Los funcionarios de la cárcel de Tarragona retoman el bloqueo de accesos

Decenas de manifestantes cierran el acceso Centre Penitenciari Mas d’Enric. Alrededor de 4.000 reclusos en Catalunya están confinados en sus celdas

18 marzo 2024 09:47 | Actualizado a 18 marzo 2024 16:26

Un doble bloqueo en la carretera de acceso al Centre Penitenciari de Mas d’Enric, en El Catllar, impide la entrada de vehículos a la prisión.

Decenas de funcionarios se encuentran en la puerta principal de acceso al recinto en protesta por la muerte de su compañera Núria.

$!Foto: Marc Bosch

Los vehículos que tenían intención de acceder al centro se encuentran inicialmente con una barrera de neumáticos en el centro de la calzada y posteriormente con la resistencia de los funcionarios en la puerta corredera del recinto exterior.

Los manifestantes solo dan acceso a sus compañeros de trabajo y a los medios de comunicación.

En la entrada al recinto hay pancartas donde, por un lado, se pide «justicia» por el asesinato de Núria pero también la dimisión del director de la prisión de El Catllar así como «más seguridad, más protección y más recursos»

$!Foto: Marc Bosch

La situación es tranquila y en el exterior varias furgonetas de los Mossos d’esquadra permanecen a la espera de lo que pueda pasar.

Esta mañana a las 9 h había previsto una reunión de los sindicatos con el Departament de Justícia, pero los primeros se han negado a asistir demandando «la dimisión de la consellera o el secretario general» para iniciar las conversaciones.

Las protestas se están viviendo en la mayoría de centros catalanes, esta mañana afectaban a un total de 5.508 internos e internas que no han podido salir de sus celdas. De estos, 793 pertenecen a Mas d’Enric.

Durante la jornada una funcionaria ha colocado un ramo de flores en la zona donde estaban los trabajadores, estos, manos en alto, gritaban «tots som Núria», a la vez que han pedido a gritos la dimisión del director del centro penitenciario Mas d’Enric.

Durante la jornada, las celdas de Brian 2 han abierto, rebajando a unos 4.000 el número de presos recluidos. Aun así, la situación de estos reclusos no sería ordinaria, ya que no pueden realizar actividades ni talleres.

Los cortes de accesos también afectarían a Brians 2, Puig de les Basses, Ponent, Wad Ras y Lledoners. Por contra, los Mossos d’esquadra han evitado los cortes en Quatre Camins y Joves, obligando a dejar un carril abierto.

Minuto de silencio

Como cada día, el personal del centro ha guardado durante este medio día unos minutos de silencio en recuerdo de su compañera Núria. Una vez finalizado el acto han pedido entre gritos de nuevo la dimisión del director del centro, Francisco Romero.

En este sentido, ha ido también el contenido de un manifiesto que ha leído uno de los funcionarios. Los trabajadores piden que el director asuma responsabilidades: «es el único director de un centro penitenciario de España en el que se ha producido el asesinato de una trabajadora en el ejercicio de sus funciones».

«La muerte de Núria no fue un hecho accidental ni puntual, era una cuestión de tiempo». «Responde a una cadena de errores de los que usted como director es el máximo responsable», ha rezado el manifiesto.

Los trabajadores aseguran que la tragedia no solo demuestra una falta de liderazgo y de efectivos, sino que pone en relieve «la urgente necesidad de un cambio en la dirección del centro para garantizar la seguridad y el buen funcionamiento».

Sin día de duelo

Los trabajadores se muestran muy dolidos por la actitud de Francisco Romero al día siguiente a la muerte de Núria «es sorprendente e indignante que el día posterior usted con su falta habitual de sensibilidad no decretase un día de duelo, y ordenase una jornada de servicio ordinario».

El personal critica que desde la apertura de la prisión ha habido una «falta de seguridad que ha ido aumentando de manera exponencial, con una alarmante disminución del número de funcionarios dentro de la plantilla interna».

Acusan al director de desatender sus funciones de forma reiterada durante este tiempo: «su inacción y falta de responsabilidad han anulado nuestras responsabilidades, generando impunidad delante de las agresiones que sufrimos diariamente». Consecuentemente, «los internos se han visto empoderados delante del funcionariado».

Finalmente, han señalado que no reconocen la autoridad del director.

Relevo de funcionarios

Durante la pasada noche han permanecido en el interior de Mas d’Enric una veintena de funcionarios. A partir de las 11:30 de esta mañana ha comenzado el relevo de trabajadores, que se ha hecho uno a uno.

Mientras que salía una persona del turno de noche entraba uno del turno de mañana, después de que entrará el jefe de servicio. A primera hora de la mañana se había hecho efectivo el relevo del médico, que había estado 24 horas de turno.

Uno de los que han salido era el gerente de la unidad económica, encargado de gestionar el dinero que los familiares ingresan a los internos. Para curbrirle han entrado dos funcionarios de la misma unidad económica.

Parte de los ingresos de los internos se hace de forma automática, pero otra se debe hacer manualmente.

Desayuno en la celda

Los internos de Mas d’Enric no han podido salir esta mañana de sus celdas por las protestas, obligados a desayunar en su habitáculo. Esta situación la han vivido unos 4.000 internos en todo el territorio catalán.

La consellera de Justícia, Gemma Ubasart, ha calificado la situación de «anómala y grave», asegurando que «pone en riesgo grave la seguridad y los derechos de los internos».

$!Los funcionarios siguiendo la comparecencia de Ubasart desde Mas d’Enric. Foto: Marc Bosch

La responsable considera que es «necesario y urgente reconducir la situación». Para ello ha convocado una nueva reunión para las dos de la tarde, aunque los representantes de los trabajadores ya han avanzado que no acudirán al encuentro.

Francina, una trabajadoras del centro, una vez terminada la comparecencia de Ubasart, ha manifestado su contrariedad a las declaraciones. Criticaba que «estas ruedas de prensa que hace cada día siempre dicen lo mismo: mano extendida».

«No queremos estas manos extendidas manchadas de la sangre de Núria», ha declarado. Añadía que han pasado cinco días desde la muerte de la encargada de la cocina «y nadie ha asumido culpa ni ha pedido perdón».

«Alguna negligencia ha pasado cuando se ha llevado la vida de una persona», ha añadido contundente, a la vez que calificaba las palabras de la consellera de «manipuladas y de no decir la verdad».

Francina también ha negado las declaraciones emitidas echas por Ubasart en el sentido de que nadie ha obligado a los funcionarios a extender su horario ni ha quedarse a los centros. Y ha sido contundente al asegurar que «se obliga a los trabajadores a quedarse». «Además de las ordenes verbales, se dan también por escrito», ha rematado.

Desde el Departament han recalcado el esfuerzo realizado el último año y medio para «conseguir mejoras en los centros». La previsión es que las protestas en las cárceles catalanas se alarguen, al menos, hasta el martes, cuando hay prevista una rueda de prensa de los sindicatos en Barcelona.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari