trabajaban para la compañía. Ahora, pero, asegura que ya se está llegando a la "normalización" y el número de taxistas adheridos "ha aumentado notablemente".

Oficialmente, la empresa empezó a trabajar en la ciudad el 16 de marzo. Los primeros días era complicado encontrar taxis disponibles y algunos de los conductores que se acogieron después acabaron renunciando por las presiones del sector del taxi.

Además, la plataforma californiana no aportó de entrada la documentación requerida por la IMET para operar con la tarifa 3, que es la que permite al usuario contratar el trayecto a sabiendas de lo que le costará el trayecto. Esto le impidió ofrecer el servicio durante unas semanas. Para Tito Álvarez, el organismo regulador del taxi estuvo "muy bien" en esta cuestión.

De hecho, los taxistas presentaron otra denuncia contra la multinacional para cobrar 4,30 euros de más en sus trayectos, como si se tratara de un suplemento. Se trata de una anomalía que no se ha repetido y que fue causada por un problema tecnológico, según explican fuentes de la IMET en la ACN.

El rechazo de los taxistas de Barcelona contra la app de Uber, que es una de las 19 que operan en la AMB, contrasta con el caso de Madrid, donde la multinacional asegura que es un "éxito de convivencia" entre la VTC y el taxi a nivel europeo. Según afirma, en la capital española hay 2.000 taxis que dan servicio a través de Uber y que "están ganando el doble del que ganaban solo con trayectos a mano levantada". "Queremos convertirnos en un aliado del taxi en todo España", añade la compañía.

Sobre la denuncia que Uber interpuso a Élite Taxi por una supuesta conducta de boicot, prácticas agresivas y actos de denigración, fuentes de la compañía se limitan a decir que solo buscan que sus taxistas puedan trabajar con ellos "sin temor a represalias". Élite Taxi, que puede tener que hacer frente a multas de hasta los 2 millones de euros, ya ha presentado alegaciones en pleno relevo al frente del organismo, después de que Marcel Coderch haya dejado la presidencia. "Es una gran noticia porque él y su director general habían 'comprado' los postulados de Uber", señala Álvarez sobre el cambio en la dirección de la ACCO.

El conflicto entre taxistas y VTC puede vivir un nuevo capítulo en otoño cuando el 30 de septiembre acaben los cuatro años de vigencia del decreto Ábalos y sean las comunidades las que legislen sobre el transporte urbano de pasajeros en los vehículos de alquiler con conductor. De momento, Álvarez confirma que ya está en contacto con el Govern y grupos parlamentarios. "Cuando el Govern mire adelante no verá taxis y VTC, verá autónomos y pymes y dos plataformas [Uber y Cabify]. Tendrá que elegir por quién quiere legislar, porque los dos no cabemos", argumenta.

Por su parte, Uber explica a la ACN que de momento no tiene pensado volver a Barcelona como servicio VTC mientras se mantenga la precontratación de 15 minutos porque es "incompatible con la inmediatez". Con todo, comenta que espera la nueva legislación de VTC antes de octubre y recuerda la recomendación reciente de la CE a los estados miembros para eliminar "regulaciones desproporcionadas como el retorno al garaje o el tiempo de espera".

Comentarios
Multimedia Diari