El alcalde más joven de la provincia busca la reelección en Alfara de Carles

Jordi Forné (ERC) asumió las riendas del ayuntamiento en 2019 con solo 22 años y ahora aspira a un segundo mandato

| Actualizado a 27 mayo 2023 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Cuando Jordi Forné nació en Alfara de Carles (Baix Ebre) en 1995 era el primer niño que venía al mundo en cinco años. «En el casal el pueblo hizo una fiesta. La escuela peligraba y fue una buena noticia para todos que por fin naciera alguien», explica él. Ese niño que vino con un pan bajo el brazo y fue un pequeño alivio para una natalidad por los suelos en el mundo rural es popular desde que nació.

Dos décadas después sigue ese vínculo tan especial con la localidad. En 2019 se convirtió en el alcalde más joven de Tarragona y también de Catalunya. «El equipo del anterior ayuntamiento lo dejaba. Como había peligro de que entrara una lista fantasma, en el pueblo se buscó para que alguien liderara una lista. Queríamos evitar que acabara ganando alguien que no fuera del municipio», cuenta.

Él asumió aquel desafío en un momento importante para el pueblo. Encabezó la única candidatura que concurrió, Endavant Alfara-Acord Municipal. El proyecto cosechó 177 votos, el 90% de los emitidos, en unos comicios que movilizaron al 67% de los vecinos.

De alguna forma, estaba salvando de nuevo a su pueblo, ahora cogiendo las riendas de un municipio de alrededor de 360 habitantes, ubicado en el corazón del Parc Natural dels Ports. Mañana optará a la reelección para su segundo mandato, después de un primero de aprendizaje exprés: «Lo que más me ha gustado es la proximidad, el buen trato de la gente, de los vecinos. Me he sentido siempre apoyado por todos. Lo más complicado es lo farragosa y lo lenta que es a veces la administración. Todo cuesta mucho y desde fuera no lo ves. Quieres hacer muchas cosas y hacerlo rápido pero no siempre se puede».

A los 26, la experiencia le valdrá ahora para consolidar su proyecto: «Queremos que el pueblo no se pierda, trabajar por él y por sus servicios. Ahora tengo una mentalidad diferente en relación a hace cuatro años. En este tiempo he tenido que aprender de arquitectura, de administración... Te toca saber un poco de todo para poder dar una respuesta a las necesidades de los vecinos».

En su primer mandato, Forné ha dado continuidad a los proyectos iniciados por el anterior equipo de gobierno. Además, ha ejecutado nuevas actuaciones como la renovación del alcantarillado o el suministro de agua en más de un tercio de las calles de la localidad. También se ha construido una plaza nueva, Maria Ripollès, se han arreglado y mejorado diversos kilómetros de caminos y se han reforzado diferentes muros de contención.

Este 28-M la lista de ERC, comandada por Forné, sí tendrá un rival político en las urnas. Se presenta una segunda candidatura, en este caso de Junts.

Comentarios
Multimedia Diari