La mayoría de paradistas del Mercat Central de Reus cierran al mediodía por «poca clientela»

Seis del total de una cuarentena de paradas mantienen la ampliación horaria, iniciada hace un año. Para octubre hay prevista una reunión para realizar balance y tomar decisiones

| Actualizado a 21 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La ampliación horaria del Mercat Central de Reus durante el mediodía «no funciona como era previsto», admite el presidente de los paradistas, Ildefons Vidal. Sólo unos seis negocios, del total de una cuarentena, permanecen abiertos. Los jueves por la tarde son los más solitarios, mientras que los viernes, en cambio, son distintos, «pero porque con el antiguo horario, ese día ya abríamos por la tarde», recuerdan desde la pescadería Peix Toni Ortiz, por lo que la gran mayoría sigue la tendencia anterior.

Algunos negocios no abren al mediodía por falta de personal, porque sólo hay una persona detrás del negocio, lo que imposibilita hacer largas jornadas. En otros casos, porque han comprobado que el volumen de trabajo es muy bajo, por lo que han considerado que no sale a cuenta. «Cada vez somos menos», explican los pocos que se mantienen.

Ante este escenario, Vidal ve necesario hacer una valoración sobre el funcionamiento. Algo que se prevé que suceda este próximo mes de octubre, como confirman fuentes municipales consultadas, cuando hay prevista una reunión. De hecho, el Ayuntamiento ya se comprometió a realizar un año de prueba y, pasado este periodo, hacer una evaluación.

«Tendrá que verse qué acaba decidiendo el Ayuntamiento», apunta el presidente de los paradistas al ser preguntado sobre si hay la puerta abierta a realizar alguna modificación. De momento, ningún paradista ha sido sancionado por no seguir los horarios marcados ahora hace un año, y es que «hay una normativa, pero no un reglamento», explica Vidal.

Cabe recordar que el actual horario del Mercat Central se puso en marcha a principios de octubre del año pasado. El objetivo era potenciar los mediodías y, así, acercarse a nuevos clientes, conciliar con la vida laboral y pensando, sobre todo, con el público más joven. Concretamente, el equipamiento tiene las puertas abiertas de lunes a miércoles y los sábados de 08 a 15.30 h, y los jueves y viernes de 08 a 20 h, en horario continuo. De esta forma, el mercado está abierto 12 horas más respecto el anterior horario. La diferencia recae, sobre todo, en los mediodías, dado que antes el cierre se hacía sobre las 14 h entre semana, mientras que los viernes se reabría por las tardes, de 17 a 20.30 h, y los sábados se alargaban hasta las 15 h.

A la baja desde febrero

Según cuentan los paradistas, durante los primeros meses sí que funcionó el cambio. «Entre octubre y febrero, la gente se animó, aprovechando las fiestas navideñas, pero después se fue apagando», relata el presidente de los paradistas, Ildefons Vidal.

Así también lo suscriben desde la pescadería Peix Toni Ortiz, quienes señalan el verano como el momento de máxima inflexión. «Entre julio y agosto, muchos han hecho vacaciones y, por lo tanto, han estado cerrados, pero después ya no han retomado el horario, y cada vez somos menos los que abrimos al mediodía», cuentan desde esta parada. Son de los pocos que todavía se mantienen y aseguran que, efectivamente, hay muy poca clientela.

La pregunta que lanza otro paradista es: «¿Hay pocos clientes porque no hay negocios abiertos? ¿O hay pocos negocios porque viene poca clientela?». En este sentido, todos están de acuerdo con que los mediodías y las tardes (excepto los viernes) son muy flojos y la cuestión es cuál es la causa. En todo caso, el presidente de los paradistas lo tiene claro: «Si hay que hacer algo, lo hacemos bien y vamos todos a una», resume.

Uno de los paradistas que inicialmente apostó por el nuevo horario y que ahora ha desistido –y que prefiere mantenerse en el anonimato– admite que el cambio se debe a los pocos clientes que hay al mediodía. «Los de toda la vida vienen por la mañana. Y sobre nuevos clientes, cuesta muchísimo atraerlos», relata. Subraya que lo intentaron, «pero no funcionó». Otro paradista, que también prefiere mantenerse en el anonimato, cuenta que en su caso siempre han mantenido el actual horario, pero observa que «cada vez somos menos» y que algunos de los que han desistido «eran impulsores».

En otros casos, el motivo de cerrar pronto es la escasez de personal. Así lo cuentan desde Carnisseria Crusat, M. Joana Oller: «Estoy sola al negocio. Hace ya años que tuve que prescindir de empelado. Y con estas condiciones, es totalmente imposible asumir la ampliación horaria», cuenta. Y es que, según detalla, a las cinco de la mañana ya está en su parada para preparar el género «y no puedo estar aquí tantas horas». Además, está ya a punto de jubilarse, por lo que no se plantea hacer cambios. Aun así, subraya que está de acuerdo en buscar fórmulas que permitan ampliar el cliente del mercado. En esta línea, Ildefons Vidal apuesta por el «ensayo/error». «Hay que probar y, si no funciona, rectificar, pero no podemos estancarnos», recalca. Más allá del debate sobre los horarios, el presidente de los paradistas señala que el mercado funciona muy bien, trabajando a buen ritmo por las mañanas. Además, en el último año y medio, el aspecto se ha modernizado, con la renovación de paradas, ampliación de algunos negocios y la apertura de nuevos.

Por otro lado, y en la línea de potenciar los mediodías, también entraron en funcionamiento, el otoño pasado, dos zonas de mesas para que los clientes puedan quedarse a comer. Además, los puestos de comida preparada o productos que pueden consumirse al instante han sido potenciados.

Comentarios
Multimedia Diari