Los pequeños autónomos, ahogados

La inflación, la culpable. Los sindicatos valoran positivamente la reforma del RETA que ha entrado en vigor este curso. La ATA reclama que se bajen los impuestos y protesta ante la reforma de las pensiones

17 abril 2023 07:00 | Actualizado a 17 abril 2023 20:00

Julià Garcia es autónomo, se dedica al mundo de la formación y de la comunicación. «Sube la luz, suben los combustibles, sube la incerteza, sube todo, pero tenemos que seguir», argumenta. «Hay meses en los que tienes muy poco trabajo y, en períodos como navidad o días de fiesta, no trabajas, pero tampoco cobras», añade. Jordi Piñol vive la misma situación en su casa: «Muchos autónomos que no son grandes empresas malviven».

La subida generalizada de precios ha salpicado diferentes ámbitos de la sociedad y de la economía. Los autónomos no han sido una excepción. Un colectivo que históricamente se ha sentido maltratado por el sistema por tener que hacer frente a gastos desorbitados y por estar ahogados a causa de la carga laboral. El ahogamiento se incrementa cuando tienen que pagar más, pero, sin embargo, cobran lo mismo o menos que antes de la pandemia. «El trabajador autónomo se siente muy indefenso ante esta realidad», indica el presidente de la Confederació de Treballadors Autònoms de Catalunya (CTAC), Daniel García Tenorio.

Y es que el incremento que ha tenido la actividad después de la Covid no se ha correspondido con el aumento de la inflación. Ángel Martínez también es autónomo. Como asesor fiscal y contable, trata con otros profesionales que tienen negocios y explica que «muchos no han cerrado, pero están en riesgo». «Todo el mundo lo pasó muy mal durante la pandemia, después ha habido una cierta recuperación, pero ahora te encuentras con la inflación...», explica Garcia.

«El trabajador autónomo se siente muy indefenso ante la realidad actual», Daniel García, presidente de la CTAC

Pone de ejemplo a una persona que se dedique a hacer reparaciones: «Los materiales se han encarecido una barbaridad y, al final, intentas que tu mano de obra no suba excesivamente para seguir siendo competitivo, pero claro, tienes que subir algo o acabas trabajando gratis». «Hablo con panaderos y me dicen que tendrían que subir demasiado el precio para cubrir sus costes», afirma García Tenorio.

Muchos autónomos con negocios pequeños no pueden permitirse tener trabajadores contratados

Se estrena la reforma del RETA

2023 está siendo un año de cambios para los trabajadores autónomos. Desde el uno de enero, están en vigor las nuevas cuotas que fructificaron en la negociación de reforma del RETA que se hizo pública a mediados de 2022 tras largos meses de intercambio de opiniones. Fue una reforma pactada con el Gobierno por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), integrada en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE). Es un nuevo modelo que contará con un período de transición de nueve años, hasta ser definitivo en 2032.

«Cotizar por nuestro rendimiento real era una demanda que teníamos muchos autónomos», Jordi Garcia, autónomo

El nuevo sistema incorporó la cotización por los ingresos reales. Es decir, a partir de este mes de enero, existe la posibilidad de que los autónomos hagan una previsión de ingresos y paguen una cuota acorde a lo que perciben. Para ello, hay un total de quince tramos –tres de ellos pertenecen a la dinámica reducida y doce a la general–.

Dentro de cada tramo, hay una base mínima y una máxima, por lo que los autónomos pueden moverse dentro de ese margen para elegir cuál les es más útil. Cuanto mayor sea, mejores prestaciones recibirán en materia de jubilación, entre otros aspectos.

«Progresivamente, la reforma del RETA va a mejorar la situación de los autónomos con menos ingresos», Enrique Rodríguez, secretario de asesoramiento de CCOO en Catalunya

Con la reforma, se contemplan diferentes tablas de cotización. Una para 2023, otra para 2024 y una para 2025. Cada año, aquellos que tengan un rendimiento neto inferior a los 1.166,70 euros verán reducida su cuota. Los que perciban entre 1.166,7 y 1.700 no tendrán variaciones y, para los que cobren más de 1.700, subirá. «Es una reforma que, de manera progresiva, va a mejorar la situación de los autónomos que tengan unos ingresos menores», opina el secretario de asesoramiento de CCOO Catalunya, Enrique Rodríguez. Según Martínez, esta medida puede tener una consecuencia no deseada: «Es posible que haya más dinero sumergido porque la gente va a intentar no declarar para que la cuota le baje».

De momento, la reforma del RETA se encuentra en un período de transición hasta el 2032

«Cotizar por nuestro rendimiento real era una demanda que teníamos muchos pequeños autónomos», confirma Garcia. Él ha pasado de pagar 300 euros a 275: «No es una rebaja excesiva, pero ya es algo», comenta. Martínez expresa que «el hecho de que la reforma sea progresiva es perfecto, pero que un autónomo que cobre sobre 800 euros tenga que pagar más de 200 de cuota, eso es una barbaridad».

«Igual que un trabajador por cuenta ajena aporta más cuantos más ingresos tiene, con los autónomos debe pasar lo mismo», apunta García Tenorio. Para Rodríguez, «se puede entender que alguien que esté en los tramos bajos de la tabla pueda tener un problema para pagar la cuota a causa de la subida de los precios, pero la sensación es que quien más se queja es quien está en la parte alta de los quince tramos». «No es un sistema directamente proporcional, sino que es una estimación», indica Piñol.

«Si se sigue gastando y no se genera empleo privado, se entrará en una situación de endeudamiento irreversible», Rafael Muñoz, economista

Por otra parte, el economista tarraconense Rafael Muñoz indica que «sí que es cierto que la reforma beneficia a aquellos que facturan menos, pero también creo que hay otras decisiones que se han tomado y que cargan excesivamente a los autónomos y a sus empresas». «Si continuamos recaudando y gastando y no se genera empleo privado, podemos entrar en una situación peligrosa de endeudamiento irreversible», añade.

La ATA pide menos impuestos

Según la ATA, «el 80% de autónomos está igual o peor que hace un año y solo el 12,5% ha comunicado su previsión de ingresos para adaptar la cuota». No obstante, «a uno de cada dos autónomos que la ha comunicado, le ha descendido la cuota mensual».

Recientemente, desde dicho organismo, se ha puesto en el foco en la reforma de las pensiones y en su afectación a los autónomos que tienen a trabajadores contratados, a causa del incremento de ingresos que busca el Gobierno. El Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), que también afecta a los autónomos, más aún si tienen trabajadores a su cargo, es uno de los motivos por los que los empresarios protestan. El MEI actual es del 0,6% –un 0,5% va a cargo del empleador y un 0,1% a cargo del empleado–. En 2029, crecerá hasta el 1,2% –un 1% lo soportará el empleador y un 0,2% el asalariado–. «Esto puede reducir la contratación de personal por parte de un autónomo que tenga una empresa», indica Martínez. «Hay un cliente que me ha pedido que le abramos la empresa en Estonia, por ejemplo», añade.

«Es posible que la reforma genere un aumento de la economía sumergida», Ángel Martínez, asesor fiscal

Este impuesto implica la subida en la cuota de muchos trabajadores por cuenta propia, pero no tiene nada que ver con la nueva ley. El MEI conlleva un incremento en los tipos del autónomo, pasando del 30,6% al 31,2% en 2023. La cuota de solidaridad, que se aplicará sobre los salarios superiores a las bases máximas de cotizaciones de la Seguridad Social, también ha sido criticada, así como el destope de dichas bases, que se subirán cada año la cuantía del IPC más 1,2 puntos porcentuales. Ello provocará que los salarios más altos, progresivamente, vayan pagando más en función de lo percibido.

«La subida del salario mínimo, el aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social, la inflación... los costes empresariales no paran de incrementarse y, si a esto le añades el aumento de tipos, la situación es inasumible para autónomos y pymes», argumenta Muñoz. «Muchas pequeñas empresas, que no tienen tanto músculo como las grandes, se ven abocadas a tirar de ahorros o a cerrar», añade.

2023 empezaba con la entrada en vigor de la reforma del RETA. Una reforma generalmente aplaudida en un contexto en el que los trabajadores autónomos viven una situación complicada por el aumento de costes que implica la crisis inflacionaria. No obstante, la subida de impuestos provocada por la reforma de las pensiones ha provocado que surjan voces discordantes.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari