Una pista, un par de patines y cero complejos

Entre piruetas y resbalones, cientos de personas se han animado ya a deslizarse por el hielo de la plaza de la Llibertat de Reus

| Actualizado a 28 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Estoy echando un vistazo, a ver si al final me decido a entrar. Suelo venir a patinar todos los años y me gusta porque hay bastante ambiente, pero esta vez todavía no me he animado», comentaba ayer Abdul Ikram apoyado en la valla de la pista de hielo de la Llibertat. Mientras algunos aún se lo están pensando, otros muchos han pasado ya por la atracción, más que consolidada como una de las estrellas de la campaña de Navidad reusense. La instalación de un túnel de 34 metros de largo con espectáculos de luz y música en la misma plaza ha relanzado este clásico, que parece arrancar mejor que nunca.

En las taquillas, que registraron ayer por la tarde un goteo continuo de clientela, constataban que «habrán sido cientos de personas» las que han patinado en estos primeros dos días y pico de apertura. Niños, adultos, expertos o agarrados a los ya célebres pingüinos que ayudan a mantener el equilibrio, todos hacen sus pinitos en la pista, que se puso en marcha el viernes coincidiendo con el estreno de la iluminación festiva y también ha agradecido la bajada de temperaturas del fin de semana. El horario de funcionamiento es de 10 a 14h. y de 16 a 21h.

Una de las que se deslizaba ayer con soltura sobre la superficie de hielo era Denisa Hulea, que explicaba, junto a su prima Carolina, que «es muy divertido y nos lo pasamos bien». Fuera las esperaba la madre de Denisa, Daniela: «Siempre venimos varias veces durante la Navidad porque esta es una buena actividad y es seguramente la que más se ajusta a la edad de ellas, que con 12 años ya no son tan pequeñas como para la feria. Además, si no hay mucha gente, pueden aprovechar y disfrutarla un rato largo, así que tratamos de ser previsoras y no llegar muy tarde», relataba. «Como es algo que solamente está durante unas semanas y en esta época, hace más ilusión venir y a las chicas les gusta», apuntaba.

Igual que ella, también Rosa observaba las piruetas de su hija junto al resto de la familia, en la zona de asientos habilitada para ponerse y quitarse los patines o descansar un poco. «Somos de Barcelona, hemos venido a pasar el fin de semana por la zona y nos ha parecido que era buena idea acercarnos a patinar a la pista de hielo con la niña», detallaba. El despliegue navideño se ha convertido, en los últimos años, en un otro de los reclamos de Reus. En la Llibertat también se han colocado unos regalos de grandes dimensiones. Y hay una zona lúdica y de atracciones infantiles de 11 a 14.30h y de 16 a 21h.

El carrusel y un laberinto de color

Si la pista de hielo acumula una trayectoria considerable y el túnel de luz y música es lo más innovador, el toque singular lo aporta un enorme carrusel de dos plantas y diez metros que rueda en la plaza Prim. Y en la plaza del Gegant Indi, un laberinto de colores invita a los visitantes a recorrerlo. Un árbol de 15 metros y con 46.900 puntos de luz preside el Mercadal. En cuanto a los mercados, el de Navidad estará frente al Ayuntamiento del 1 al 22 de diciembre y el de artesanía ofrecerá sus productos en la plaza Evarist Fàbregas del 1 de diciembre al 5 de enero.

Las luces se podrán ver hasta el 8 de enero, de 17.30 a 23h. El consistorio contempla ahorrar un 16% del consumo habiendo reducido una hora la franja en la que están encendidas. La empresa que gestiona la pista de hielo, N-Ice Skating, se ha comprometido a reducir un 50% la iluminación durante la noche y a compensar el CO2 producido invirtiendo en proyectos verdes para que la atracción sea de 0% emisiones.

Comentarios
Multimedia Diari