Sangre en la frontera

| Actualizado a 26 junio 2022 18:43
Antoni Coll i Gilabert
Comparte en:

En las primeras luces del sábado mil africanos intentaron el sueño europeo alcanzando la valla de Melilla. La traspasaron 130, pero, entre los que no pudieron, más de treinta murieron en el intento. Aplastados unos sobre otros en un foso que impedía el paso y otros cayéndose desde lo alto de las alambradas por la brutalidad de la represión de la gendarmería marroquí.

¿Cómo se valoraría el suceso si los muertos fueran otros? ¿Con qué ánimo se saludarían mañana en Madrid Biden y Sánchez, en la reunión de la OTAN, si hubieran sido norteamericanos?

Pero eran africanos, la mayoría de Sudán y Chad, los que murieron. ¿Hemos de considerarlos ciudadanos de segunda, para quienes no rige el principio de que la violencia policial debe ser proporcionada?

Comentarios
Multimedia Diari