Doce años de cárcel por matar a un hombre en Torreforta

Ocurrió hace un año en un descampado. El agresor asestó tres puñaladas, dos de ellas en el abdomen, según el juez. Una mujer ha sido absuelta del crimen y condenada por otros delitos

| Actualizado a 09 diciembre 2022 06:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Once años de prisión por un delito de homicidio y otro más por amenazas. Es la pena que el magistrado de la Audiencia Provincial de Tarragona ha impuesto a un hombre por haber matado a otro a finales del año pasado en un descampado de Torreforta.

La pena va acorde con el veredicto de culpabilidad emitido por un tribunal popular. Además, tendrá que indemnizar a cada uno de los progenitores de la víctima con 45.000 euros como responsabilidad civil. En cambio, ha sido absuelto de un delito de robo con violencia.

Por su parte, la pena para la otra procesada es el pago de una multa de 2.280 euros por un delito de quebrantamiento de condena y 240 euros más por un delito leve continuado de hurto. Y ha sido absuelta del resto de cargos: asesinato, robo con violencia y amenazas.

La sentencia recoge que en una hora no determinada de la tarde del 25 de marzo de 2021, dos hombres –entre ellos el posteriormente fallecido, de 45 años– se encontraban en la zona del descampado situado delante del establecimiento Bricodepot, paralelo a la antigua carretera N-340, en el barrio de Torreforta. Ambos estaban consumiendo sustancias estupefacientes. Se acercaron a ellos los dos procesados y pidieron a uno de ellos que les diera algo de la sustancia que estaba consumiendo.

En un momento de la conversación, la acusada cogió una bolsa de plástico que contenía objetos del posteriormente fallecido y salió corriendo. Logró apoderarse de una batidora marca Túrmix, valorada en 30,19 euros.

Ello fue visto por uno de los dos testigos, que se lo comunicó en voz alta a la víctima. Esta increpó al ahora condenado para que se marchara del lugar.

Nuevo encontronazo

En la madrugada del día 26, los dos acusados volvieron al descampado donde estaban los dos hombres anteriores y se inició un discusión entre ellos. El acusado portaba entre sus pertenencias un instrumento cortante con hoja, filo y punta tipo arma blanca.

Mientras los intrusos se aproximaban a los dos hombres, la acusada cogió un palo de madera de grandes dimensiones, de aproximadamente un metro de largo que se encontraba en el camino.

Con el mismo en la mano gritó a uno de los hombres porque le había dicho a la víctima que ella había robado algo. Mientras, el procesado intervino con actitud desafiante.

La víctima dejó el teléfono móvil en un muro de piedra y se interpuso entre los acusados y su amigo, enzarzándose en una discusión verbal con el encausado, por lo que se situó cara a cara con el mismo. En este momento, la mujer cogió el móvil de la víctima, marchándose del lugar.

Comenzó una fuerte discusión entre la víctima y el condenado, gritando, gesticulando y alzando los brazos el hombre posteriormente fallecido. En ese momento ambos se encontraban pecho con pecho.

El acusado, de manera súbita y sorpresiva, sacó el instrumento cortante que portaba y le asestó dos puñaladas en el costado izquierdo. En ese momento, el herido dijo: «Me la has clavado». Intentó protegerse con el brazo, recibiendo otra puñaladas en el hombro.

El agresor se dirigió al amigo de la víctima y le dijo: «El siguiente vas a ser tú, cuando te encuentre por la calle...». Durante todo este rato la acusada no se encontraba en el descampado.

El amigo del herido llamó al 112 para comunicar que había un herido en el lugar. Auxilió y acompañó a la víctima hasta un lugar próximo a la N-340. Mientras realizaba la llamada, el acusado le seguía, haciendo gestos de pincharle con el instrumento cortante que portaba, llegando a tirarle una botella.

Una patrulla de los Mossos acudió al lugar y posteriormente la víctima fue asistida por el SEM. La ambulancia la evacuó al Hospital Joan XXIII, donde ingresó a las dos de la madrugada del día 26. Durante la intervención policial y médica, el herido estuvo consciente, gritando como consecuencia del dolor, e incluso expresó: «Me duelen mucho las costillas y el brazo, me han apuñalado». Presentaba cinco heridas quirúrgicas y tres incisas. Falleció a las 14.20 horas del día 27.

La acusada

La acusada tenía prohibido aproximarse a menos de 500 metros del establecimiento Bricodepot por sentencia dictada el 5 de febrero de 2020 por el Juzgado de Instrucción número 3 de Tarragona.

La prohibición estaba vigente del 11 de marzo al 6 de septiembre de 2021. La procesada acudió al descampado el día de los hechos en dos ocasiones, estando el mismo a una distancia de 101 metros del mencionado establecimiento. La mujer es una persona politoxicómana, de larga evolución, lo mismo que el condenado.

Comentarios
Multimedia Diari