La propuesta del Port de Tarragona para sacar los trenes de mercancías del Serrallo

La intervención prevé desviar los convoyes hacia el sur para evitar las maniobras actuales

03 mayo 2024 20:24 | Actualizado a 04 mayo 2024 07:00

El Port de Tarragona está trabajando en una reordenación de los accesos ferroviarios que debe permitir sacar los trenes de mercancías del Serrallo. Se trata de una reivindicación histórica del vecindario de esta parte de la ciudad, que ve en la apuesta por el ferrocarril su peor pesadilla, teniendo en cuenta que algunos estudios con mediciones han mostrado picos de ruido con el doble de decibelios permitidos por la OMS.

La propuesta se está trabajando de forma conjunta con un equipo técnico de la empresa pública de ingeniería Ineco. Esta busca desviar los convoyes hacia la zona sur, evitando las maniobras que tienen que hacerse en el entorno urbano. «Cada una de las actuaciones es muy sensible con la problemática del ruido, teniendo en cuenta que como puerto no podemos dejar de sacar las mercancías», dice el presidente de la Autoritat Portuària de Tarragona, Saül Garreta.

La solución planteada se divide en tres fases, de forma que cada una de estas representa «una ganancia acumulada para la ciudadanía», asegura Garreta. La primera de estas debe permitir que todos los convoyes que proceden de los muelles adyacentes al Dic de Llevant ya no tengan que pasar por el Moll de Costa.

Para ello se propone la construcción de un segundo puente, paralelo al puente móvil, para el paso de los convoyes. «En su día ya hicimos lo mismo con los camiones, que también pasaban por delante del Serrallo, y ahora queremos hacerlo con el tren», indica el responsable del Àrea de Planificació del Port, Joan Borràs.

$!La primera fase permitirá sacar los trenes del Moll de Costa.

De hecho, esta infraestructura ya está preparada y ya tiene construidas las dos pilas, por lo que los trabajos no parten de cero. Esta primera fase comporta también la construcción de un viaducto por encima del cauce del Francolí, de forma que los trenes ya enlazarían con la vía de Salou-PortAventura o la de València y la estación de Classificació.

De esta forma ya se eliminarían dos pasos a nivel y podrían evitarse los desplazamientos adicionales que comportan las maniobras que obliga la infraestructura actual.

Encajar un nuevo paso elevado en la zona del Francolí, que es inundable, será uno de los principales handicaps. En paralelo, el Port de Tarragona está en proceso de expropiación de unos terrenos junto al costado derecho de la desembocadura del río, por valor de unos 20 millones de euros. Estos tendrán una doble finalidad, ya que por un lado permitirán el paso del nuevo trazado y por el otro permitirán la construcción de dos naves para cereales, destensionando los almacenes actuales.

En cuanto a la segunda fase, esta pasa por abrir una segunda conexión «más limpia y más fácil» para la estación ferroviaria de La Boella, ubicada en el interior del puerto entre los muelles de Cantàbria y Andalusia. Actualmente esta tan solo tiene una salida en dirección norte, es decir, hacia Barcelona, por lo que quiere buscarse que los convoyes también puedan seguir en dirección sur, hasta llegar a la vía de Salou-PortAventura. Además, este enlace constituiría una alternativa para acceder desde el puerto a la estación de Classificació.

$!La segunda y tercera fase también buscan desviar los trenes en dirección sur.

Finalmente, en cuanto a la tercera fase, Borràs asegura que «es la más complicada por la sensibilidad del territorio». La propuesta busca convertir la actual infraestructura que enlaza Tarragona y Salou con una vía industrial, ya que esta discurre por en medio del polígono sur y tan solo registra escasos trenes de pasajeros al día. «Qué hace el tren de PortAventura pasando por ahí», se pregunta Borràs.

La idea es que pueda construirse un by-pass y que Salou esté enlazado con la vía del Corredor del Mediterrani, una propuesta que permitiría que los trenes desde Madrid, que llegan a la estación de Camp de Tarragona, pudieran seguir hasta la capital de la Costa Daurada.

La Autoritat Portuària calcula que a partir de esta propuesta podría desviarse aproximadamente el 70% de los convoyes que actualmente cruzan por delante del frente marítimo tarraconense, que son los que van en dirección sur. «Tarragona recibe una montaña de sensibilidad por parte del Port muy significativa», indica Borràs.

La propuesta todavía no se ha presupuestado ni hay un calendario específico. No obstante, el equipo técnico que trabaja en esta oficina conjunta entre la Autoritat Portuària e Ineco ya ha establecido varias reuniones y la ha presentado a los agentes implicados, como pueden ser Puertos del Estado, el Ministerio de Transportes, la Generalitat y los Ayuntamientos, además de Adif.

El objetivo es que a partir de ahí pueda concretarse si hay que avanzar hacia la redacción de un plan director, con los estudios informativos, y quién pagará qué.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari